Oxfam
Color: 
#F57C29

Los cuidados no se crean ni se acaban, sólo se transfieren.

Laura Ríos

Oficial de proyectos de Justicia de Género

Lun, 11/26/2018 - 16:44

“Sin saberlo, mi mami me regaló mi libertad”.

No pude identificar si lo decía con gusto o con tristeza, o quizá con culpa. Esas fueron sus palabras para decirme que ahora ya tendría más tiempo y podríamos vernos más seguido e incluso amanecernos bailando danzón en el Salón Los Ángeles.

Lo conozco desde que tenía 12 años, él tocaba el contrabajo en la orquesta escolar, también la guitarra y el piano. Le gustaba la música y era bastante bueno, de los mejores. El desempeño académico no era precisamente de su interés, siempre se quedaba “saltando en la tablita”, pero no le importaba, ni parecía tener alguna presión en su casa por obtener mejores notas. Su clara vocación de músico le permitía hablar y negociar con sus padres y, a pesar de su deficiente aprovechamiento, no perder el derecho de seguir con la música.

Pasaron los años escolares y no fue sencillo que saliera de la secundaria, reprobó algunas materias pero al final lo consiguió.

Le perdí la pista durante muchos años hasta que nos encontramos en un concierto de Botellita de Jerez en el Metropolitan. Seguía exactamente igual, despreocupado y dedicándose primordialmente a las cosas que le producían placer: la música y el sonido. Él mismo me dijo “soy el mismo escuincle pendejo de siempre, sólo que más peludo”. Había estudiado ingeniería en telecomunicaciones y trabajaba en un canal de televisión como ingeniero de audio. Al mismo tiempo había logrado montar un estudio de grabación y seguía produciendo y tocando con su banda de toda la vida.

Y así pasaba sus días, la mitad metido en sus instrumentos y su estudio de grabación, y la otra mitad en el canal de televisión.

De pronto las cosas cambiaron, le llegó de golpe la madurez que trae consigo la responsabilidad. Su madre enfermó y como hijo único, debió encargarse de llevarla dos veces por semana al hospital, a las revisiones de rutina para la cirugía de corazón. De ese modo, debió repartir su preciado tiempo en tres: el trabajo, la música y los cuidados a su madre. Durante poco más de 2 años, repitió la misma rutina los martes y jueves: levantarse temprano, ir a casa de su madre para recogerla, trasladarse al hospital, pasar al menos dos horas allí, luego regresar a dejar a su madre a su casa e irse a trabajar para salir hasta las 11 de la noche. Pero no era solo eso, también debía asegurarse de que sus padres tuvieran comida en el refri, de que hubieran pagado las cuentas o pagarlas por ellos, de que tuvieran ropa limpia o lavarla, de los asuntos del edificio en el que habitaban (que si la bomba, que si el mantenimiento, que si la junta de vecinos). Sin descuidar, por supuesto, su propia casa: la limpieza, el pago de los servicios, los alimentos, su propia ropa, los ensayos con la banda, entregar en tiempo los arreglos musicales. Por fortuna no tenía pareja, no recuerdo si era porque le restaba tiempo que prefería dedicar a la música o porque simplemente no le alcanzaba la vida para las relaciones de pareja.

Sus conversaciones giraban en torno a lo absurdo que le parecía que su papá no fuera capaz de calentarse la comida, de poner sus platos sucios en el fregadero, de levantar sus calzones del piso del baño; y peor aún, que fuera él quien tuviera que hacer todo eso ahora que su madre no podía. Vivía encabronado pero hacía todo con amor.

“Ella me cuidó a mi, me toca cuidarla a ella”.

Llegó el día programado para la operación. Su nerviosismo era evidente, pero trataba de disimularlo; jamás se había preocupado por algo y aunque su vida había tenido que cambiar radicalmente y se notaba incómodo por ello, sentía temor de perder a su madre.

Lamentablemente el corazón de su madre no resistió la cirugía. Dejó de latir, y con él terminó la pesada rutina de más de 24 largos meses. Pero comenzó otra diferente: cuidar de su padre, con quien se la pasa peleando porque tienen que convivir “a huevo” y porque ahora “además de inútil, está deprimido”.

Hace mucho que no lo veo porque su tiempo libre sigue siendo muy limitado. La enfermedad de su madre lo orilló a convertirse en cuidador y aunque ella ya no está, el trabajo sigue porque su padre también necesita cuidado.

Hoy su vida es otra. Una vida más de cuidador que de músico. ¿Injusto no? Tan injusto como la desigualdad que enfrentamos la mayoría de las mujeres, porque de nosotras se espera que cuidemos de niños y niñas, de nuestros padres enfermos, de nuestras parejas. ¿Y nuestras carreras?, ¿nuestros estudios?, ¿nuestros sueños?

Muy injusto.

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor o autora y no necesariamente reflejan la postura oficial de Oxfam México


HISTORIAS RELACIONADAS

Unidas en el colectivo feminista Ovarian Psycos, mujeres que residen en el este de Los Ángeles se apropian de las calles montadas en sus bicicletas para confrontar y combatir la violencia de género

Una rodada y la proyección del documental “Ovarian Psycos” dieron pie a un debate sobre violencia de género y sobre las alternativas para atajarla

Tradicionalmente, las tareas de cuidado del hogar, niñxs, ancianxs y enfermxs se atribuyen a las mujeres y no son valoradas ni por su importancia para la sociedad ni por su aporte a la economía.

Es difícil quizás entender lo que significa el término “piso pegajoso” cuando no has vivido en uno. Las mujeres, en las ciudades y en el campo, universitarias y con educación primaria, todas vivimos en ese piso pegajoso provocado por dobles y triples jornadas de trabajo.

Pensemos en una ingeniera que coordina la construcción de un puente; pues bien, pese a que ella hace exactamente lo mismo que un hombre en las mismas horas de trabajo, es común que gane un 15% menos.

Sembrando la tierra para hacer florecer a la comunidad.

A pesar de que la desigualdad ha disminuido en la mayoría de los países, hasta el día de hoy, América Latina es la región más desigual del mundo. En ella, 29.4% de la población vive en condiciones de pobreza, mostrando así las brechas estructurales de desigualdad en la región.

¿Pueden las redes sociales contribuir con la eliminación de las violencias contra las mujeres y niñas?

¿Cuál es el papel de los hombres agresores en el combate a la violencia contra las mujeres y las niñas?, ¿vale la pena realizar intervenciones con ellos?, ¿cambiar las conductas violentas es posible?.

“Para cambiar las actitudes violentas contra las mujeres, tenemos que trabajar con los hombres. Punto. Si no trabajamos en transformar las masculinidades no vamos a lograr erradicar la violencia contra las mujeres”

La obra de Kahlo ha sido tremendamente prolífera e influida por episodios muy diversos de su vida, como un accidente que la dejaría postrada en una cama durante largo tiempo. Pero si pensamos en quién fue esta artista, sin duda nos viene a la cabeza su aspecto físico. ¿Nos equivocamos?

Los foros y congresos en los que se discuten políticas públicas y normatividad en torno al agua están dominados por hombres. Es hora de cambiar las reglas #AllMalePanel

El concepto de ‘ideología de género’, utilizado como eufemismo, advierte indiscriminadamente de toda suerte de nociones como diversidad, inclusividad y hasta feminismo por ser tabúes.

Por qué las herramientas del amo nunca derribarán la casa del amo

Tengo la impresión de que se piensa que el feminismo es algo concreto e inamovible y se nos olvida que eso es justo lo que no es, que cada una de nosotras es libre de pensar, sentir y actuar el feminismo en su propia configuración, en su propio contexto, en su propio entendimiento. Se nos olvida que es precisamente la diversidad en nosotras, más allá de nuestra trinchera, lo que le da fuerza al movimiento.

No hace mucho tiempo, en un espacio compartido por muchas y diferentes personas, se destapó una discusión importante, urgente, y sobre todo necesaria – una discusión sobre feminismo.

La historia real de una trabajadora del hogar

Aunque el trabajo de cuidados y del hogar requiere habilidades e implica esfuerzo como cualquier oficio, persiste la idea de que no se trata de un trabajo en el sentido estricto y que cualquier persona es capaz de hacerlo

Foro consulta indígena

La iniciativa aprobada por nuestros representantes excusa a los profesionales de la salud de la provisión de la Interrupción Legal del Embarazo cuando contravenga su libertad de conciencia. Una crucifixión de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

La cineasta mexicana Lucía Gajá habla sobre sus razones para filmar un documental sobre violencia doméstica

Con las violaciones a los derechos de Yndira Sandoval, quienes buscan mantener el sistema de violencia e impunidad, quisieron hacernos llegar a las defensoras de los derechos de las mujeres un terrible y amenazante mensaje

La figura de la dispensa vulnera a las y los menores al disminuir la edad fijada para contraer matrimonio y al ser otorgada de manera discrecional sin analizar las afectaciones a la vida de las y los jóvenes caso por caso.

¿Que los concursos de belleza están construidos desde el machismo? Sí, pero ¿se puede dialogar con el machismo? El machismo no tiene argumentos. El feminismo sí. Como feministas tenemos que hablarle a aquello que nos incomoda.

La solidaridad y la hermandad que inundaron la ciudad en los días posteriores al 19 de septiembre, no nos alcanzaron a las mujeres

Para terminar con la desigualdad de género se necesitan acciones globales que nos involucren a todxs

Llega de nuevo el 25 de noviembre, día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer, y seguimos de pie en la arena. De antemano reconocemos la labor de las miles de defensoras y pensadoras, de activistas y lideresas, de enseñantes y cuidadoras, de artistas y trabajadoras que nos han dado razón y espíritu de lucha. Tomamos inspiración de su entrega para reafirmar nuestra calidad de movimiento comprometido con la justicia de género.

A lo largo de toda su vida, en todos los ámbitos en los que se desenvuelven, las mujeres son víctimas de un tipo de violencia distinta a la que experimentan los hombres.

#MeToo presenta revelaciones y plantea importantes cuestionamientos, pero más reveladoras son las respuestas que les estamos dando

Nuestro sector no es ajeno ni indiferente al abuso de poder, pero tampoco está condenado a seguir dándole lugar. Si en algo podemos ser categóricas, es que esto no puede continuar con, ni sin nosotras.

De manera cotidiana violentamos de distintas maneras a mujeres cercanas a nosotros, particularmente nuestras parejas íntimas, sea en términos verbales, emocionales, económicos, físicos y/o sexuales. Desafortunadamente, muchos hombres siguen perpetrando estas violencias día tras día sin cuestionárselo

Quisiera aquí compartir la experiencia sobre una dimensión del Primer Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan que ocurrió casi en silencio… pero fue evidente para quienes quisimos escuchar

En el actual contexto electoral, no hay propuesta mágica. Necesitamos una transformación verdadera, total y feminista de la economía nacional

Primero está mi familia, en segundo lugar mi trabajo y en tercer lugar yo (una siempre piensa en cuidar a los demás antes de cuidarse a sí misma)

La realidad es que ahora, cada que escucho que alguien utiliza el término “madre” en sentido peyorativo, lo noto, se queda en mi cabeza rebotando unos segundos y creo que poco a poco he logrado hacerme consciente de mis palabras y su poder.

¿Cuántas veces hemos escuchado decir que “lo personal es político”?, ¿cuántas veces hemos pensado en el reto que invita esta frase?

Del miedo de ser la siguiente Mara Castilla, surgió la idea de crear un grupo de mujeres en WhatsApp para reportar ubicación y avisar sobre los traslados inseguros, igual que los chats que tenemos con nuestras amigas o nuestras roomies, pero a gran escala.

No es necesario buscar mucho para encontrar programas de revista donde se ridiculiza al género femenino con chistes sexistas, apariciones frívolas, tontas y poco empoderadas

¿Qué nos detiene?, ¿por qué somos tan buenas para hablar por todas y cuando se trata de interiorizar el discurso, se vuelve tan difícil? He empezado por preguntarme cuáles son los momentos en los que he vivido violencia, porque antes de marchar y pronunciarme por las demás, debo reconocer y modificar el contexto que vivo y dejar de normalizar las actitudes que no son normales.

Yo que soy una mujer cisgénero heterosexual, no tuve que salir del clóset. Y sólo eso ya me vuelve privilegiada

El cuidado del hogar y la familia es un acto de amor, pero sobre todo es tiempo y esfuerzo, es trabajo.

Existen formas de cuidar diferentes a las que conocemos, en las que el componente emocional tiene una presencia más sana en la relación que se establece entre quien cuida y quien recibe los cuidados. Formas en las que se reconoce y se incentiva la labor que se presta.

La masculinidad tóxica que la mayoría de niños está condenado a replicar, comprende todas esas pequeñas actitudes que hemos construido socialmente y que dictan que los hombres son violentos, con deseos sexuales incontrolables, proveedores y no emocionales

Oxfam pone en marcha en todo el mundo sistemas de protección más sólidos

Después de 13 años de ser madre, no dejo de sentirme agredida, amenazada y vulnerada en muchos sentidos

Les sirven de comer a sus esposos, hijos e hijas y al último, si sobra, comen ellas, si no, atajan el hambre con tacos de sal, más o menos 10 por día

Esta medida es la puerta de entrada a una serie de acciones, políticas públicas y programas enfocados en redignificar, revalorar y redistribuir el trabajo de cuidados, y que implican un compromiso serio y, por supuesto, presupuestos bien etiquetados y definidos para este fin.

Una mujer sin redes de apoyo es un víctima fácil de la violencia de género, dimensionar que vivimos en riesgo constante de ser violentadas, exige que todas nosotras luchemos y estemos juntas, por eso uno de mis propósitos de año nuevo es practicar la sororidad

Que una legisladora, que además es secretaria de la comisión para la igualdad de género del congreso de Veracruz, haya propuesto un toque de queda como medida contra el feminicidio es inverosímil

Una decisión de política que apunta a los hogares como los responsables del cuidado no implica flexibilidad, al contrario, reproduce estereotipos de género y profundiza desigualdades

El 8 de marzo se ha vuelto un emblema de lucha de las mujeres. Desde 2017 se ha convocado a una huelga feminista internacional donde participan mujeres tanto de las ciudades como de las comunidades rurales en al menos 60 países.

Conocí el trabajo de cuidados en la infancia porque cuando mi madre y padre murieron, me tocó cuidar a mi abuelo

Las mujeres tienen que trabajar 105 días más, para ganar lo mismo que los hombres en todo 2018.

Las mujeres tienen que trabajar 105 días más, para ganar lo mismo que los hombres en todo 2018.

Nos hemos comprometido a trabajar por una economía más humana, que funcione para las mujeres. No nos conformamos con incorporar a más de ellas a estructuras económicas que las discriminan y explotan, queremos apoyarlas para cambiar estas estructuras que perpetúan y exacerban la desigualdad

Ocho de cada 10 “ninis” en México son mujeres y no están ociosas, trabajan pero sin paga

Oxfam agradece el informe final de la Comisión Independiente de Alto Nivel sobre Conductas Sexuales Ilícitas, Rendición de Cuentas y Cambio Cultural.

Pienso en la costumbre de que las mujeres tengan que estar en la casa llenándose de hijos y atendiéndolos porque son hombres. Pero gracias a lo que nos enseñan las organizaciones que llegan a la colonia, sabemos que esta vida no tiene que ser así.

Saqué el montón de camisetas de algodón y las puse sobre la lavadora. Empecé a colgarlas en ganchos para tenderlas y vi que tenían manchitas pequeñas, le pasé el dedo a una y se extendió sobre la tela blanca dejando un rastro café. Era mugre, tal cual.

No queda claro cómo el programa cumplirá con las expectativas, dada la complejidad del tema

Parvada concentra sus esfuerzos en asentamientos informales de Jalisco, donde muchas de las mujeres se dedican a labores de limpieza y cuidados para terceras personas, lo que implica enfrentar injusticias y precarización

Del total de mujeres que vivieron violencia física y sexual, 88% no acudió a ninguna institución o autoridad a denunciar o pedir ayuda, principalmente porque desestimaron la importancia del evento, por miedo a las consecuencias o amenazas y por falta de confianza en las autoridades

Cualquier mujer con un trabajo precarizado, incluyendo a las trabajadoras del hogar, puede dar fe de lo cansado y desgastante que es no contar con tiempo para una misma. Siempre están disponibles para el otro, sea el patrón o la familia.

Hemos sido testigos desde hace décadas de una tendencia mundial en la redistribución, en la que una élite escandalosamente rica obtiene su fortuna de las personas más pobres, que a su vez son quienes se encargan del trabajo de cuidados en el mundo

Reconozco los privilegios de los que gozo y lassituaciones que me ponen en una posición de ventaja frente a otras personas, entre ellas, otras mujeres que probablemente no podrán participar en el paro de este lunes.

