¿Ya aplicaste a Economías inclusivas en Oaxaca? Recuerda que la duración de los proyectos debe ser entre 12 y 21 meses.

Oxfam

La Van, la tierra y el fandango

El trayecto por tierra comenzó cuando llegamos al Puerto de Veracruz –ciudad de uno de los Estados más calurosos de México–, que ha ganado fama gracias a la calidez de su gente, las fiestas del fandango y el mango que cae de los árboles casi durante todo el año. Sí, casi durante todo el año. No miento.

De ahí, tomamos una Van que nos condujo por un largo camino hasta nuestro destino, iluminado gracias al brillante sol y los paisajes vestidos por la vegetación; fueron como 3 horas de recorrido amenizadas por el paisaje, en las que más de 2 veces fuimos rebasados por las rápidas motocicletas viejas, conducidas por lugareños sonrientes con el rostro ventilado por el viento.

Una vuelta a la izquierda y la carretera sin pavimentar nos daba la bienvenida, estábamos llegando a Pozolapan, una localidad con alrededor de 700 habitantes, localizada en el municipio de Catemaco.

Cuando nos bajamos del automóvil, nos encontramos con la comunidad, y la comunidad se encontró con nosotros. De este lado, el equipo de Oxfam México con el músico español, “Macaco” y su banda”; del otro, la gente de Pozolapan, afinando las cuerdas de sus jaranas y sosteniendo sombrillas para cubrirse del cáustico sol. Pronto, en lugar de ser 2 grupos, nos convertiríamos en sólo uno.

 

El día transcurrió entre los huertos que las mujeres de la comunidad han sembrado para tener una fuente alimenticia propia; su trabajo las ayuda a no depender de la economía tambaleante, que impera en las zonas más pobres del país. Mucho de lo que han aprendido, ha sido gracias a los talleres impartidos por Oxfam México, que recupera estrategias ancestrales de las mismas comunidades, para el cuidado de la tierra. Hoy en día pueden comer calabaza, cacahuate, lechuga, frijol, e inclusive otras plantas medicinales que utilizan para calmar ciertas enfermedades. La tierra da para que la vida siga. 

Después de conocer los sembradíos, nos dirigimos a la orilla de la laguna, en donde el sonido de los instrumentos del fandango, junto con las guitarras y la voz de Macaco, hicieron un diálogo en común.

La música no se apagó hasta que nos rodeó la noche, y sólo entonces nos subimos de vuelta a la Van para emprender el regreso.

No habíamos avanzado mucho camino, cuando un cordón de gente detuvo nuestro andar, eran las jaranas que seguían sonando y nos pedían en conjunto, una canción más. Abrimos la puerta y continuamos la fiesta. Aprendimos una cosa más: en Pozolapan la música no para, hasta que todas las guitarras se queden sin cuerdas.

 


HISTORIAS RELACIONADAS

El Día Mundial del Agua fue propuesto en 1992 durante una conferencia de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo y se celebró por primera vez el 22 de marzo de 1993.

Caminar por las calles de la zona alta de Tlalpan implica sortear grandes botes metálicos de muchos colores, llenos de agua, vacíos o a la mitad.

La lucha de Xochi recupera valores ancestrales como el diálogo y la no violencia para privilegiar la convivencia pacífica. Aunque en este proceso han sido muchos los episodios en los que el Estado no ha respetado los derechos de la comunidad, es de destacar este talante conciliador.

El gobierno mexicano debe incrementar la inversión para crear capacidades comunitarias para la prevención y garantizar que la respuesta ante un desastre no genere más riesgos ni reproduzca las condiciones de vulnerabilidad de las personas afectadas.

Estas comunidades zapotecas de los Valles Centrales de Oaxaca tienen una relación con estas tierras que se remonta miles de años antes de que existiera lo que hoy conocemos como México. Sus comunidades son espacios sagrados donde ellxs son parte del cielo, el viento, la tierra y el agua

Estas 235 mil hectáreas de árboles y pastizales, están amenazadas por tres ciudades que no paran de crecer: Cuernavaca, Ciudad de México y Toluca; ¿y por qué esto debe preocuparnos? porque la lluvia que cae en esta área natural se infiltra a los mantos freáticos y posteriormente al acuífero del que extraemos el 70% de nuestro consumo cotidiano

Levanta la voz por esta causa

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <img>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Comentarios

PASA LA VOZ

Facebook
Twitter
Linkedin
Correo

User Alert

Inicio / Historias / La Van, la tierra y el fandango