Las convocatorias de Economías Inclusivas en Puebla. y Oaxaca. se encuentran cerradas. ¡Gracias a todas las personas que participaron! Muy pronto más información.

Oxfam
La historia de Gaby

Emerger del concreto: los ríos olvidados de la Ciudad de México

Territorio y derechos

Con el aumento de la población y el mal manejo de los desechos, los cuerpos de agua se convirtieron en fuentes de suciedad y peste al recibir todas estas descargas, por lo cual fueron entubados como una medida sanitaria urbana

Ver artículo

La historia de Gaby

Quiénes 'perdieron' el dinero público y quiénes comprobaron hasta el último centavo. ¿Fuiste Tú?

Iguales

Dentro de las 10 dependencias que más nos preocupan, por ser las que tienen más dinero por aclarar o comprobar en relación con el dinero que les fue auditado, se encuentran seis gobiernos estatales, un gobierno municipal, dos secretarías federales y un fideicomiso federal

Ver artículo

La historia de Gaby

Las mujeres que llamas ninis, trabajan más que tú

Justicia de género

Ocho de cada 10 “ninis” en México son mujeres y no están ociosas, trabajan pero sin paga

Ver artículo

La historia de Gaby

La economía será feminista o no será

Justicia de género

Nos hemos comprometido a trabajar por una economía más humana, que funcione para las mujeres. No nos conformamos con incorporar a más de ellas a estructuras económicas que las discriminan y explotan, queremos apoyarlas para cambiar estas estructuras que perpetúan y exacerban la desigualdad

Ver artículo

La historia de Gaby

Tu proyecto puede transformar el sistema económico

Iguales

Hay personas que ya están trabajando para construir una economía más humana. Que se han organizado en cooperativas, colectivos, empresas de economía solidaria; que han creado monedas alternativas y sistemas de trueque, que construyen circuitos económicos solidarios, que generan acceso a servicios financieros a través de microfinanzas y finanzas solidarias, que abren canales de comercio justo y comercio directo

Ver artículo

La historia de Gaby

No es sólo mi ansiedad, es la maldita desigualdad

Iguales

Mi psicóloga una vez me dijo que para restar estrés a mi vida tenía que preocuparme por cosas que puedo controlar y las que no, alejarlas de mi mente. Sé que no puedo controlar que cuando sea anciana no recibiré una pensión que me alcance para mantenerme y por más meditaciones que haga, esos pensamientos no se alejan, nunca se van.

Ver artículo