Siguientes

PASA LA VOZ

Facebook
Twitter
Linkedin
Correo

25 razones por las que existe un 25N

Sabino Vázquez

Coordinador de Movilización

Vie, 11/23/2018 - 10:45

El día de la Eliminación de la Violencia contra las mujeres y niñas existe por muchas razones. Aquí te damos 25:

1.-Porque nuestro país es uno de los más peligrosos para las mujeres en el mundo. Diariamente, son asesinadas en promedio 7 mujeres en México.

2.- La brecha salarial existe. Las mujeres en México ganan 34% menos que los hombres por realizar el mismo trabajo.

3.- En México, no hay justicia ante los feminicidios. Sólo el 30% de los asesinatos de mujeres, se investigan como feminicidios.

4.- La cultura machista y patriarcal genera narrativas que invisibilizan las violencias ejercidas contra las mujeres. “¿Qué hacía tan tarde en la calle?” o “Seguro andaba en malos pasos” son dichos comunes cuando una mujer es asesinada

5.- La violencia sexual inicia en la infancia e incluso es ejercida por miembros de la propia familia. Casi nunca hay denuncias.

6.- El embarazo adolescente en el país tiene un dramático aumento. A pesar de esto, grupos conservadores se oponen a que exista educación sexual desde la educación básica.

7.- La penalización del aborto afecta casi exclusivamente a las mujeres pobres.

8.- La violencia política por motivos de género limita la participación de las mujeres en sus comunidades.

9.- Las mujeres trabajan en promedio 13 horas más que los hombres, y además, cargan con casi todo el trabajo doméstico.

10. México nunca ha tenido una mujer presidenta, y sólo seis estados han sido gobernados por mujeres. Actualmente, sólo hay una gobernadora.

11. La violencia en el noviazgo normaliza las relaciones injustas de poder, y los celos son vistos como prueba de amor.

12. La pobreza extrema afecta más a las mujeres que a los hombres

13. El trabajo de cuidados está culturalmente asociado con las mujeres, y en muchas ocasiones, no es remunerado ni se considera trabajo, sino su responsabilidad por ser mujeres

14. Los medios revictimizan a quienes viven de violencia de género. Titulares como “novio toma venganza por infidelidad” responsabilizan a la víctima de su propio asesinato.

15. El acoso sexual callejero se vive de forma cotidiana. Más de la mitad de las mujeres lo han padecido.

16. Muchos profesores, jefes, policías y parejas sentimentales usan su poder y privilegio para ejercer violencia contra las mujeres.

17.-13 estados tienen alerta de género, 8 siguen a la espera de la declaratoria.

18.- Por las miles de mujere que aún temen denunciar una violación.

19.- Existen muchas campañas publicitarias que cosifican los cuerpos de las mujeres, promueven estereotipos sexistas y determinan patrones sobre la belleza femenina.

20.- En muchos lugares, abortar se paga con la cárcel, aunque sea de manera espontánea. En 10 años, hay 260 sentencias por abortar.

21.- Existen redes de violadores sistemáticos organizados, como lo demuestra el caso de los Porkys en Veracruz.

22.- Cientos de miles de mujeres son sustraídas de sus comunidades para engrosar las filas del trabajo sexual forzado. En lugares como Tenancingo, Tlaxcala, esta práctica está normalizada.

23.- Cuando suceden desastres, tales como inundaciones y temblores, las mujeres se llevan la peor parte.

24.- Por María, que iba rumbo a su trabajo y la descuartizaron. Por Mara, que saliendo de una fiesta fue violada y asesinada. Por Josefina, que fue asfixiada por un compañero de trabajo por ser “muy mandona” Por Nadia, periodista asesinada que responsabilizó a Javier Duarte antes de morir.

25.- Porque la organización política de las mujeres resulta fundamental ante una realidad atroz. Porque las demandas son muchas, variadas y de largo aliento. Ante la indolencia de las autoridades, y una sociedad que suele mirar hacia otro lado, se hace indispensable ordenar las rabias, los dolores, los reclamos.

Marchemos este 25 de noviembre para exigir un alto a la violencia en contra de las mujeres. Es tiempo de reconocer y redistribuir de manera más equitativa el trabajo de cuidado.

Te esperamos en el Monumento a la Madre a las 14:15 para conformar el contingente de Oxfam México. Envíanos un correo a movilizacion@oxfammexico.org con tu nombre completo, número telefónico y contacto de seguridad (nombre y teléfono). Recibirás una playera con un diseño de la artista Fher Val.

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor o autora y no necesariamente reflejan la postura oficial de Oxfam México


HISTORIAS RELACIONADAS

Unidas en el colectivo feminista Ovarian Psycos, mujeres que residen en el este de Los Ángeles se apropian de las calles montadas en sus bicicletas para confrontar y combatir la violencia de género

Una rodada y la proyección del documental “Ovarian Psycos” dieron pie a un debate sobre violencia de género y sobre las alternativas para atajarla

Tradicionalmente, las tareas de cuidado del hogar, niñxs, ancianxs y enfermxs se atribuyen a las mujeres y no son valoradas ni por su importancia para la sociedad ni por su aporte a la economía.

Es difícil quizás entender lo que significa el término “piso pegajoso” cuando no has vivido en uno. Las mujeres, en las ciudades y en el campo, universitarias y con educación primaria, todas vivimos en ese piso pegajoso provocado por dobles y triples jornadas de trabajo.

Pensemos en una ingeniera que coordina la construcción de un puente; pues bien, pese a que ella hace exactamente lo mismo que un hombre en las mismas horas de trabajo, es común que gane un 15% menos.

Sembrando la tierra para hacer florecer a la comunidad.

A pesar de que la desigualdad ha disminuido en la mayoría de los países, hasta el día de hoy, América Latina es la región más desigual del mundo. En ella, 29.4% de la población vive en condiciones de pobreza, mostrando así las brechas estructurales de desigualdad en la región.

¿Pueden las redes sociales contribuir con la eliminación de las violencias contra las mujeres y niñas?

¿Cuál es el papel de los hombres agresores en el combate a la violencia contra las mujeres y las niñas?, ¿vale la pena realizar intervenciones con ellos?, ¿cambiar las conductas violentas es posible?.

“Para cambiar las actitudes violentas contra las mujeres, tenemos que trabajar con los hombres. Punto. Si no trabajamos en transformar las masculinidades no vamos a lograr erradicar la violencia contra las mujeres”

La obra de Kahlo ha sido tremendamente prolífera e influida por episodios muy diversos de su vida, como un accidente que la dejaría postrada en una cama durante largo tiempo. Pero si pensamos en quién fue esta artista, sin duda nos viene a la cabeza su aspecto físico. ¿Nos equivocamos?

Los foros y congresos en los que se discuten políticas públicas y normatividad en torno al agua están dominados por hombres. Es hora de cambiar las reglas #AllMalePanel

El concepto de ‘ideología de género’, utilizado como eufemismo, advierte indiscriminadamente de toda suerte de nociones como diversidad, inclusividad y hasta feminismo por ser tabúes.

Por qué las herramientas del amo nunca derribarán la casa del amo

Tengo la impresión de que se piensa que el feminismo es algo concreto e inamovible y se nos olvida que eso es justo lo que no es, que cada una de nosotras es libre de pensar, sentir y actuar el feminismo en su propia configuración, en su propio contexto, en su propio entendimiento. Se nos olvida que es precisamente la diversidad en nosotras, más allá de nuestra trinchera, lo que le da fuerza al movimiento.

No hace mucho tiempo, en un espacio compartido por muchas y diferentes personas, se destapó una discusión importante, urgente, y sobre todo necesaria – una discusión sobre feminismo.

La historia real de una trabajadora del hogar

Aunque el trabajo de cuidados y del hogar requiere habilidades e implica esfuerzo como cualquier oficio, persiste la idea de que no se trata de un trabajo en el sentido estricto y que cualquier persona es capaz de hacerlo

Foro consulta indígena

La iniciativa aprobada por nuestros representantes excusa a los profesionales de la salud de la provisión de la Interrupción Legal del Embarazo cuando contravenga su libertad de conciencia. Una crucifixión de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

La cineasta mexicana Lucía Gajá habla sobre sus razones para filmar un documental sobre violencia doméstica

Con las violaciones a los derechos de Yndira Sandoval, quienes buscan mantener el sistema de violencia e impunidad, quisieron hacernos llegar a las defensoras de los derechos de las mujeres un terrible y amenazante mensaje

La figura de la dispensa vulnera a las y los menores al disminuir la edad fijada para contraer matrimonio y al ser otorgada de manera discrecional sin analizar las afectaciones a la vida de las y los jóvenes caso por caso.

¿Que los concursos de belleza están construidos desde el machismo? Sí, pero ¿se puede dialogar con el machismo? El machismo no tiene argumentos. El feminismo sí. Como feministas tenemos que hablarle a aquello que nos incomoda.

La solidaridad y la hermandad que inundaron la ciudad en los días posteriores al 19 de septiembre, no nos alcanzaron a las mujeres

Para terminar con la desigualdad de género se necesitan acciones globales que nos involucren a todxs

Llega de nuevo el 25 de noviembre, día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer, y seguimos de pie en la arena. De antemano reconocemos la labor de las miles de defensoras y pensadoras, de activistas y lideresas, de enseñantes y cuidadoras, de artistas y trabajadoras que nos han dado razón y espíritu de lucha. Tomamos inspiración de su entrega para reafirmar nuestra calidad de movimiento comprometido con la justicia de género.

A lo largo de toda su vida, en todos los ámbitos en los que se desenvuelven, las mujeres son víctimas de un tipo de violencia distinta a la que experimentan los hombres.

#MeToo presenta revelaciones y plantea importantes cuestionamientos, pero más reveladoras son las respuestas que les estamos dando

Nuestro sector no es ajeno ni indiferente al abuso de poder, pero tampoco está condenado a seguir dándole lugar. Si en algo podemos ser categóricas, es que esto no puede continuar con, ni sin nosotras.

De manera cotidiana violentamos de distintas maneras a mujeres cercanas a nosotros, particularmente nuestras parejas íntimas, sea en términos verbales, emocionales, económicos, físicos y/o sexuales. Desafortunadamente, muchos hombres siguen perpetrando estas violencias día tras día sin cuestionárselo

Quisiera aquí compartir la experiencia sobre una dimensión del Primer Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan que ocurrió casi en silencio… pero fue evidente para quienes quisimos escuchar

En el actual contexto electoral, no hay propuesta mágica. Necesitamos una transformación verdadera, total y feminista de la economía nacional

Primero está mi familia, en segundo lugar mi trabajo y en tercer lugar yo (una siempre piensa en cuidar a los demás antes de cuidarse a sí misma)

La realidad es que ahora, cada que escucho que alguien utiliza el término “madre” en sentido peyorativo, lo noto, se queda en mi cabeza rebotando unos segundos y creo que poco a poco he logrado hacerme consciente de mis palabras y su poder.

¿Cuántas veces hemos escuchado decir que “lo personal es político”?, ¿cuántas veces hemos pensado en el reto que invita esta frase?

Del miedo de ser la siguiente Mara Castilla, surgió la idea de crear un grupo de mujeres en WhatsApp para reportar ubicación y avisar sobre los traslados inseguros, igual que los chats que tenemos con nuestras amigas o nuestras roomies, pero a gran escala.

No es necesario buscar mucho para encontrar programas de revista donde se ridiculiza al género femenino con chistes sexistas, apariciones frívolas, tontas y poco empoderadas

¿Qué nos detiene?, ¿por qué somos tan buenas para hablar por todas y cuando se trata de interiorizar el discurso, se vuelve tan difícil? He empezado por preguntarme cuáles son los momentos en los que he vivido violencia, porque antes de marchar y pronunciarme por las demás, debo reconocer y modificar el contexto que vivo y dejar de normalizar las actitudes que no son normales.

Yo que soy una mujer cisgénero heterosexual, no tuve que salir del clóset. Y sólo eso ya me vuelve privilegiada

El cuidado del hogar y la familia es un acto de amor, pero sobre todo es tiempo y esfuerzo, es trabajo.

Existen formas de cuidar diferentes a las que conocemos, en las que el componente emocional tiene una presencia más sana en la relación que se establece entre quien cuida y quien recibe los cuidados. Formas en las que se reconoce y se incentiva la labor que se presta.

La masculinidad tóxica que la mayoría de niños está condenado a replicar, comprende todas esas pequeñas actitudes que hemos construido socialmente y que dictan que los hombres son violentos, con deseos sexuales incontrolables, proveedores y no emocionales

Oxfam pone en marcha en todo el mundo sistemas de protección más sólidos

De pronto las cosas cambiaron, le llegó de golpe la madurez que trae consigo la responsabilidad. Su madre enfermó y como hijo único, debió encargarse de llevarla dos veces por semana al hospital, a las revisiones de rutina para la cirugía de corazón

Después de 13 años de ser madre, no dejo de sentirme agredida, amenazada y vulnerada en muchos sentidos

Les sirven de comer a sus esposos, hijos e hijas y al último, si sobra, comen ellas, si no, atajan el hambre con tacos de sal, más o menos 10 por día

Esta medida es la puerta de entrada a una serie de acciones, políticas públicas y programas enfocados en redignificar, revalorar y redistribuir el trabajo de cuidados, y que implican un compromiso serio y, por supuesto, presupuestos bien etiquetados y definidos para este fin.

Una mujer sin redes de apoyo es un víctima fácil de la violencia de género, dimensionar que vivimos en riesgo constante de ser violentadas, exige que todas nosotras luchemos y estemos juntas, por eso uno de mis propósitos de año nuevo es practicar la sororidad

Que una legisladora, que además es secretaria de la comisión para la igualdad de género del congreso de Veracruz, haya propuesto un toque de queda como medida contra el feminicidio es inverosímil

Una decisión de política que apunta a los hogares como los responsables del cuidado no implica flexibilidad, al contrario, reproduce estereotipos de género y profundiza desigualdades

El 8 de marzo se ha vuelto un emblema de lucha de las mujeres. Desde 2017 se ha convocado a una huelga feminista internacional donde participan mujeres tanto de las ciudades como de las comunidades rurales en al menos 60 países.

Conocí el trabajo de cuidados en la infancia porque cuando mi madre y padre murieron, me tocó cuidar a mi abuelo

Las mujeres tienen que trabajar 105 días más, para ganar lo mismo que los hombres en todo 2018.

Las mujeres tienen que trabajar 105 días más, para ganar lo mismo que los hombres en todo 2018.

Nos hemos comprometido a trabajar por una economía más humana, que funcione para las mujeres. No nos conformamos con incorporar a más de ellas a estructuras económicas que las discriminan y explotan, queremos apoyarlas para cambiar estas estructuras que perpetúan y exacerban la desigualdad

Ocho de cada 10 “ninis” en México son mujeres y no están ociosas, trabajan pero sin paga

Oxfam agradece el informe final de la Comisión Independiente de Alto Nivel sobre Conductas Sexuales Ilícitas, Rendición de Cuentas y Cambio Cultural.

Pienso en la costumbre de que las mujeres tengan que estar en la casa llenándose de hijos y atendiéndolos porque son hombres. Pero gracias a lo que nos enseñan las organizaciones que llegan a la colonia, sabemos que esta vida no tiene que ser así.

Saqué el montón de camisetas de algodón y las puse sobre la lavadora. Empecé a colgarlas en ganchos para tenderlas y vi que tenían manchitas pequeñas, le pasé el dedo a una y se extendió sobre la tela blanca dejando un rastro café. Era mugre, tal cual.

No queda claro cómo el programa cumplirá con las expectativas, dada la complejidad del tema

Parvada concentra sus esfuerzos en asentamientos informales de Jalisco, donde muchas de las mujeres se dedican a labores de limpieza y cuidados para terceras personas, lo que implica enfrentar injusticias y precarización

Del total de mujeres que vivieron violencia física y sexual, 88% no acudió a ninguna institución o autoridad a denunciar o pedir ayuda, principalmente porque desestimaron la importancia del evento, por miedo a las consecuencias o amenazas y por falta de confianza en las autoridades

Cualquier mujer con un trabajo precarizado, incluyendo a las trabajadoras del hogar, puede dar fe de lo cansado y desgastante que es no contar con tiempo para una misma. Siempre están disponibles para el otro, sea el patrón o la familia.

Hemos sido testigos desde hace décadas de una tendencia mundial en la redistribución, en la que una élite escandalosamente rica obtiene su fortuna de las personas más pobres, que a su vez son quienes se encargan del trabajo de cuidados en el mundo

Reconozco los privilegios de los que gozo y lassituaciones que me ponen en una posición de ventaja frente a otras personas, entre ellas, otras mujeres que probablemente no podrán participar en el paro de este lunes.

Siguientes

PASA LA VOZ

Facebook
Twitter
Linkedin
Correo

Segundo informe de progreso del plan de acción de 10 medidas para mejorar la protección

23 de octubre de 2018.- Oxfam ha publicado hoy su segundo informe de progresos en el plan de acción de 10 medidas acordado en el mes de febrero. En el informe detalla que está finalizando la puesta en marcha de mejores sistemas y políticas de protección comunes a toda la confederación y que ahora cuenta con más miembros del personal dedicados a la protección.

Oxfam está desarrollando nuevas políticas aplicables en todo Oxfam, por ejemplo, de prevención del abuso y la explotación sexual, de protección de menores y de apoyo a las personas supervivientes, entre otras. También está finalizando nuevos procedimientos operativos estándar para la denuncia de casos, también ante los donantes y las autoridades pertinentes.

Oxfam continúa invirtiendo el presupuesto destinado a protección y salvaguardia, y que se eleva a tres millones de euros, en la contratación y capacitación de investigadores e investigadoras, y de personas que ejercerán como "puntos focales de protección" en sus oficinas en todos los países para funcionar como primer punto de contacto para cualquier denuncia. Estas personas de referencia también ofrecerán asesoramiento y apoyo, y contribuirán a las iniciativas de sensibilización y prevención de conductas sexuales inadecuadas.

Oxfam Internacional también ha contratado a especialistas externos e independientes para reexaminar varios casos antiguos y recomendar mejoras en los sistemas y procesos de Oxfam. Dichas recomendaciones se incluirán en el informe final de la Comisión Independiente.

A través de sus oficinas en 67 países en los que la confederación tiene programas de actuación, Oxfam ha remitido un cuestionario con preguntas sobre protección y salvaguardia a cientos de organizaciones socias locales para determinar su comprensión y capacidad para gestionar casos de conductas inadecuadas. Esto permitirá evaluar los sistemas de protección de las organizaciones con las que trabaja, para ayudarlas a cumplir con los estándares que las personas supervivientes precisan, así como los requeridos por donantes y autoridades. Diversos afiliados de Oxfam han establecido sistemas para proporcionar a las personas supervivientes de conductas sexuales inadecuadas asesoramiento, apoyo psicosocial y asistencia médica, entre otros.

Todos los afiliados de Oxfam, inclusive sus directoras y directores ejecutivos, participan activamente en diversas iniciativas para mejorar la protección, en colaboración con sus homólogos en el sector.

"En febrero de este año, Oxfam se comprometió a mejorar sus sistemas de protección y, día tras día, lo estamos haciendo. No obstante, somos conscientes de que tenemos un largo camino por delante para llegar hasta donde debemos", afirma Winnie Byanyima, directora ejecutiva de Oxfam Internacional. "Seguiremos trabajando a partir de los avances logrados y aceptando las críticas de forma abierta y humilde para hacer de Oxfam un lugar más seguro para todas las personas".

Según los primeros datos publicados, desde el 1 de abril de 2018, Oxfam ha cerrado siete casos de protección:

• No hubo ningún caso de abusos sexuales.

• De los siete casos, cinco tuvieron lugar en sedes centrales de los distintos afiliados de Oxfam y dos en oficinas de países en los que la confederación desarrolla sus programas.

• Hubo un caso de explotación sexual denunciado en uno de los países donde actúa la confederación y que acabó con el despido del infractor, miembro del personal de Oxfam. La persona superviviente era miembro de una comunidad local.

• También hubo dos casos de acoso sexual que tuvieron lugar en sedes centrales de afiliados de Oxfam. Uno de los casos, que afectaba a un miembro del personal de Oxfam, no se continuó investigando por deseo de la persona denunciante. En el otro caso, la acusación quedó probada y finalizó con el despido de un proveedor externo.

• Los cuatro casos restantes tenían que ver con conductas inadecuadas (como el hostigamiento y el uso de un lenguaje inapropiado). En tres de ellos, que se dieron en sedes centrales de afiliados de Oxfam, las denuncias estaban dirigidas contra miembros del voluntariado: uno fue despedido, contra otro se adoptaron medidas disciplinarias y contra el tercero medidas no disciplinarias (formación). El caso restante tuvo lugar en una oficina de uno de los países en los que la confederación tiene programas y terminó con la adopción de medidas no disciplinarias (formación) contra la persona denunciada, miembro del voluntariado.

Además, Oxfam continúa investigando 60 casos más de protección denunciados entre el 1 de abril y el 20 de septiembre de 2018. Oxfam publicará información adicional sobre estos casos aún abiertos en su siguiente informe de transparencia previsto para abril de 2019, una vez se hayan cerrado y se hayan adoptado las correspondientes medidas. También se incluirán aquellos casos que se hayan cerrado debido a que las personas supervivientes no han deseado que se prosiga con la investigación o en los que las acusaciones no hayan quedado probadas.

"Oxfam continúa pidiendo a todas las personas que se hayan visto afectadas por algún tipo de conducta inadecuada que denuncien. Consideramos algo muy positivo que tantas personas ya lo hayan hecho, como ha quedado reflejado en el número de casos abiertos que aún están siendo investigados. Nuestros equipos de protección y salvaguardia están haciendo un enorme esfuerzo para investigar adecuadamente y resolver todos los casos. Pero debemos hacerlo con mayor rapidez, por lo que estamos aumentando nuestros recursos y mejorando los procesos de protección", señala Byanyima.

Consulta más información sobre el trabajo de salvaguarda en Oxfam aquí:

Avances del Plan de 10 Puntos hasta octubre de 2018

Avances del Plan de 10 Puntos hasta julio de 2018

Plan de 10 Puntos

Creación de una Comisión Independiente de alto nivel sobre malas conductas sexuales

Carta de Ricardo Fuentes-Nieva, director ejecutivo de Oxfam México


HISTORIAS RELACIONADAS

Unidas en el colectivo feminista Ovarian Psycos, mujeres que residen en el este de Los Ángeles se apropian de las calles montadas en sus bicicletas para confrontar y combatir la violencia de género

Una rodada y la proyección del documental “Ovarian Psycos” dieron pie a un debate sobre violencia de género y sobre las alternativas para atajarla

Tradicionalmente, las tareas de cuidado del hogar, niñxs, ancianxs y enfermxs se atribuyen a las mujeres y no son valoradas ni por su importancia para la sociedad ni por su aporte a la economía.

Es difícil quizás entender lo que significa el término “piso pegajoso” cuando no has vivido en uno. Las mujeres, en las ciudades y en el campo, universitarias y con educación primaria, todas vivimos en ese piso pegajoso provocado por dobles y triples jornadas de trabajo.

Pensemos en una ingeniera que coordina la construcción de un puente; pues bien, pese a que ella hace exactamente lo mismo que un hombre en las mismas horas de trabajo, es común que gane un 15% menos.

Sembrando la tierra para hacer florecer a la comunidad.

A pesar de que la desigualdad ha disminuido en la mayoría de los países, hasta el día de hoy, América Latina es la región más desigual del mundo. En ella, 29.4% de la población vive en condiciones de pobreza, mostrando así las brechas estructurales de desigualdad en la región.

¿Pueden las redes sociales contribuir con la eliminación de las violencias contra las mujeres y niñas?

¿Cuál es el papel de los hombres agresores en el combate a la violencia contra las mujeres y las niñas?, ¿vale la pena realizar intervenciones con ellos?, ¿cambiar las conductas violentas es posible?.

“Para cambiar las actitudes violentas contra las mujeres, tenemos que trabajar con los hombres. Punto. Si no trabajamos en transformar las masculinidades no vamos a lograr erradicar la violencia contra las mujeres”

La obra de Kahlo ha sido tremendamente prolífera e influida por episodios muy diversos de su vida, como un accidente que la dejaría postrada en una cama durante largo tiempo. Pero si pensamos en quién fue esta artista, sin duda nos viene a la cabeza su aspecto físico. ¿Nos equivocamos?

Los foros y congresos en los que se discuten políticas públicas y normatividad en torno al agua están dominados por hombres. Es hora de cambiar las reglas #AllMalePanel

El concepto de ‘ideología de género’, utilizado como eufemismo, advierte indiscriminadamente de toda suerte de nociones como diversidad, inclusividad y hasta feminismo por ser tabúes.

Por qué las herramientas del amo nunca derribarán la casa del amo

Tengo la impresión de que se piensa que el feminismo es algo concreto e inamovible y se nos olvida que eso es justo lo que no es, que cada una de nosotras es libre de pensar, sentir y actuar el feminismo en su propia configuración, en su propio contexto, en su propio entendimiento. Se nos olvida que es precisamente la diversidad en nosotras, más allá de nuestra trinchera, lo que le da fuerza al movimiento.

No hace mucho tiempo, en un espacio compartido por muchas y diferentes personas, se destapó una discusión importante, urgente, y sobre todo necesaria – una discusión sobre feminismo.

La historia real de una trabajadora del hogar

Aunque el trabajo de cuidados y del hogar requiere habilidades e implica esfuerzo como cualquier oficio, persiste la idea de que no se trata de un trabajo en el sentido estricto y que cualquier persona es capaz de hacerlo

Foro consulta indígena

La iniciativa aprobada por nuestros representantes excusa a los profesionales de la salud de la provisión de la Interrupción Legal del Embarazo cuando contravenga su libertad de conciencia. Una crucifixión de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

La cineasta mexicana Lucía Gajá habla sobre sus razones para filmar un documental sobre violencia doméstica

Con las violaciones a los derechos de Yndira Sandoval, quienes buscan mantener el sistema de violencia e impunidad, quisieron hacernos llegar a las defensoras de los derechos de las mujeres un terrible y amenazante mensaje

La figura de la dispensa vulnera a las y los menores al disminuir la edad fijada para contraer matrimonio y al ser otorgada de manera discrecional sin analizar las afectaciones a la vida de las y los jóvenes caso por caso.

¿Que los concursos de belleza están construidos desde el machismo? Sí, pero ¿se puede dialogar con el machismo? El machismo no tiene argumentos. El feminismo sí. Como feministas tenemos que hablarle a aquello que nos incomoda.

La solidaridad y la hermandad que inundaron la ciudad en los días posteriores al 19 de septiembre, no nos alcanzaron a las mujeres

Para terminar con la desigualdad de género se necesitan acciones globales que nos involucren a todxs

Llega de nuevo el 25 de noviembre, día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer, y seguimos de pie en la arena. De antemano reconocemos la labor de las miles de defensoras y pensadoras, de activistas y lideresas, de enseñantes y cuidadoras, de artistas y trabajadoras que nos han dado razón y espíritu de lucha. Tomamos inspiración de su entrega para reafirmar nuestra calidad de movimiento comprometido con la justicia de género.

A lo largo de toda su vida, en todos los ámbitos en los que se desenvuelven, las mujeres son víctimas de un tipo de violencia distinta a la que experimentan los hombres.

#MeToo presenta revelaciones y plantea importantes cuestionamientos, pero más reveladoras son las respuestas que les estamos dando

Nuestro sector no es ajeno ni indiferente al abuso de poder, pero tampoco está condenado a seguir dándole lugar. Si en algo podemos ser categóricas, es que esto no puede continuar con, ni sin nosotras.

De manera cotidiana violentamos de distintas maneras a mujeres cercanas a nosotros, particularmente nuestras parejas íntimas, sea en términos verbales, emocionales, económicos, físicos y/o sexuales. Desafortunadamente, muchos hombres siguen perpetrando estas violencias día tras día sin cuestionárselo

Quisiera aquí compartir la experiencia sobre una dimensión del Primer Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan que ocurrió casi en silencio… pero fue evidente para quienes quisimos escuchar

En el actual contexto electoral, no hay propuesta mágica. Necesitamos una transformación verdadera, total y feminista de la economía nacional

Primero está mi familia, en segundo lugar mi trabajo y en tercer lugar yo (una siempre piensa en cuidar a los demás antes de cuidarse a sí misma)

La realidad es que ahora, cada que escucho que alguien utiliza el término “madre” en sentido peyorativo, lo noto, se queda en mi cabeza rebotando unos segundos y creo que poco a poco he logrado hacerme consciente de mis palabras y su poder.

¿Cuántas veces hemos escuchado decir que “lo personal es político”?, ¿cuántas veces hemos pensado en el reto que invita esta frase?

Del miedo de ser la siguiente Mara Castilla, surgió la idea de crear un grupo de mujeres en WhatsApp para reportar ubicación y avisar sobre los traslados inseguros, igual que los chats que tenemos con nuestras amigas o nuestras roomies, pero a gran escala.

No es necesario buscar mucho para encontrar programas de revista donde se ridiculiza al género femenino con chistes sexistas, apariciones frívolas, tontas y poco empoderadas

¿Qué nos detiene?, ¿por qué somos tan buenas para hablar por todas y cuando se trata de interiorizar el discurso, se vuelve tan difícil? He empezado por preguntarme cuáles son los momentos en los que he vivido violencia, porque antes de marchar y pronunciarme por las demás, debo reconocer y modificar el contexto que vivo y dejar de normalizar las actitudes que no son normales.

Yo que soy una mujer cisgénero heterosexual, no tuve que salir del clóset. Y sólo eso ya me vuelve privilegiada

El cuidado del hogar y la familia es un acto de amor, pero sobre todo es tiempo y esfuerzo, es trabajo.

Existen formas de cuidar diferentes a las que conocemos, en las que el componente emocional tiene una presencia más sana en la relación que se establece entre quien cuida y quien recibe los cuidados. Formas en las que se reconoce y se incentiva la labor que se presta.

La masculinidad tóxica que la mayoría de niños está condenado a replicar, comprende todas esas pequeñas actitudes que hemos construido socialmente y que dictan que los hombres son violentos, con deseos sexuales incontrolables, proveedores y no emocionales

De pronto las cosas cambiaron, le llegó de golpe la madurez que trae consigo la responsabilidad. Su madre enfermó y como hijo único, debió encargarse de llevarla dos veces por semana al hospital, a las revisiones de rutina para la cirugía de corazón

Después de 13 años de ser madre, no dejo de sentirme agredida, amenazada y vulnerada en muchos sentidos

Les sirven de comer a sus esposos, hijos e hijas y al último, si sobra, comen ellas, si no, atajan el hambre con tacos de sal, más o menos 10 por día

Esta medida es la puerta de entrada a una serie de acciones, políticas públicas y programas enfocados en redignificar, revalorar y redistribuir el trabajo de cuidados, y que implican un compromiso serio y, por supuesto, presupuestos bien etiquetados y definidos para este fin.

Una mujer sin redes de apoyo es un víctima fácil de la violencia de género, dimensionar que vivimos en riesgo constante de ser violentadas, exige que todas nosotras luchemos y estemos juntas, por eso uno de mis propósitos de año nuevo es practicar la sororidad

Que una legisladora, que además es secretaria de la comisión para la igualdad de género del congreso de Veracruz, haya propuesto un toque de queda como medida contra el feminicidio es inverosímil

Una decisión de política que apunta a los hogares como los responsables del cuidado no implica flexibilidad, al contrario, reproduce estereotipos de género y profundiza desigualdades

El 8 de marzo se ha vuelto un emblema de lucha de las mujeres. Desde 2017 se ha convocado a una huelga feminista internacional donde participan mujeres tanto de las ciudades como de las comunidades rurales en al menos 60 países.

Conocí el trabajo de cuidados en la infancia porque cuando mi madre y padre murieron, me tocó cuidar a mi abuelo

Las mujeres tienen que trabajar 105 días más, para ganar lo mismo que los hombres en todo 2018.

Las mujeres tienen que trabajar 105 días más, para ganar lo mismo que los hombres en todo 2018.

Nos hemos comprometido a trabajar por una economía más humana, que funcione para las mujeres. No nos conformamos con incorporar a más de ellas a estructuras económicas que las discriminan y explotan, queremos apoyarlas para cambiar estas estructuras que perpetúan y exacerban la desigualdad

Ocho de cada 10 “ninis” en México son mujeres y no están ociosas, trabajan pero sin paga

Oxfam agradece el informe final de la Comisión Independiente de Alto Nivel sobre Conductas Sexuales Ilícitas, Rendición de Cuentas y Cambio Cultural.

Pienso en la costumbre de que las mujeres tengan que estar en la casa llenándose de hijos y atendiéndolos porque son hombres. Pero gracias a lo que nos enseñan las organizaciones que llegan a la colonia, sabemos que esta vida no tiene que ser así.

Saqué el montón de camisetas de algodón y las puse sobre la lavadora. Empecé a colgarlas en ganchos para tenderlas y vi que tenían manchitas pequeñas, le pasé el dedo a una y se extendió sobre la tela blanca dejando un rastro café. Era mugre, tal cual.

No queda claro cómo el programa cumplirá con las expectativas, dada la complejidad del tema

Parvada concentra sus esfuerzos en asentamientos informales de Jalisco, donde muchas de las mujeres se dedican a labores de limpieza y cuidados para terceras personas, lo que implica enfrentar injusticias y precarización

Del total de mujeres que vivieron violencia física y sexual, 88% no acudió a ninguna institución o autoridad a denunciar o pedir ayuda, principalmente porque desestimaron la importancia del evento, por miedo a las consecuencias o amenazas y por falta de confianza en las autoridades

Cualquier mujer con un trabajo precarizado, incluyendo a las trabajadoras del hogar, puede dar fe de lo cansado y desgastante que es no contar con tiempo para una misma. Siempre están disponibles para el otro, sea el patrón o la familia.

Hemos sido testigos desde hace décadas de una tendencia mundial en la redistribución, en la que una élite escandalosamente rica obtiene su fortuna de las personas más pobres, que a su vez son quienes se encargan del trabajo de cuidados en el mundo

Reconozco los privilegios de los que gozo y lassituaciones que me ponen en una posición de ventaja frente a otras personas, entre ellas, otras mujeres que probablemente no podrán participar en el paro de este lunes.

Siguientes

PASA LA VOZ

Facebook
Twitter
Linkedin
Correo

Los interminables cuidados

Laura Ríos

Oficial de proyectos de Justicia de Género

Lun, 07/23/2018 - 00:00

Cuando no es a la hija, es a la hermana, a la abuela, a la madre; pero siempre es necesario cuidar, e incluso cuidarnos entre quienes cuidamos. Generalmente nos mantenemos sanas durante el proceso de cuidar a las demás, y cuando esas personas han sanado, es cuando caemos enfermas. Es probable que la psique nos ayude a mantenernos sanas hasta que consideramos que aquellas a quienes cuidamos están fuera de peligro, o bien porque sabemos que si nosotras no cuidamos, no habrá alguien más que lo haga.

Son muy raros los casos en que las personas cuidadoras hacen una pausa en sus actividades para cuidarse a sí mismas. ¿Hasta qué punto está arraigada en nuestras mentes la idea de que no hay otra manera de hacer las cosas? ¿Qué tanto es (tristemente) cierta esta idea? ¿Por qué pensamos que cuidar hasta el agotamiento, hasta poner en riesgo la propia estabilidad física y emocional, es la mejor y quizá la única forma de cuidar y a través de esto demostrar el amor? ¿Qué relación tiene esto con nuestra cultura y, sobre todo, con el hecho de ser mujeres?

Aunque así se ha asumido por mucho tiempo, el trabajo de cuidado no es un tema exclusivo de las mujeres, y tampoco es un tema que deba resolverse en el ámbito privado.

En Uruguay existe un sistema nacional de cuidados respaldado por el gobierno federal, que integra a las personas desde el nacimiento hasta la senectud. Es un modelo para el resto de nuestros países. Se mira al cuidado como un derecho pero también como una función social que llevan a cabo las personas cuidadoras. Me parece un acierto del gobierno y la sociedad civil uruguayas que desde la planeación se reconozca la importancia de las personas cuidadoras y se les considere un pilar del sistema. Se trata de un paso muy firme en el reconocimiento de las necesidades de las personas que cuidan y el inicio del camino para proveerles, a su vez, de servicios y condiciones de trabajo dignas.

Las organizaciones sociales colocaron el tema de los cuidados en la agenda pública, el gobierno lo tomó y se materializó a manera de política prioritaria bajo la idea de “pasar de la lógica de los servicios, a la lógica de las personas”.

Fue necesario crear un amplio sistema de capacitaciones alterno, cuyo enfoque y especialización se define en función del rango de población a la cual irán dirigidos los cuidados: primera infancia (cero a tres años) y personas en situación de dependencia (personas con discapacidad y personas mayores). La dinámica de trabajo es menos estresante cuando se sabe con exactitud qué hacer y cómo hacerlo; la capacitación para el trabajo es primordial.

En la Ciudad de México estamos en el camino de replicar esa experiencia exitosa y adaptarla a nuestras necesidades y posibilidades. También hemos sido las organizaciones de la sociedad civil quienes impulsamos el tema. Existe ya una propuesta de creación del sistema de cuidados de la Ciudad de México y su marco normativo. El problema es que esta propuesta fue hecha al margen de las organizaciones de la sociedad civil que trabajan el tema desde hace tiempo, y su elaboración fue encomendada a académicos, cuya participación en este proceso era su primer contacto con el tema.

Está en nuestras manos como organizaciones de la sociedad civil la minuciosa revisión de la propuesta. Desde Oxfam México, trabajamos en conjunto con la Red de Cuidados en México en esa revisión. Nuestro desafío es mantener la esencia de las necesidades primordiales de este sistema, y asegurarnos de que la atención a las personas que cuidan esté también contemplada; que se les reconozca como lo que son: el pilar de cualquier sistema de cuidados.

Por fortuna, a la par de estas actividades, las cosas están cambiando, tanto al interior de los hogares como en algunos espacios de trabajo, los hombres que llevan a sus hijxs a las escuelas y guarderías, y las licencias de paternidad para los trabajadores del gobierno, son dos ejemplos.

Existen formas de cuidar diferentes a las que conocemos, en las que el componente emocional tiene una presencia más sana en la relación que se establece entre quien cuida y quien recibe los cuidados. Formas en las que se reconoce y se incentiva la labor que se presta. Y hacia allá estamos caminando.

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor o autora y no necesariamente reflejan la postura oficial de Oxfam México


HISTORIAS RELACIONADAS

Unidas en el colectivo feminista Ovarian Psycos, mujeres que residen en el este de Los Ángeles se apropian de las calles montadas en sus bicicletas para confrontar y combatir la violencia de género

Una rodada y la proyección del documental “Ovarian Psycos” dieron pie a un debate sobre violencia de género y sobre las alternativas para atajarla

Tradicionalmente, las tareas de cuidado del hogar, niñxs, ancianxs y enfermxs se atribuyen a las mujeres y no son valoradas ni por su importancia para la sociedad ni por su aporte a la economía.

Es difícil quizás entender lo que significa el término “piso pegajoso” cuando no has vivido en uno. Las mujeres, en las ciudades y en el campo, universitarias y con educación primaria, todas vivimos en ese piso pegajoso provocado por dobles y triples jornadas de trabajo.

Pensemos en una ingeniera que coordina la construcción de un puente; pues bien, pese a que ella hace exactamente lo mismo que un hombre en las mismas horas de trabajo, es común que gane un 15% menos.

Sembrando la tierra para hacer florecer a la comunidad.

A pesar de que la desigualdad ha disminuido en la mayoría de los países, hasta el día de hoy, América Latina es la región más desigual del mundo. En ella, 29.4% de la población vive en condiciones de pobreza, mostrando así las brechas estructurales de desigualdad en la región.

¿Pueden las redes sociales contribuir con la eliminación de las violencias contra las mujeres y niñas?

¿Cuál es el papel de los hombres agresores en el combate a la violencia contra las mujeres y las niñas?, ¿vale la pena realizar intervenciones con ellos?, ¿cambiar las conductas violentas es posible?.

“Para cambiar las actitudes violentas contra las mujeres, tenemos que trabajar con los hombres. Punto. Si no trabajamos en transformar las masculinidades no vamos a lograr erradicar la violencia contra las mujeres”

La obra de Kahlo ha sido tremendamente prolífera e influida por episodios muy diversos de su vida, como un accidente que la dejaría postrada en una cama durante largo tiempo. Pero si pensamos en quién fue esta artista, sin duda nos viene a la cabeza su aspecto físico. ¿Nos equivocamos?

Los foros y congresos en los que se discuten políticas públicas y normatividad en torno al agua están dominados por hombres. Es hora de cambiar las reglas #AllMalePanel

El concepto de ‘ideología de género’, utilizado como eufemismo, advierte indiscriminadamente de toda suerte de nociones como diversidad, inclusividad y hasta feminismo por ser tabúes.

Por qué las herramientas del amo nunca derribarán la casa del amo

Tengo la impresión de que se piensa que el feminismo es algo concreto e inamovible y se nos olvida que eso es justo lo que no es, que cada una de nosotras es libre de pensar, sentir y actuar el feminismo en su propia configuración, en su propio contexto, en su propio entendimiento. Se nos olvida que es precisamente la diversidad en nosotras, más allá de nuestra trinchera, lo que le da fuerza al movimiento.

No hace mucho tiempo, en un espacio compartido por muchas y diferentes personas, se destapó una discusión importante, urgente, y sobre todo necesaria – una discusión sobre feminismo.

La historia real de una trabajadora del hogar

Aunque el trabajo de cuidados y del hogar requiere habilidades e implica esfuerzo como cualquier oficio, persiste la idea de que no se trata de un trabajo en el sentido estricto y que cualquier persona es capaz de hacerlo

Foro consulta indígena

La iniciativa aprobada por nuestros representantes excusa a los profesionales de la salud de la provisión de la Interrupción Legal del Embarazo cuando contravenga su libertad de conciencia. Una crucifixión de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

La cineasta mexicana Lucía Gajá habla sobre sus razones para filmar un documental sobre violencia doméstica

Con las violaciones a los derechos de Yndira Sandoval, quienes buscan mantener el sistema de violencia e impunidad, quisieron hacernos llegar a las defensoras de los derechos de las mujeres un terrible y amenazante mensaje

La figura de la dispensa vulnera a las y los menores al disminuir la edad fijada para contraer matrimonio y al ser otorgada de manera discrecional sin analizar las afectaciones a la vida de las y los jóvenes caso por caso.

¿Que los concursos de belleza están construidos desde el machismo? Sí, pero ¿se puede dialogar con el machismo? El machismo no tiene argumentos. El feminismo sí. Como feministas tenemos que hablarle a aquello que nos incomoda.

La solidaridad y la hermandad que inundaron la ciudad en los días posteriores al 19 de septiembre, no nos alcanzaron a las mujeres

Para terminar con la desigualdad de género se necesitan acciones globales que nos involucren a todxs

Llega de nuevo el 25 de noviembre, día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer, y seguimos de pie en la arena. De antemano reconocemos la labor de las miles de defensoras y pensadoras, de activistas y lideresas, de enseñantes y cuidadoras, de artistas y trabajadoras que nos han dado razón y espíritu de lucha. Tomamos inspiración de su entrega para reafirmar nuestra calidad de movimiento comprometido con la justicia de género.

A lo largo de toda su vida, en todos los ámbitos en los que se desenvuelven, las mujeres son víctimas de un tipo de violencia distinta a la que experimentan los hombres.

#MeToo presenta revelaciones y plantea importantes cuestionamientos, pero más reveladoras son las respuestas que les estamos dando

Nuestro sector no es ajeno ni indiferente al abuso de poder, pero tampoco está condenado a seguir dándole lugar. Si en algo podemos ser categóricas, es que esto no puede continuar con, ni sin nosotras.

De manera cotidiana violentamos de distintas maneras a mujeres cercanas a nosotros, particularmente nuestras parejas íntimas, sea en términos verbales, emocionales, económicos, físicos y/o sexuales. Desafortunadamente, muchos hombres siguen perpetrando estas violencias día tras día sin cuestionárselo

Quisiera aquí compartir la experiencia sobre una dimensión del Primer Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan que ocurrió casi en silencio… pero fue evidente para quienes quisimos escuchar

En el actual contexto electoral, no hay propuesta mágica. Necesitamos una transformación verdadera, total y feminista de la economía nacional

Primero está mi familia, en segundo lugar mi trabajo y en tercer lugar yo (una siempre piensa en cuidar a los demás antes de cuidarse a sí misma)

La realidad es que ahora, cada que escucho que alguien utiliza el término “madre” en sentido peyorativo, lo noto, se queda en mi cabeza rebotando unos segundos y creo que poco a poco he logrado hacerme consciente de mis palabras y su poder.

¿Cuántas veces hemos escuchado decir que “lo personal es político”?, ¿cuántas veces hemos pensado en el reto que invita esta frase?

Del miedo de ser la siguiente Mara Castilla, surgió la idea de crear un grupo de mujeres en WhatsApp para reportar ubicación y avisar sobre los traslados inseguros, igual que los chats que tenemos con nuestras amigas o nuestras roomies, pero a gran escala.

No es necesario buscar mucho para encontrar programas de revista donde se ridiculiza al género femenino con chistes sexistas, apariciones frívolas, tontas y poco empoderadas

¿Qué nos detiene?, ¿por qué somos tan buenas para hablar por todas y cuando se trata de interiorizar el discurso, se vuelve tan difícil? He empezado por preguntarme cuáles son los momentos en los que he vivido violencia, porque antes de marchar y pronunciarme por las demás, debo reconocer y modificar el contexto que vivo y dejar de normalizar las actitudes que no son normales.

Yo que soy una mujer cisgénero heterosexual, no tuve que salir del clóset. Y sólo eso ya me vuelve privilegiada

El cuidado del hogar y la familia es un acto de amor, pero sobre todo es tiempo y esfuerzo, es trabajo.

La masculinidad tóxica que la mayoría de niños está condenado a replicar, comprende todas esas pequeñas actitudes que hemos construido socialmente y que dictan que los hombres son violentos, con deseos sexuales incontrolables, proveedores y no emocionales

Oxfam pone en marcha en todo el mundo sistemas de protección más sólidos

De pronto las cosas cambiaron, le llegó de golpe la madurez que trae consigo la responsabilidad. Su madre enfermó y como hijo único, debió encargarse de llevarla dos veces por semana al hospital, a las revisiones de rutina para la cirugía de corazón

Después de 13 años de ser madre, no dejo de sentirme agredida, amenazada y vulnerada en muchos sentidos

Les sirven de comer a sus esposos, hijos e hijas y al último, si sobra, comen ellas, si no, atajan el hambre con tacos de sal, más o menos 10 por día

Esta medida es la puerta de entrada a una serie de acciones, políticas públicas y programas enfocados en redignificar, revalorar y redistribuir el trabajo de cuidados, y que implican un compromiso serio y, por supuesto, presupuestos bien etiquetados y definidos para este fin.

Una mujer sin redes de apoyo es un víctima fácil de la violencia de género, dimensionar que vivimos en riesgo constante de ser violentadas, exige que todas nosotras luchemos y estemos juntas, por eso uno de mis propósitos de año nuevo es practicar la sororidad

Que una legisladora, que además es secretaria de la comisión para la igualdad de género del congreso de Veracruz, haya propuesto un toque de queda como medida contra el feminicidio es inverosímil

Una decisión de política que apunta a los hogares como los responsables del cuidado no implica flexibilidad, al contrario, reproduce estereotipos de género y profundiza desigualdades

El 8 de marzo se ha vuelto un emblema de lucha de las mujeres. Desde 2017 se ha convocado a una huelga feminista internacional donde participan mujeres tanto de las ciudades como de las comunidades rurales en al menos 60 países.

Conocí el trabajo de cuidados en la infancia porque cuando mi madre y padre murieron, me tocó cuidar a mi abuelo

Las mujeres tienen que trabajar 105 días más, para ganar lo mismo que los hombres en todo 2018.

Las mujeres tienen que trabajar 105 días más, para ganar lo mismo que los hombres en todo 2018.

Nos hemos comprometido a trabajar por una economía más humana, que funcione para las mujeres. No nos conformamos con incorporar a más de ellas a estructuras económicas que las discriminan y explotan, queremos apoyarlas para cambiar estas estructuras que perpetúan y exacerban la desigualdad

Ocho de cada 10 “ninis” en México son mujeres y no están ociosas, trabajan pero sin paga

Oxfam agradece el informe final de la Comisión Independiente de Alto Nivel sobre Conductas Sexuales Ilícitas, Rendición de Cuentas y Cambio Cultural.

Pienso en la costumbre de que las mujeres tengan que estar en la casa llenándose de hijos y atendiéndolos porque son hombres. Pero gracias a lo que nos enseñan las organizaciones que llegan a la colonia, sabemos que esta vida no tiene que ser así.

Saqué el montón de camisetas de algodón y las puse sobre la lavadora. Empecé a colgarlas en ganchos para tenderlas y vi que tenían manchitas pequeñas, le pasé el dedo a una y se extendió sobre la tela blanca dejando un rastro café. Era mugre, tal cual.

No queda claro cómo el programa cumplirá con las expectativas, dada la complejidad del tema

Parvada concentra sus esfuerzos en asentamientos informales de Jalisco, donde muchas de las mujeres se dedican a labores de limpieza y cuidados para terceras personas, lo que implica enfrentar injusticias y precarización

Del total de mujeres que vivieron violencia física y sexual, 88% no acudió a ninguna institución o autoridad a denunciar o pedir ayuda, principalmente porque desestimaron la importancia del evento, por miedo a las consecuencias o amenazas y por falta de confianza en las autoridades

Cualquier mujer con un trabajo precarizado, incluyendo a las trabajadoras del hogar, puede dar fe de lo cansado y desgastante que es no contar con tiempo para una misma. Siempre están disponibles para el otro, sea el patrón o la familia.

Hemos sido testigos desde hace décadas de una tendencia mundial en la redistribución, en la que una élite escandalosamente rica obtiene su fortuna de las personas más pobres, que a su vez son quienes se encargan del trabajo de cuidados en el mundo

Reconozco los privilegios de los que gozo y lassituaciones que me ponen en una posición de ventaja frente a otras personas, entre ellas, otras mujeres que probablemente no podrán participar en el paro de este lunes.

Siguientes

PASA LA VOZ

Facebook
Twitter
Linkedin
Correo

El cuidado de la familia y el hogar es responsabilidad de todos

Ana Valeria Güémez Graniel

Hombres, Mujeres, Estado, Mercado… para gozar de los beneficios del trabajo doméstico y de cuidados es hora de que la sociedad, en general, lo asumamos como una responsabilidad ¿con qué fin?, con el fin de transformar la actual división sexual del trabajo de manera que tanto hombres como mujeres podamos desarrollar con autonomía y plenitud nuestras vidas personales, laborales y familiares.

¿Amor o trabajo?

El pensamiento socialista ha enfatizado que la tensión esencial que caracteriza a la economía capitalista es la que se da entre los intereses de la clase asalariada y los de la clase capitalista. Así, la lucha por una economía que respete la dignidad humana se ha centrado en transformar las relaciones laborales con el fin de evitar la explotación del uno por el otro.

Han pasado ya más de cuatro décadas desde que Silvia Federici expuso de manera lúcida y contundente, en el manifiesto político Salarios contra el trabajo doméstico (1975), por qué la crítica anterior se queda corta. Una economía respetuosa de los derechos humanos, argumenta la filósofa italo-estadounidense, exige el reconocimiento y la transformación de la manera en la que las mujeres sustentan la economía y la vida familiar.

Lo cierto es que tanto el capitalista como el asalariado se han beneficiado de una fuente de tiempo y energía que, por no moverse ni medirse con dinero, ha quedado invisibilizada. Hablamos del tiempo y energía que las mujeres dedican sin remuneración al cuidado de la familia y el hogar.

El salario por lo menos te reconoce como trabajador, argumenta Federici. En contraste, el trabajo doméstico ha sido visto como una necesidad interna y una aspiración natural de la psique femenina. Lo anterior nos ha hecho creer que nuestro papel como mujeres es no ser reconocidas como trabajadoras, no recibir un salario y ser felices así.

Hoy en día, las mujeres mexicanas de 12 años y más dedican, en promedio, el triple de tiempo que los hombres al trabajo no remunerado en el hogar, pero sólo la mitad del tiempo que ellos le dedican al trabajo remunerado en el mercado laboral (Encuesta Nacional de Uso del Tiempo 2014). La situación anterior implica que, por lo general, las mujeres mexicanas, a diferencia de los hombres, o cargan con una doble jornada laboral (trabajo no remunerado más trabajo remunerado) o se dedican exclusivamente al trabajo no remunerado del hogar.

Con un menor acceso directo a recursos económicos, las mujeres tienen menor capacidad que los hombres de lograr autonomía económica, política y psicológica. Es decir, enfrentan mayores obstáculos para tomar decisiones libres e informadas sobre sus vidas, así como para poder ser y hacer en función de sus propias aspiraciones y deseos.

Las mujeres toman el espacio público: logros y obstáculos

La división sexual del trabajo se está transformando irremediablemente. Desde mediados del siglo pasado, en México, una serie de transformaciones culturales, demográficas y económicas han permitido que las mujeres accedan y se desarrollen en el espacio público.

La urbanización de la sociedad mexicana, con sus respectivas mejoras en educación y salud, permitieron el acceso masivo de las mujeres al sistema educativo y la reducción de la tasa de natalidad. En 1970, las mujeres lograban en promedio 3.7 años de escolaridad y tenían 6.7 hijos. Para 2010, las mujeres lograron en promedio 8.6 años de escolaridad y tuvieron 2.24 hijos (CONAPO 2000; 2010). La responsabilidad de cuidar hogares más pequeños y el mayor logro educativo ha permitido, a su vez, que las mujeres busquen acceder y desarrollarse en el mercado laboral.

A pesar de los logros, los obstáculos a la autonomía económica de la mujer siguen siendo grandes. En 2015, de cada 100 hombres de entre 15 y 64 años, 83 lograron participar en el mercado laboral (Banco Mundial 2018). En contraste, de cada 100 mujeres de la misma edad, solo 47 participaron en el mercado laboral (Banco Mundial 2018). Lo anterior tiene como consecuencia una gran brecha de ingreso entre hombres y mujeres: para el 2013, el ingreso per cápita de los hombres mexicanos más del doble que el ingreso de las mujeres (PNUD 2014).

Además de la menor tasa de participación laboral, la brecha de ingresos también se explica porque las mujeres que ingresan al mercado laboral, ante la responsabilidad del cuidado del hogar y la familia, tienden a concursar menos por puestos que demandan jornadas laborales extensas y a sacrificar la trayectoria profesional por responsabilidades familiares, por lo que tienden a ser discriminadas en lo que respecta a ascensos laborales.

Al hecho de que las mujeres tengan menos oportunidades de acceder a puestos directivos se la ha denominado el techo de cristal. En el caso de Administración Pública Federal mexicana, para el 2017, el techo de cristal fue evidente dado que el mayor número de mujeres se concentra en los puestos de más bajo salario y con los niveles de decisión más limitado (CNDH 2018). Conforme se sube en la jerarquía administrativa, hacia niveles de mayor poder de decisión y responsabilidad, las mujeres se van reduciendo.

Candil de la calle, obscuridad en la casa

Las mujeres han salido al mercado laboral, tanto por necesidad ante la situación de crisis económica que enfrentan las familias mexicanas como por la urgencia de hacerse de recursos económicos y así de autonomía y libertad. Sin embargo, la tendencia inversa no ha ocurrido con la misma fuerza. En promedio, el hombre mexicano sigue actuando bajo la lógica de candil de la calle y obscuridad en la casa.

Las explicaciones son múltiples. La postura culturalista propone que el problema está en el machismo arraigado a nuestra educación. La postura economicista argumenta que es una cuestión de racionalidad. Las familias favorecen que los hombres sean los que salgan al mercado laboral porque ellos tienen las de ganar en ese ámbito y esto no cambiará hasta que no se den incentivos económicos adecuados para fomentar que hombres y mujeres se hagan cargo de la familia y el trabajo más equitativamente. En tanto que las explicaciones organizacionales proponen que lo que se requiere es fomentar un ideal de trabajador que destaque por su integridad en conciliar la vida familiar y laboral, no por dejarlo todo a merced del trabajo.

Todas las explicaciones anteriores aportan un fragmento de verdad. Desde ellas podemos pensar e imaginarnos qué necesitamos transformar como sociedad para que el trabajo de cuidado de la familia y el hogar se distribuya más equitativamente.

La ética de la corresponsabilidad

El cuidado del hogar y la familia es un acto de amor, pero sobre todo es tiempo y esfuerzo, es trabajo. Todos nos beneficiamos de él, sin embargo, son las mujeres las que históricamente han asumido el costo de realizarlo. La democratización del trabajo doméstico y de cuidados en los hogares mexicanos y la autonomía económica de las mujeres empezará a ser posible cuando asumamos una nueva ética de corresponsabilidad, la cual implica que hombres y mujeres así como las familias, el Estado y el Mercado asumamos la responsabilidad compartida de los cuidados y, en consecuencia, actuemos coordinadamente para distribuir de manera equitativa el tiempo y esfuerzo que requieren.

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor o autora y no necesariamente reflejan la postura oficial de Oxfam México


HISTORIAS RELACIONADAS

Unidas en el colectivo feminista Ovarian Psycos, mujeres que residen en el este de Los Ángeles se apropian de las calles montadas en sus bicicletas para confrontar y combatir la violencia de género

Una rodada y la proyección del documental “Ovarian Psycos” dieron pie a un debate sobre violencia de género y sobre las alternativas para atajarla

Tradicionalmente, las tareas de cuidado del hogar, niñxs, ancianxs y enfermxs se atribuyen a las mujeres y no son valoradas ni por su importancia para la sociedad ni por su aporte a la economía.

Es difícil quizás entender lo que significa el término “piso pegajoso” cuando no has vivido en uno. Las mujeres, en las ciudades y en el campo, universitarias y con educación primaria, todas vivimos en ese piso pegajoso provocado por dobles y triples jornadas de trabajo.

Pensemos en una ingeniera que coordina la construcción de un puente; pues bien, pese a que ella hace exactamente lo mismo que un hombre en las mismas horas de trabajo, es común que gane un 15% menos.

Sembrando la tierra para hacer florecer a la comunidad.

A pesar de que la desigualdad ha disminuido en la mayoría de los países, hasta el día de hoy, América Latina es la región más desigual del mundo. En ella, 29.4% de la población vive en condiciones de pobreza, mostrando así las brechas estructurales de desigualdad en la región.

¿Pueden las redes sociales contribuir con la eliminación de las violencias contra las mujeres y niñas?

¿Cuál es el papel de los hombres agresores en el combate a la violencia contra las mujeres y las niñas?, ¿vale la pena realizar intervenciones con ellos?, ¿cambiar las conductas violentas es posible?.

“Para cambiar las actitudes violentas contra las mujeres, tenemos que trabajar con los hombres. Punto. Si no trabajamos en transformar las masculinidades no vamos a lograr erradicar la violencia contra las mujeres”

La obra de Kahlo ha sido tremendamente prolífera e influida por episodios muy diversos de su vida, como un accidente que la dejaría postrada en una cama durante largo tiempo. Pero si pensamos en quién fue esta artista, sin duda nos viene a la cabeza su aspecto físico. ¿Nos equivocamos?

Los foros y congresos en los que se discuten políticas públicas y normatividad en torno al agua están dominados por hombres. Es hora de cambiar las reglas #AllMalePanel

El concepto de ‘ideología de género’, utilizado como eufemismo, advierte indiscriminadamente de toda suerte de nociones como diversidad, inclusividad y hasta feminismo por ser tabúes.

Por qué las herramientas del amo nunca derribarán la casa del amo

Tengo la impresión de que se piensa que el feminismo es algo concreto e inamovible y se nos olvida que eso es justo lo que no es, que cada una de nosotras es libre de pensar, sentir y actuar el feminismo en su propia configuración, en su propio contexto, en su propio entendimiento. Se nos olvida que es precisamente la diversidad en nosotras, más allá de nuestra trinchera, lo que le da fuerza al movimiento.

No hace mucho tiempo, en un espacio compartido por muchas y diferentes personas, se destapó una discusión importante, urgente, y sobre todo necesaria – una discusión sobre feminismo.

La historia real de una trabajadora del hogar

Aunque el trabajo de cuidados y del hogar requiere habilidades e implica esfuerzo como cualquier oficio, persiste la idea de que no se trata de un trabajo en el sentido estricto y que cualquier persona es capaz de hacerlo

Foro consulta indígena

La iniciativa aprobada por nuestros representantes excusa a los profesionales de la salud de la provisión de la Interrupción Legal del Embarazo cuando contravenga su libertad de conciencia. Una crucifixión de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

La cineasta mexicana Lucía Gajá habla sobre sus razones para filmar un documental sobre violencia doméstica

Con las violaciones a los derechos de Yndira Sandoval, quienes buscan mantener el sistema de violencia e impunidad, quisieron hacernos llegar a las defensoras de los derechos de las mujeres un terrible y amenazante mensaje

La figura de la dispensa vulnera a las y los menores al disminuir la edad fijada para contraer matrimonio y al ser otorgada de manera discrecional sin analizar las afectaciones a la vida de las y los jóvenes caso por caso.

¿Que los concursos de belleza están construidos desde el machismo? Sí, pero ¿se puede dialogar con el machismo? El machismo no tiene argumentos. El feminismo sí. Como feministas tenemos que hablarle a aquello que nos incomoda.

La solidaridad y la hermandad que inundaron la ciudad en los días posteriores al 19 de septiembre, no nos alcanzaron a las mujeres

Para terminar con la desigualdad de género se necesitan acciones globales que nos involucren a todxs

Llega de nuevo el 25 de noviembre, día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer, y seguimos de pie en la arena. De antemano reconocemos la labor de las miles de defensoras y pensadoras, de activistas y lideresas, de enseñantes y cuidadoras, de artistas y trabajadoras que nos han dado razón y espíritu de lucha. Tomamos inspiración de su entrega para reafirmar nuestra calidad de movimiento comprometido con la justicia de género.

A lo largo de toda su vida, en todos los ámbitos en los que se desenvuelven, las mujeres son víctimas de un tipo de violencia distinta a la que experimentan los hombres.

#MeToo presenta revelaciones y plantea importantes cuestionamientos, pero más reveladoras son las respuestas que les estamos dando

Nuestro sector no es ajeno ni indiferente al abuso de poder, pero tampoco está condenado a seguir dándole lugar. Si en algo podemos ser categóricas, es que esto no puede continuar con, ni sin nosotras.

De manera cotidiana violentamos de distintas maneras a mujeres cercanas a nosotros, particularmente nuestras parejas íntimas, sea en términos verbales, emocionales, económicos, físicos y/o sexuales. Desafortunadamente, muchos hombres siguen perpetrando estas violencias día tras día sin cuestionárselo

Quisiera aquí compartir la experiencia sobre una dimensión del Primer Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan que ocurrió casi en silencio… pero fue evidente para quienes quisimos escuchar

En el actual contexto electoral, no hay propuesta mágica. Necesitamos una transformación verdadera, total y feminista de la economía nacional

Primero está mi familia, en segundo lugar mi trabajo y en tercer lugar yo (una siempre piensa en cuidar a los demás antes de cuidarse a sí misma)

La realidad es que ahora, cada que escucho que alguien utiliza el término “madre” en sentido peyorativo, lo noto, se queda en mi cabeza rebotando unos segundos y creo que poco a poco he logrado hacerme consciente de mis palabras y su poder.

¿Cuántas veces hemos escuchado decir que “lo personal es político”?, ¿cuántas veces hemos pensado en el reto que invita esta frase?

Del miedo de ser la siguiente Mara Castilla, surgió la idea de crear un grupo de mujeres en WhatsApp para reportar ubicación y avisar sobre los traslados inseguros, igual que los chats que tenemos con nuestras amigas o nuestras roomies, pero a gran escala.

No es necesario buscar mucho para encontrar programas de revista donde se ridiculiza al género femenino con chistes sexistas, apariciones frívolas, tontas y poco empoderadas

¿Qué nos detiene?, ¿por qué somos tan buenas para hablar por todas y cuando se trata de interiorizar el discurso, se vuelve tan difícil? He empezado por preguntarme cuáles son los momentos en los que he vivido violencia, porque antes de marchar y pronunciarme por las demás, debo reconocer y modificar el contexto que vivo y dejar de normalizar las actitudes que no son normales.

Yo que soy una mujer cisgénero heterosexual, no tuve que salir del clóset. Y sólo eso ya me vuelve privilegiada

Existen formas de cuidar diferentes a las que conocemos, en las que el componente emocional tiene una presencia más sana en la relación que se establece entre quien cuida y quien recibe los cuidados. Formas en las que se reconoce y se incentiva la labor que se presta.

La masculinidad tóxica que la mayoría de niños está condenado a replicar, comprende todas esas pequeñas actitudes que hemos construido socialmente y que dictan que los hombres son violentos, con deseos sexuales incontrolables, proveedores y no emocionales

Oxfam pone en marcha en todo el mundo sistemas de protección más sólidos

De pronto las cosas cambiaron, le llegó de golpe la madurez que trae consigo la responsabilidad. Su madre enfermó y como hijo único, debió encargarse de llevarla dos veces por semana al hospital, a las revisiones de rutina para la cirugía de corazón

Después de 13 años de ser madre, no dejo de sentirme agredida, amenazada y vulnerada en muchos sentidos

Les sirven de comer a sus esposos, hijos e hijas y al último, si sobra, comen ellas, si no, atajan el hambre con tacos de sal, más o menos 10 por día

Esta medida es la puerta de entrada a una serie de acciones, políticas públicas y programas enfocados en redignificar, revalorar y redistribuir el trabajo de cuidados, y que implican un compromiso serio y, por supuesto, presupuestos bien etiquetados y definidos para este fin.

Una mujer sin redes de apoyo es un víctima fácil de la violencia de género, dimensionar que vivimos en riesgo constante de ser violentadas, exige que todas nosotras luchemos y estemos juntas, por eso uno de mis propósitos de año nuevo es practicar la sororidad

Que una legisladora, que además es secretaria de la comisión para la igualdad de género del congreso de Veracruz, haya propuesto un toque de queda como medida contra el feminicidio es inverosímil

Una decisión de política que apunta a los hogares como los responsables del cuidado no implica flexibilidad, al contrario, reproduce estereotipos de género y profundiza desigualdades

El 8 de marzo se ha vuelto un emblema de lucha de las mujeres. Desde 2017 se ha convocado a una huelga feminista internacional donde participan mujeres tanto de las ciudades como de las comunidades rurales en al menos 60 países.

Conocí el trabajo de cuidados en la infancia porque cuando mi madre y padre murieron, me tocó cuidar a mi abuelo

Las mujeres tienen que trabajar 105 días más, para ganar lo mismo que los hombres en todo 2018.

Las mujeres tienen que trabajar 105 días más, para ganar lo mismo que los hombres en todo 2018.

Nos hemos comprometido a trabajar por una economía más humana, que funcione para las mujeres. No nos conformamos con incorporar a más de ellas a estructuras económicas que las discriminan y explotan, queremos apoyarlas para cambiar estas estructuras que perpetúan y exacerban la desigualdad

Ocho de cada 10 “ninis” en México son mujeres y no están ociosas, trabajan pero sin paga

Oxfam agradece el informe final de la Comisión Independiente de Alto Nivel sobre Conductas Sexuales Ilícitas, Rendición de Cuentas y Cambio Cultural.

Pienso en la costumbre de que las mujeres tengan que estar en la casa llenándose de hijos y atendiéndolos porque son hombres. Pero gracias a lo que nos enseñan las organizaciones que llegan a la colonia, sabemos que esta vida no tiene que ser así.

Saqué el montón de camisetas de algodón y las puse sobre la lavadora. Empecé a colgarlas en ganchos para tenderlas y vi que tenían manchitas pequeñas, le pasé el dedo a una y se extendió sobre la tela blanca dejando un rastro café. Era mugre, tal cual.

No queda claro cómo el programa cumplirá con las expectativas, dada la complejidad del tema

Parvada concentra sus esfuerzos en asentamientos informales de Jalisco, donde muchas de las mujeres se dedican a labores de limpieza y cuidados para terceras personas, lo que implica enfrentar injusticias y precarización

Del total de mujeres que vivieron violencia física y sexual, 88% no acudió a ninguna institución o autoridad a denunciar o pedir ayuda, principalmente porque desestimaron la importancia del evento, por miedo a las consecuencias o amenazas y por falta de confianza en las autoridades

Cualquier mujer con un trabajo precarizado, incluyendo a las trabajadoras del hogar, puede dar fe de lo cansado y desgastante que es no contar con tiempo para una misma. Siempre están disponibles para el otro, sea el patrón o la familia.

Hemos sido testigos desde hace décadas de una tendencia mundial en la redistribución, en la que una élite escandalosamente rica obtiene su fortuna de las personas más pobres, que a su vez son quienes se encargan del trabajo de cuidados en el mundo

Reconozco los privilegios de los que gozo y lassituaciones que me ponen en una posición de ventaja frente a otras personas, entre ellas, otras mujeres que probablemente no podrán participar en el paro de este lunes.

Siguientes

PASA LA VOZ

Facebook
Twitter
Linkedin
Correo

Un día que no termina nunca

Mary Cruz Hernández

Vie, 07/20/2018 - 00:00

Son casi las nueve de la mañana, estás por salir y dirigirte a tu madriguera Godínez, suena la puerta, es ella con sus pasos pequeños, los reconocerías a distancia. Saluda, le contestas de prisa y le encomiendas una lista de “tareas” que son urgentes: lavar la ropa que has echado en la lavadora, comprar la comida de Bimba que ya se quedó sin croquetas, estar al pendiente de que “los del agua” dejen los garrafones, descongelar los filetes para la comida. No es necesario que tome nota, te conoce desde hace 10 años, quizá más. A sus más de 40 tiene muy buena memoria.

Comienza por la pila de trastes que hay en el fregadero, ayer cenaste un poco de pasta, pizza y cerveza, eso delatan los restos.

¿Y cómo es él? ¿En qué lugar se enamoró de ti? ¿De dónde es? ¿A qué dedica el tiempo libre? José Luis Perales la acompaña a ordenar la sala, mientras pone la lavadora en ciclo delicado. Para entonces son alrededor de las once y no ha desayunado, así que entra a la cocina para coger una pieza de pan tostado, un poco de café, y seguir puliendo.

El timbre suena, baja el volumen y se dirige a la puerta. Son “los del agua”. Intercambian algunas palabras mientras ella intenta contener a Bimba para que pare los ladridos y no se lance contra el joven que entra cargando el garrafón.

Las cinco con diez, marca el reloj que te trajo tu prima de su último viaje, ella sale corriendo a la esquina esperando que su amiga de las quesadillas le haya guardado su pedido de cada ocho días, sabe que a esas horas no puede darse el lujo de volver a manchar la estufa y ensuciar trastes, y además esta semana no has podido hacer las compras y no queda mucho en la despensa.

A su regreso hace una escala en el Oxxo, medio kilogramo de Pedigree razas pequeñas y un refresco de cola, muy frío.

Los siguientes mejores 20 minutos del día tienen sabor a gordita de chicharrón con salsa roja, y ese pequeño banco tan reducido a su valor funcional, toma otro significado para sus pies pequeños y cansados.

Vasos, cucharas, platos, la escoba, el trapeador, ese líquido con olor a lavanda; todo ha quedado en su sitio. Abre el cajón de la cocina, ese donde sabe que encontrará lo equivalente al costo de un paquete de pañales para su nieta, leche en polvo y con suerte los pasajes del día siguiente.

Ha caído la tarde. Es momento de tomar las llaves, respirar y agarrar fuerza para enfrentar el trayecto de regreso. Casi veinte estaciones de metro, dos transbordes, un camión, una caminata de 10 minutos apresurando el paso para pasar la calle oscura. Dos horas en total y la jornada no ha terminado.

Al llegar a su casa encuentra trastes en la tarja y el bote de la ropa sucia a reventar. Para esa mujer de manos resecas, el trabajo no se acaba nunca. Once con once, miran el reloj, tú deseas que se posponga la reunión de mañana porque sabes que no tienes el informe completo. Ella espera completar la semana con lo que encuentre en los demás cajones de las demás cocinas.

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor o autora y no necesariamente reflejan la postura oficial de Oxfam México


HISTORIAS RELACIONADAS

Unidas en el colectivo feminista Ovarian Psycos, mujeres que residen en el este de Los Ángeles se apropian de las calles montadas en sus bicicletas para confrontar y combatir la violencia de género

Una rodada y la proyección del documental “Ovarian Psycos” dieron pie a un debate sobre violencia de género y sobre las alternativas para atajarla

Tradicionalmente, las tareas de cuidado del hogar, niñxs, ancianxs y enfermxs se atribuyen a las mujeres y no son valoradas ni por su importancia para la sociedad ni por su aporte a la economía.

Es difícil quizás entender lo que significa el término “piso pegajoso” cuando no has vivido en uno. Las mujeres, en las ciudades y en el campo, universitarias y con educación primaria, todas vivimos en ese piso pegajoso provocado por dobles y triples jornadas de trabajo.

Pensemos en una ingeniera que coordina la construcción de un puente; pues bien, pese a que ella hace exactamente lo mismo que un hombre en las mismas horas de trabajo, es común que gane un 15% menos.

Sembrando la tierra para hacer florecer a la comunidad.

A pesar de que la desigualdad ha disminuido en la mayoría de los países, hasta el día de hoy, América Latina es la región más desigual del mundo. En ella, 29.4% de la población vive en condiciones de pobreza, mostrando así las brechas estructurales de desigualdad en la región.

¿Pueden las redes sociales contribuir con la eliminación de las violencias contra las mujeres y niñas?

¿Cuál es el papel de los hombres agresores en el combate a la violencia contra las mujeres y las niñas?, ¿vale la pena realizar intervenciones con ellos?, ¿cambiar las conductas violentas es posible?.

“Para cambiar las actitudes violentas contra las mujeres, tenemos que trabajar con los hombres. Punto. Si no trabajamos en transformar las masculinidades no vamos a lograr erradicar la violencia contra las mujeres”

La obra de Kahlo ha sido tremendamente prolífera e influida por episodios muy diversos de su vida, como un accidente que la dejaría postrada en una cama durante largo tiempo. Pero si pensamos en quién fue esta artista, sin duda nos viene a la cabeza su aspecto físico. ¿Nos equivocamos?

Los foros y congresos en los que se discuten políticas públicas y normatividad en torno al agua están dominados por hombres. Es hora de cambiar las reglas #AllMalePanel

El concepto de ‘ideología de género’, utilizado como eufemismo, advierte indiscriminadamente de toda suerte de nociones como diversidad, inclusividad y hasta feminismo por ser tabúes.

Por qué las herramientas del amo nunca derribarán la casa del amo

Tengo la impresión de que se piensa que el feminismo es algo concreto e inamovible y se nos olvida que eso es justo lo que no es, que cada una de nosotras es libre de pensar, sentir y actuar el feminismo en su propia configuración, en su propio contexto, en su propio entendimiento. Se nos olvida que es precisamente la diversidad en nosotras, más allá de nuestra trinchera, lo que le da fuerza al movimiento.

No hace mucho tiempo, en un espacio compartido por muchas y diferentes personas, se destapó una discusión importante, urgente, y sobre todo necesaria – una discusión sobre feminismo.

La historia real de una trabajadora del hogar

Aunque el trabajo de cuidados y del hogar requiere habilidades e implica esfuerzo como cualquier oficio, persiste la idea de que no se trata de un trabajo en el sentido estricto y que cualquier persona es capaz de hacerlo

Foro consulta indígena

La iniciativa aprobada por nuestros representantes excusa a los profesionales de la salud de la provisión de la Interrupción Legal del Embarazo cuando contravenga su libertad de conciencia. Una crucifixión de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

La cineasta mexicana Lucía Gajá habla sobre sus razones para filmar un documental sobre violencia doméstica

Con las violaciones a los derechos de Yndira Sandoval, quienes buscan mantener el sistema de violencia e impunidad, quisieron hacernos llegar a las defensoras de los derechos de las mujeres un terrible y amenazante mensaje

La figura de la dispensa vulnera a las y los menores al disminuir la edad fijada para contraer matrimonio y al ser otorgada de manera discrecional sin analizar las afectaciones a la vida de las y los jóvenes caso por caso.

¿Que los concursos de belleza están construidos desde el machismo? Sí, pero ¿se puede dialogar con el machismo? El machismo no tiene argumentos. El feminismo sí. Como feministas tenemos que hablarle a aquello que nos incomoda.

La solidaridad y la hermandad que inundaron la ciudad en los días posteriores al 19 de septiembre, no nos alcanzaron a las mujeres

Para terminar con la desigualdad de género se necesitan acciones globales que nos involucren a todxs

Llega de nuevo el 25 de noviembre, día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer, y seguimos de pie en la arena. De antemano reconocemos la labor de las miles de defensoras y pensadoras, de activistas y lideresas, de enseñantes y cuidadoras, de artistas y trabajadoras que nos han dado razón y espíritu de lucha. Tomamos inspiración de su entrega para reafirmar nuestra calidad de movimiento comprometido con la justicia de género.

A lo largo de toda su vida, en todos los ámbitos en los que se desenvuelven, las mujeres son víctimas de un tipo de violencia distinta a la que experimentan los hombres.

#MeToo presenta revelaciones y plantea importantes cuestionamientos, pero más reveladoras son las respuestas que les estamos dando

Nuestro sector no es ajeno ni indiferente al abuso de poder, pero tampoco está condenado a seguir dándole lugar. Si en algo podemos ser categóricas, es que esto no puede continuar con, ni sin nosotras.

De manera cotidiana violentamos de distintas maneras a mujeres cercanas a nosotros, particularmente nuestras parejas íntimas, sea en términos verbales, emocionales, económicos, físicos y/o sexuales. Desafortunadamente, muchos hombres siguen perpetrando estas violencias día tras día sin cuestionárselo

Quisiera aquí compartir la experiencia sobre una dimensión del Primer Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan que ocurrió casi en silencio… pero fue evidente para quienes quisimos escuchar

En el actual contexto electoral, no hay propuesta mágica. Necesitamos una transformación verdadera, total y feminista de la economía nacional

Primero está mi familia, en segundo lugar mi trabajo y en tercer lugar yo (una siempre piensa en cuidar a los demás antes de cuidarse a sí misma)

La realidad es que ahora, cada que escucho que alguien utiliza el término “madre” en sentido peyorativo, lo noto, se queda en mi cabeza rebotando unos segundos y creo que poco a poco he logrado hacerme consciente de mis palabras y su poder.

¿Cuántas veces hemos escuchado decir que “lo personal es político”?, ¿cuántas veces hemos pensado en el reto que invita esta frase?

Del miedo de ser la siguiente Mara Castilla, surgió la idea de crear un grupo de mujeres en WhatsApp para reportar ubicación y avisar sobre los traslados inseguros, igual que los chats que tenemos con nuestras amigas o nuestras roomies, pero a gran escala.

No es necesario buscar mucho para encontrar programas de revista donde se ridiculiza al género femenino con chistes sexistas, apariciones frívolas, tontas y poco empoderadas

¿Qué nos detiene?, ¿por qué somos tan buenas para hablar por todas y cuando se trata de interiorizar el discurso, se vuelve tan difícil? He empezado por preguntarme cuáles son los momentos en los que he vivido violencia, porque antes de marchar y pronunciarme por las demás, debo reconocer y modificar el contexto que vivo y dejar de normalizar las actitudes que no son normales.

Yo que soy una mujer cisgénero heterosexual, no tuve que salir del clóset. Y sólo eso ya me vuelve privilegiada

El cuidado del hogar y la familia es un acto de amor, pero sobre todo es tiempo y esfuerzo, es trabajo.

Existen formas de cuidar diferentes a las que conocemos, en las que el componente emocional tiene una presencia más sana en la relación que se establece entre quien cuida y quien recibe los cuidados. Formas en las que se reconoce y se incentiva la labor que se presta.

La masculinidad tóxica que la mayoría de niños está condenado a replicar, comprende todas esas pequeñas actitudes que hemos construido socialmente y que dictan que los hombres son violentos, con deseos sexuales incontrolables, proveedores y no emocionales

Oxfam pone en marcha en todo el mundo sistemas de protección más sólidos

De pronto las cosas cambiaron, le llegó de golpe la madurez que trae consigo la responsabilidad. Su madre enfermó y como hijo único, debió encargarse de llevarla dos veces por semana al hospital, a las revisiones de rutina para la cirugía de corazón

Después de 13 años de ser madre, no dejo de sentirme agredida, amenazada y vulnerada en muchos sentidos

Les sirven de comer a sus esposos, hijos e hijas y al último, si sobra, comen ellas, si no, atajan el hambre con tacos de sal, más o menos 10 por día

Esta medida es la puerta de entrada a una serie de acciones, políticas públicas y programas enfocados en redignificar, revalorar y redistribuir el trabajo de cuidados, y que implican un compromiso serio y, por supuesto, presupuestos bien etiquetados y definidos para este fin.

Una mujer sin redes de apoyo es un víctima fácil de la violencia de género, dimensionar que vivimos en riesgo constante de ser violentadas, exige que todas nosotras luchemos y estemos juntas, por eso uno de mis propósitos de año nuevo es practicar la sororidad

Que una legisladora, que además es secretaria de la comisión para la igualdad de género del congreso de Veracruz, haya propuesto un toque de queda como medida contra el feminicidio es inverosímil

Una decisión de política que apunta a los hogares como los responsables del cuidado no implica flexibilidad, al contrario, reproduce estereotipos de género y profundiza desigualdades

El 8 de marzo se ha vuelto un emblema de lucha de las mujeres. Desde 2017 se ha convocado a una huelga feminista internacional donde participan mujeres tanto de las ciudades como de las comunidades rurales en al menos 60 países.

Conocí el trabajo de cuidados en la infancia porque cuando mi madre y padre murieron, me tocó cuidar a mi abuelo

Las mujeres tienen que trabajar 105 días más, para ganar lo mismo que los hombres en todo 2018.

Las mujeres tienen que trabajar 105 días más, para ganar lo mismo que los hombres en todo 2018.

Nos hemos comprometido a trabajar por una economía más humana, que funcione para las mujeres. No nos conformamos con incorporar a más de ellas a estructuras económicas que las discriminan y explotan, queremos apoyarlas para cambiar estas estructuras que perpetúan y exacerban la desigualdad

Ocho de cada 10 “ninis” en México son mujeres y no están ociosas, trabajan pero sin paga

Oxfam agradece el informe final de la Comisión Independiente de Alto Nivel sobre Conductas Sexuales Ilícitas, Rendición de Cuentas y Cambio Cultural.

Pienso en la costumbre de que las mujeres tengan que estar en la casa llenándose de hijos y atendiéndolos porque son hombres. Pero gracias a lo que nos enseñan las organizaciones que llegan a la colonia, sabemos que esta vida no tiene que ser así.

Saqué el montón de camisetas de algodón y las puse sobre la lavadora. Empecé a colgarlas en ganchos para tenderlas y vi que tenían manchitas pequeñas, le pasé el dedo a una y se extendió sobre la tela blanca dejando un rastro café. Era mugre, tal cual.

No queda claro cómo el programa cumplirá con las expectativas, dada la complejidad del tema

Parvada concentra sus esfuerzos en asentamientos informales de Jalisco, donde muchas de las mujeres se dedican a labores de limpieza y cuidados para terceras personas, lo que implica enfrentar injusticias y precarización

Del total de mujeres que vivieron violencia física y sexual, 88% no acudió a ninguna institución o autoridad a denunciar o pedir ayuda, principalmente porque desestimaron la importancia del evento, por miedo a las consecuencias o amenazas y por falta de confianza en las autoridades

Cualquier mujer con un trabajo precarizado, incluyendo a las trabajadoras del hogar, puede dar fe de lo cansado y desgastante que es no contar con tiempo para una misma. Siempre están disponibles para el otro, sea el patrón o la familia.

Hemos sido testigos desde hace décadas de una tendencia mundial en la redistribución, en la que una élite escandalosamente rica obtiene su fortuna de las personas más pobres, que a su vez son quienes se encargan del trabajo de cuidados en el mundo

Reconozco los privilegios de los que gozo y lassituaciones que me ponen en una posición de ventaja frente a otras personas, entre ellas, otras mujeres que probablemente no podrán participar en el paro de este lunes.

Siguientes

PASA LA VOZ

Facebook
Twitter
Linkedin
Correo

Acoso ¿yo?

Mariana Alvarado

Coordinadora de Medios

Lun, 06/25/2018 - 00:00

Las denuncias públicas de múltiples casos de acoso, violencia contra las mujeres, feminicidios y la gran cantidad de “feminismos” que tecleamos en los buscadores, han hecho que la palabra feminismo cada vez se escuche más y más. De hecho, para el diccionario Merriam-Webster, la palabra del 2017 fue “feminismo”.

Pero esto no es sólo una tendencia, es el reflejo de que vivimos una época de cambio. Somos la generación que está dejando atrás el rol impuesto a las mujeres de sólo cuidar la casa, criar bebés y ser calladitas y bonitas. Somos las antagonistas del “detrás de un gran hombre, siempre hay una gran mujer”.

El feminismo no es sólo caminar en banda por nuestros derechos, significa modificar la estructura social que no nos beneficia, que permite la impunidad y que nos sigue matando.

En México, pocas personas públicas se han atrevido a hablar: Karla Souza, Paola Núñez o Stephanie Sigma lo hicieron y más allá de fomentar la reflexión y la denuncia, han sido cuestionadas y rudamente juzgadas.

¿Por qué agredir en lugar de actuar?, ¿por qué importa tanto la forma y no el fondo?, ¿por qué la conversación se enfrasca en nombres y tiempos, y no en los hechos?

La reflexión a la que siempre llego después de nuestras #órbitasfeministas es ¿qué nos detiene?, ¿por qué somos tan buenas para hablar por todas y cuando se trata de interiorizar el discurso, se vuelve tan difícil?

He empezado por preguntarme cuáles son los momentos en los que he vivido violencia, porque antes de marchar y pronunciarme por las demás, debo reconocer y modificar el contexto que vivo y dejar de normalizar las actitudes que no son normales.

Por eso:

  • Me pronuncio por las veces que me negaron un trabajo por ser mujer y por haber “cometido el error” de mencionar que quiero casarme o tener hijos. Y por las veces que acepté a gritos y sombrerazos las “indicaciones” de mis ex jefes y no lo denuncié por miedo a que me corrieran.
  • Me pronuncio por todas las veces que me han silbado en la calle y porque mejor lo ignoro antes de enfrentarlo; y por la vez que iba caminando hacia la estación del metro Chabacano a plena luz del día y a un tipo se le hizo buena idea meterme la mano en la entrepierna y luego salir corriendo.
  • Me pronuncio por el momento en el que me avergoncé y responsabilicé por darle posada a un amigo y que él lo considerara una oportunidad para manosearme sin mi consentimiento, o también cuando justifiqué “por amor”, que mi novio definiera nuestro cariño por la cantidad y calidad de nuestros encuentros sexuales.
  • Me pronuncio porque no me alejé del sujeto que me demostraba su amor a golpes y gritos porque éramos muy pasionales, al grado de que un día tuve que hablarle a la patrulla para que dejara de seguirme -obviamente lo dejaron ir-. Aún hoy me reprocho por no haberlo hecho público, pues ahora sé que podría hacerlo con su actual pareja.

Comparto el sentimiento de las mujeres que dan su testimonio aunque hayan pasado muchos años de los sucesos. Entiendo cuán difícil resulta nombrar y señalar a quienes se han sentido con la total libertad e impunidad para hacer lo que les venga en gana.

Escribirlo es sumamente difícil. Leer y escuchar la reacción de lxs demás es peor. Lxs invito a todxs a que antes de juzgar, hagan un ejercicio de conciencia y se pregunten: Acoso ¿yo?

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor o autora y no necesariamente reflejan la postura oficial de Oxfam México


HISTORIAS RELACIONADAS

Unidas en el colectivo feminista Ovarian Psycos, mujeres que residen en el este de Los Ángeles se apropian de las calles montadas en sus bicicletas para confrontar y combatir la violencia de género

Una rodada y la proyección del documental “Ovarian Psycos” dieron pie a un debate sobre violencia de género y sobre las alternativas para atajarla

Tradicionalmente, las tareas de cuidado del hogar, niñxs, ancianxs y enfermxs se atribuyen a las mujeres y no son valoradas ni por su importancia para la sociedad ni por su aporte a la economía.

Es difícil quizás entender lo que significa el término “piso pegajoso” cuando no has vivido en uno. Las mujeres, en las ciudades y en el campo, universitarias y con educación primaria, todas vivimos en ese piso pegajoso provocado por dobles y triples jornadas de trabajo.

Pensemos en una ingeniera que coordina la construcción de un puente; pues bien, pese a que ella hace exactamente lo mismo que un hombre en las mismas horas de trabajo, es común que gane un 15% menos.

Sembrando la tierra para hacer florecer a la comunidad.

A pesar de que la desigualdad ha disminuido en la mayoría de los países, hasta el día de hoy, América Latina es la región más desigual del mundo. En ella, 29.4% de la población vive en condiciones de pobreza, mostrando así las brechas estructurales de desigualdad en la región.

¿Pueden las redes sociales contribuir con la eliminación de las violencias contra las mujeres y niñas?

¿Cuál es el papel de los hombres agresores en el combate a la violencia contra las mujeres y las niñas?, ¿vale la pena realizar intervenciones con ellos?, ¿cambiar las conductas violentas es posible?.

“Para cambiar las actitudes violentas contra las mujeres, tenemos que trabajar con los hombres. Punto. Si no trabajamos en transformar las masculinidades no vamos a lograr erradicar la violencia contra las mujeres”

La obra de Kahlo ha sido tremendamente prolífera e influida por episodios muy diversos de su vida, como un accidente que la dejaría postrada en una cama durante largo tiempo. Pero si pensamos en quién fue esta artista, sin duda nos viene a la cabeza su aspecto físico. ¿Nos equivocamos?

Los foros y congresos en los que se discuten políticas públicas y normatividad en torno al agua están dominados por hombres. Es hora de cambiar las reglas #AllMalePanel

El concepto de ‘ideología de género’, utilizado como eufemismo, advierte indiscriminadamente de toda suerte de nociones como diversidad, inclusividad y hasta feminismo por ser tabúes.

Por qué las herramientas del amo nunca derribarán la casa del amo

Tengo la impresión de que se piensa que el feminismo es algo concreto e inamovible y se nos olvida que eso es justo lo que no es, que cada una de nosotras es libre de pensar, sentir y actuar el feminismo en su propia configuración, en su propio contexto, en su propio entendimiento. Se nos olvida que es precisamente la diversidad en nosotras, más allá de nuestra trinchera, lo que le da fuerza al movimiento.

No hace mucho tiempo, en un espacio compartido por muchas y diferentes personas, se destapó una discusión importante, urgente, y sobre todo necesaria – una discusión sobre feminismo.

La historia real de una trabajadora del hogar

Aunque el trabajo de cuidados y del hogar requiere habilidades e implica esfuerzo como cualquier oficio, persiste la idea de que no se trata de un trabajo en el sentido estricto y que cualquier persona es capaz de hacerlo

Foro consulta indígena

La iniciativa aprobada por nuestros representantes excusa a los profesionales de la salud de la provisión de la Interrupción Legal del Embarazo cuando contravenga su libertad de conciencia. Una crucifixión de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

La cineasta mexicana Lucía Gajá habla sobre sus razones para filmar un documental sobre violencia doméstica

Con las violaciones a los derechos de Yndira Sandoval, quienes buscan mantener el sistema de violencia e impunidad, quisieron hacernos llegar a las defensoras de los derechos de las mujeres un terrible y amenazante mensaje

La figura de la dispensa vulnera a las y los menores al disminuir la edad fijada para contraer matrimonio y al ser otorgada de manera discrecional sin analizar las afectaciones a la vida de las y los jóvenes caso por caso.

¿Que los concursos de belleza están construidos desde el machismo? Sí, pero ¿se puede dialogar con el machismo? El machismo no tiene argumentos. El feminismo sí. Como feministas tenemos que hablarle a aquello que nos incomoda.

La solidaridad y la hermandad que inundaron la ciudad en los días posteriores al 19 de septiembre, no nos alcanzaron a las mujeres

Para terminar con la desigualdad de género se necesitan acciones globales que nos involucren a todxs

Llega de nuevo el 25 de noviembre, día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer, y seguimos de pie en la arena. De antemano reconocemos la labor de las miles de defensoras y pensadoras, de activistas y lideresas, de enseñantes y cuidadoras, de artistas y trabajadoras que nos han dado razón y espíritu de lucha. Tomamos inspiración de su entrega para reafirmar nuestra calidad de movimiento comprometido con la justicia de género.

A lo largo de toda su vida, en todos los ámbitos en los que se desenvuelven, las mujeres son víctimas de un tipo de violencia distinta a la que experimentan los hombres.

#MeToo presenta revelaciones y plantea importantes cuestionamientos, pero más reveladoras son las respuestas que les estamos dando

Nuestro sector no es ajeno ni indiferente al abuso de poder, pero tampoco está condenado a seguir dándole lugar. Si en algo podemos ser categóricas, es que esto no puede continuar con, ni sin nosotras.

De manera cotidiana violentamos de distintas maneras a mujeres cercanas a nosotros, particularmente nuestras parejas íntimas, sea en términos verbales, emocionales, económicos, físicos y/o sexuales. Desafortunadamente, muchos hombres siguen perpetrando estas violencias día tras día sin cuestionárselo

Quisiera aquí compartir la experiencia sobre una dimensión del Primer Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan que ocurrió casi en silencio… pero fue evidente para quienes quisimos escuchar

En el actual contexto electoral, no hay propuesta mágica. Necesitamos una transformación verdadera, total y feminista de la economía nacional

Primero está mi familia, en segundo lugar mi trabajo y en tercer lugar yo (una siempre piensa en cuidar a los demás antes de cuidarse a sí misma)

La realidad es que ahora, cada que escucho que alguien utiliza el término “madre” en sentido peyorativo, lo noto, se queda en mi cabeza rebotando unos segundos y creo que poco a poco he logrado hacerme consciente de mis palabras y su poder.

¿Cuántas veces hemos escuchado decir que “lo personal es político”?, ¿cuántas veces hemos pensado en el reto que invita esta frase?

Del miedo de ser la siguiente Mara Castilla, surgió la idea de crear un grupo de mujeres en WhatsApp para reportar ubicación y avisar sobre los traslados inseguros, igual que los chats que tenemos con nuestras amigas o nuestras roomies, pero a gran escala.

No es necesario buscar mucho para encontrar programas de revista donde se ridiculiza al género femenino con chistes sexistas, apariciones frívolas, tontas y poco empoderadas

Yo que soy una mujer cisgénero heterosexual, no tuve que salir del clóset. Y sólo eso ya me vuelve privilegiada

El cuidado del hogar y la familia es un acto de amor, pero sobre todo es tiempo y esfuerzo, es trabajo.

Existen formas de cuidar diferentes a las que conocemos, en las que el componente emocional tiene una presencia más sana en la relación que se establece entre quien cuida y quien recibe los cuidados. Formas en las que se reconoce y se incentiva la labor que se presta.

La masculinidad tóxica que la mayoría de niños está condenado a replicar, comprende todas esas pequeñas actitudes que hemos construido socialmente y que dictan que los hombres son violentos, con deseos sexuales incontrolables, proveedores y no emocionales

Oxfam pone en marcha en todo el mundo sistemas de protección más sólidos

De pronto las cosas cambiaron, le llegó de golpe la madurez que trae consigo la responsabilidad. Su madre enfermó y como hijo único, debió encargarse de llevarla dos veces por semana al hospital, a las revisiones de rutina para la cirugía de corazón

Después de 13 años de ser madre, no dejo de sentirme agredida, amenazada y vulnerada en muchos sentidos

Les sirven de comer a sus esposos, hijos e hijas y al último, si sobra, comen ellas, si no, atajan el hambre con tacos de sal, más o menos 10 por día

Esta medida es la puerta de entrada a una serie de acciones, políticas públicas y programas enfocados en redignificar, revalorar y redistribuir el trabajo de cuidados, y que implican un compromiso serio y, por supuesto, presupuestos bien etiquetados y definidos para este fin.

Una mujer sin redes de apoyo es un víctima fácil de la violencia de género, dimensionar que vivimos en riesgo constante de ser violentadas, exige que todas nosotras luchemos y estemos juntas, por eso uno de mis propósitos de año nuevo es practicar la sororidad

Que una legisladora, que además es secretaria de la comisión para la igualdad de género del congreso de Veracruz, haya propuesto un toque de queda como medida contra el feminicidio es inverosímil

Una decisión de política que apunta a los hogares como los responsables del cuidado no implica flexibilidad, al contrario, reproduce estereotipos de género y profundiza desigualdades

El 8 de marzo se ha vuelto un emblema de lucha de las mujeres. Desde 2017 se ha convocado a una huelga feminista internacional donde participan mujeres tanto de las ciudades como de las comunidades rurales en al menos 60 países.

Conocí el trabajo de cuidados en la infancia porque cuando mi madre y padre murieron, me tocó cuidar a mi abuelo

Las mujeres tienen que trabajar 105 días más, para ganar lo mismo que los hombres en todo 2018.

Las mujeres tienen que trabajar 105 días más, para ganar lo mismo que los hombres en todo 2018.

Nos hemos comprometido a trabajar por una economía más humana, que funcione para las mujeres. No nos conformamos con incorporar a más de ellas a estructuras económicas que las discriminan y explotan, queremos apoyarlas para cambiar estas estructuras que perpetúan y exacerban la desigualdad

Ocho de cada 10 “ninis” en México son mujeres y no están ociosas, trabajan pero sin paga

Oxfam agradece el informe final de la Comisión Independiente de Alto Nivel sobre Conductas Sexuales Ilícitas, Rendición de Cuentas y Cambio Cultural.

Pienso en la costumbre de que las mujeres tengan que estar en la casa llenándose de hijos y atendiéndolos porque son hombres. Pero gracias a lo que nos enseñan las organizaciones que llegan a la colonia, sabemos que esta vida no tiene que ser así.

Saqué el montón de camisetas de algodón y las puse sobre la lavadora. Empecé a colgarlas en ganchos para tenderlas y vi que tenían manchitas pequeñas, le pasé el dedo a una y se extendió sobre la tela blanca dejando un rastro café. Era mugre, tal cual.

No queda claro cómo el programa cumplirá con las expectativas, dada la complejidad del tema

Parvada concentra sus esfuerzos en asentamientos informales de Jalisco, donde muchas de las mujeres se dedican a labores de limpieza y cuidados para terceras personas, lo que implica enfrentar injusticias y precarización

Del total de mujeres que vivieron violencia física y sexual, 88% no acudió a ninguna institución o autoridad a denunciar o pedir ayuda, principalmente porque desestimaron la importancia del evento, por miedo a las consecuencias o amenazas y por falta de confianza en las autoridades

Cualquier mujer con un trabajo precarizado, incluyendo a las trabajadoras del hogar, puede dar fe de lo cansado y desgastante que es no contar con tiempo para una misma. Siempre están disponibles para el otro, sea el patrón o la familia.

Hemos sido testigos desde hace décadas de una tendencia mundial en la redistribución, en la que una élite escandalosamente rica obtiene su fortuna de las personas más pobres, que a su vez son quienes se encargan del trabajo de cuidados en el mundo

Reconozco los privilegios de los que gozo y lassituaciones que me ponen en una posición de ventaja frente a otras personas, entre ellas, otras mujeres que probablemente no podrán participar en el paro de este lunes.

Siguientes

PASA LA VOZ

Facebook
Twitter
Linkedin
Correo

Los privilegios de no tener que salir del clóset

Paloma Villanueva

Coordinadora de Contenidos

Vie, 06/22/2018 - 13:44

Luisa Almaguer ha salido del clóset tres veces a lo largo de sus 26 años de vida. Sí, tres.

En nuestra última Órbita Feminista, Luisa nos compartió que a los 14 años, cuando pensaba que era un chico gay, agarró valor para enfrentar a su familia y explicarles que le gustaban los chicos. Fue su primera salida del clóset y la peor, porque tuvo que enfrentar a un padre profundamente machista que respondió violentamente.

A los 20 años, descubrió con ayuda de Google que no era un hombre homosexual, sino una mujer trans. El tratamiento hormonal y la transición para pasar de ser hombre a ser mujer fue el segundo momento en que dejó el clóset.

Y finalmente, seis años después, cuando estaba ya lista para someterse a una vaginoplastia que culminaría su transición, Luisa salió del clóset por tercera vez.

“Este año me relacioné sexoafectivamente con un hombre trans y me di cuenta de que había muchas más posibilidades que ser una mujer heteronormada con una visión binaria de las personas. Eso me cambió otra vez el chip. Hoy me siento atraída por múltiples corporalidades”, nos dijo.

[Por si perdiste el hilo como yo cuando escuché a Luisa hablar por primera vez, abro estos corchetes para explicar que, al decir que no quiere ser una mujer “heteronormada”, Luisa se refería que no le interesa encajar en el estereotipo de la mujer femenina, delicada, linda -y con vulva- que se siente atraída por los hombres -con pene-, y al rechazar lo “binario” se refería a que no todas las personas se identifican a sí mismas como hombres, ni tampoco como mujeres].

Cristina, quien también compartía el espacio, nos contó que ella salió del clóset a los 15 años, pero “la volvieron a meter”. En su familia le dijeron que la atracción por las chicas seguro “era una etapa pasajera” y por un tiempo lo creyó, así que tuvo que salir del clóset por segunda vez y para siempre cuando ya tenía más de 20 años. John nos dijo que para él, salir del clóset fue fácil porque su familia parecía saberlo desde tiempo atrás, así que al descubrir que se había estado equivocando al tener novias en vez de novios, simplemente empezó a tomar de la mano a las personas correctas.

Yo que soy una mujer cisgénero heterosexual [cisgénero porque me identifico con el sexo que me fue asignado al nacer y heterosexual porque me atrae el sexo opuesto] no tuve que salir del clóset. Y sólo eso ya me vuelve privilegiada [el simple hecho de no pertenecer a ninguno de los colectivos albergados en el acrónimo LGBTTTIQA+ me representa una ventaja].

Soy privilegiada porque no perdí mi trabajo como Mónica, una mujer trans quien vivió como hombre la mayor parte de su vida y al llevar a cabo su transición fue despedida de su empleo en una escuela de inglés y hoy tiene que dar clases particulares en un coworking porque al acudir a entrevistas de trabajo enfrenta preguntas como “¿y te vistes de mujer todos los días?”; una muestra de la discriminación que obliga a las personas trans a aceptar trabajos precarios, no porque no tengan competencias profesionales, sino porque las personas empleadoras les excluyen y discriminan.

Y sobre todo, soy privilegiada porque mi vida nunca ha estado en riesgo a causa de mi identidad de género o mi orientación sexual. Las 381 personas que fueron asesinadas de 2013 a 2017 en México por esas razones, no tuvieron esa ventaja.

Para Luisa, salir del clóset ha representado libertad y gozo, por eso en nuestra charla de Órbita Feminista nos deseó “muchas salidas del clóset”, pero también nos contó que va a acudir a la marcha de este sábado caracterizada como la Virgen del Sexo, su personaje para ASCO Media, porque para muchas personas en nuestro país salir del clóset significa ser violentadas, abusadas, discriminadas e incluso asesinadas.

Quienes tenemos la ventaja de no enfrentar estos riesgos por las mismas razones, somos responsables de actuar para que no sea más un privilegio nuestro, sino una garantía de derechos para todas las personas.

Enseñemos a los niños y niñas de nuestras familias que todas las personas somos distintas y que eso nos enriquece, impulsemos políticas incluyentes con la comunidad LGBTTTIQA+ en nuestros trabajos, exijamos a nuestros gobiernos que garanticen servicios educativos y de salud no discriminatorios y de calidad para todas las personas.

Acompañemos este sábado la edición 40 de la Marcha del Orgullo y la Dignidad LGBTTTI en la Ciudad de México y soñemos con un país sin clósets.

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor o autora y no necesariamente reflejan la postura oficial de Oxfam México


HISTORIAS RELACIONADAS

Unidas en el colectivo feminista Ovarian Psycos, mujeres que residen en el este de Los Ángeles se apropian de las calles montadas en sus bicicletas para confrontar y combatir la violencia de género

Una rodada y la proyección del documental “Ovarian Psycos” dieron pie a un debate sobre violencia de género y sobre las alternativas para atajarla

Tradicionalmente, las tareas de cuidado del hogar, niñxs, ancianxs y enfermxs se atribuyen a las mujeres y no son valoradas ni por su importancia para la sociedad ni por su aporte a la economía.

Es difícil quizás entender lo que significa el término “piso pegajoso” cuando no has vivido en uno. Las mujeres, en las ciudades y en el campo, universitarias y con educación primaria, todas vivimos en ese piso pegajoso provocado por dobles y triples jornadas de trabajo.

Pensemos en una ingeniera que coordina la construcción de un puente; pues bien, pese a que ella hace exactamente lo mismo que un hombre en las mismas horas de trabajo, es común que gane un 15% menos.

Sembrando la tierra para hacer florecer a la comunidad.

A pesar de que la desigualdad ha disminuido en la mayoría de los países, hasta el día de hoy, América Latina es la región más desigual del mundo. En ella, 29.4% de la población vive en condiciones de pobreza, mostrando así las brechas estructurales de desigualdad en la región.

¿Pueden las redes sociales contribuir con la eliminación de las violencias contra las mujeres y niñas?

¿Cuál es el papel de los hombres agresores en el combate a la violencia contra las mujeres y las niñas?, ¿vale la pena realizar intervenciones con ellos?, ¿cambiar las conductas violentas es posible?.

“Para cambiar las actitudes violentas contra las mujeres, tenemos que trabajar con los hombres. Punto. Si no trabajamos en transformar las masculinidades no vamos a lograr erradicar la violencia contra las mujeres”

La obra de Kahlo ha sido tremendamente prolífera e influida por episodios muy diversos de su vida, como un accidente que la dejaría postrada en una cama durante largo tiempo. Pero si pensamos en quién fue esta artista, sin duda nos viene a la cabeza su aspecto físico. ¿Nos equivocamos?

Los foros y congresos en los que se discuten políticas públicas y normatividad en torno al agua están dominados por hombres. Es hora de cambiar las reglas #AllMalePanel

El concepto de ‘ideología de género’, utilizado como eufemismo, advierte indiscriminadamente de toda suerte de nociones como diversidad, inclusividad y hasta feminismo por ser tabúes.

Por qué las herramientas del amo nunca derribarán la casa del amo

Tengo la impresión de que se piensa que el feminismo es algo concreto e inamovible y se nos olvida que eso es justo lo que no es, que cada una de nosotras es libre de pensar, sentir y actuar el feminismo en su propia configuración, en su propio contexto, en su propio entendimiento. Se nos olvida que es precisamente la diversidad en nosotras, más allá de nuestra trinchera, lo que le da fuerza al movimiento.

No hace mucho tiempo, en un espacio compartido por muchas y diferentes personas, se destapó una discusión importante, urgente, y sobre todo necesaria – una discusión sobre feminismo.

La historia real de una trabajadora del hogar

Aunque el trabajo de cuidados y del hogar requiere habilidades e implica esfuerzo como cualquier oficio, persiste la idea de que no se trata de un trabajo en el sentido estricto y que cualquier persona es capaz de hacerlo

Foro consulta indígena

La iniciativa aprobada por nuestros representantes excusa a los profesionales de la salud de la provisión de la Interrupción Legal del Embarazo cuando contravenga su libertad de conciencia. Una crucifixión de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

La cineasta mexicana Lucía Gajá habla sobre sus razones para filmar un documental sobre violencia doméstica

Con las violaciones a los derechos de Yndira Sandoval, quienes buscan mantener el sistema de violencia e impunidad, quisieron hacernos llegar a las defensoras de los derechos de las mujeres un terrible y amenazante mensaje

La figura de la dispensa vulnera a las y los menores al disminuir la edad fijada para contraer matrimonio y al ser otorgada de manera discrecional sin analizar las afectaciones a la vida de las y los jóvenes caso por caso.

¿Que los concursos de belleza están construidos desde el machismo? Sí, pero ¿se puede dialogar con el machismo? El machismo no tiene argumentos. El feminismo sí. Como feministas tenemos que hablarle a aquello que nos incomoda.

La solidaridad y la hermandad que inundaron la ciudad en los días posteriores al 19 de septiembre, no nos alcanzaron a las mujeres

Para terminar con la desigualdad de género se necesitan acciones globales que nos involucren a todxs

Llega de nuevo el 25 de noviembre, día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer, y seguimos de pie en la arena. De antemano reconocemos la labor de las miles de defensoras y pensadoras, de activistas y lideresas, de enseñantes y cuidadoras, de artistas y trabajadoras que nos han dado razón y espíritu de lucha. Tomamos inspiración de su entrega para reafirmar nuestra calidad de movimiento comprometido con la justicia de género.

A lo largo de toda su vida, en todos los ámbitos en los que se desenvuelven, las mujeres son víctimas de un tipo de violencia distinta a la que experimentan los hombres.

#MeToo presenta revelaciones y plantea importantes cuestionamientos, pero más reveladoras son las respuestas que les estamos dando

Nuestro sector no es ajeno ni indiferente al abuso de poder, pero tampoco está condenado a seguir dándole lugar. Si en algo podemos ser categóricas, es que esto no puede continuar con, ni sin nosotras.

De manera cotidiana violentamos de distintas maneras a mujeres cercanas a nosotros, particularmente nuestras parejas íntimas, sea en términos verbales, emocionales, económicos, físicos y/o sexuales. Desafortunadamente, muchos hombres siguen perpetrando estas violencias día tras día sin cuestionárselo

Quisiera aquí compartir la experiencia sobre una dimensión del Primer Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan que ocurrió casi en silencio… pero fue evidente para quienes quisimos escuchar

En el actual contexto electoral, no hay propuesta mágica. Necesitamos una transformación verdadera, total y feminista de la economía nacional

Primero está mi familia, en segundo lugar mi trabajo y en tercer lugar yo (una siempre piensa en cuidar a los demás antes de cuidarse a sí misma)

La realidad es que ahora, cada que escucho que alguien utiliza el término “madre” en sentido peyorativo, lo noto, se queda en mi cabeza rebotando unos segundos y creo que poco a poco he logrado hacerme consciente de mis palabras y su poder.

¿Cuántas veces hemos escuchado decir que “lo personal es político”?, ¿cuántas veces hemos pensado en el reto que invita esta frase?

Del miedo de ser la siguiente Mara Castilla, surgió la idea de crear un grupo de mujeres en WhatsApp para reportar ubicación y avisar sobre los traslados inseguros, igual que los chats que tenemos con nuestras amigas o nuestras roomies, pero a gran escala.

No es necesario buscar mucho para encontrar programas de revista donde se ridiculiza al género femenino con chistes sexistas, apariciones frívolas, tontas y poco empoderadas

¿Qué nos detiene?, ¿por qué somos tan buenas para hablar por todas y cuando se trata de interiorizar el discurso, se vuelve tan difícil? He empezado por preguntarme cuáles son los momentos en los que he vivido violencia, porque antes de marchar y pronunciarme por las demás, debo reconocer y modificar el contexto que vivo y dejar de normalizar las actitudes que no son normales.

El cuidado del hogar y la familia es un acto de amor, pero sobre todo es tiempo y esfuerzo, es trabajo.

Existen formas de cuidar diferentes a las que conocemos, en las que el componente emocional tiene una presencia más sana en la relación que se establece entre quien cuida y quien recibe los cuidados. Formas en las que se reconoce y se incentiva la labor que se presta.

La masculinidad tóxica que la mayoría de niños está condenado a replicar, comprende todas esas pequeñas actitudes que hemos construido socialmente y que dictan que los hombres son violentos, con deseos sexuales incontrolables, proveedores y no emocionales

Oxfam pone en marcha en todo el mundo sistemas de protección más sólidos

De pronto las cosas cambiaron, le llegó de golpe la madurez que trae consigo la responsabilidad. Su madre enfermó y como hijo único, debió encargarse de llevarla dos veces por semana al hospital, a las revisiones de rutina para la cirugía de corazón

Después de 13 años de ser madre, no dejo de sentirme agredida, amenazada y vulnerada en muchos sentidos

Les sirven de comer a sus esposos, hijos e hijas y al último, si sobra, comen ellas, si no, atajan el hambre con tacos de sal, más o menos 10 por día

Esta medida es la puerta de entrada a una serie de acciones, políticas públicas y programas enfocados en redignificar, revalorar y redistribuir el trabajo de cuidados, y que implican un compromiso serio y, por supuesto, presupuestos bien etiquetados y definidos para este fin.

Una mujer sin redes de apoyo es un víctima fácil de la violencia de género, dimensionar que vivimos en riesgo constante de ser violentadas, exige que todas nosotras luchemos y estemos juntas, por eso uno de mis propósitos de año nuevo es practicar la sororidad

Que una legisladora, que además es secretaria de la comisión para la igualdad de género del congreso de Veracruz, haya propuesto un toque de queda como medida contra el feminicidio es inverosímil

Una decisión de política que apunta a los hogares como los responsables del cuidado no implica flexibilidad, al contrario, reproduce estereotipos de género y profundiza desigualdades

El 8 de marzo se ha vuelto un emblema de lucha de las mujeres. Desde 2017 se ha convocado a una huelga feminista internacional donde participan mujeres tanto de las ciudades como de las comunidades rurales en al menos 60 países.

Conocí el trabajo de cuidados en la infancia porque cuando mi madre y padre murieron, me tocó cuidar a mi abuelo

Las mujeres tienen que trabajar 105 días más, para ganar lo mismo que los hombres en todo 2018.

Las mujeres tienen que trabajar 105 días más, para ganar lo mismo que los hombres en todo 2018.

Nos hemos comprometido a trabajar por una economía más humana, que funcione para las mujeres. No nos conformamos con incorporar a más de ellas a estructuras económicas que las discriminan y explotan, queremos apoyarlas para cambiar estas estructuras que perpetúan y exacerban la desigualdad

Ocho de cada 10 “ninis” en México son mujeres y no están ociosas, trabajan pero sin paga

Oxfam agradece el informe final de la Comisión Independiente de Alto Nivel sobre Conductas Sexuales Ilícitas, Rendición de Cuentas y Cambio Cultural.

Pienso en la costumbre de que las mujeres tengan que estar en la casa llenándose de hijos y atendiéndolos porque son hombres. Pero gracias a lo que nos enseñan las organizaciones que llegan a la colonia, sabemos que esta vida no tiene que ser así.

Saqué el montón de camisetas de algodón y las puse sobre la lavadora. Empecé a colgarlas en ganchos para tenderlas y vi que tenían manchitas pequeñas, le pasé el dedo a una y se extendió sobre la tela blanca dejando un rastro café. Era mugre, tal cual.

No queda claro cómo el programa cumplirá con las expectativas, dada la complejidad del tema

Parvada concentra sus esfuerzos en asentamientos informales de Jalisco, donde muchas de las mujeres se dedican a labores de limpieza y cuidados para terceras personas, lo que implica enfrentar injusticias y precarización

Del total de mujeres que vivieron violencia física y sexual, 88% no acudió a ninguna institución o autoridad a denunciar o pedir ayuda, principalmente porque desestimaron la importancia del evento, por miedo a las consecuencias o amenazas y por falta de confianza en las autoridades

Cualquier mujer con un trabajo precarizado, incluyendo a las trabajadoras del hogar, puede dar fe de lo cansado y desgastante que es no contar con tiempo para una misma. Siempre están disponibles para el otro, sea el patrón o la familia.

Hemos sido testigos desde hace décadas de una tendencia mundial en la redistribución, en la que una élite escandalosamente rica obtiene su fortuna de las personas más pobres, que a su vez son quienes se encargan del trabajo de cuidados en el mundo

Reconozco los privilegios de los que gozo y lassituaciones que me ponen en una posición de ventaja frente a otras personas, entre ellas, otras mujeres que probablemente no podrán participar en el paro de este lunes.

Siguientes

PASA LA VOZ

Facebook
Twitter
Linkedin
Correo

Grupos de WhatsApp que salvan vidas

Paloma Villanueva

Coordinadora de Contenidos

Jue, 06/07/2018 - 00:00

1:45 AM Me acabo de subir al UBER afuera del bar, ya voy a mi casa

1:46 AM OK. Con cuidado

2:00 AM ¿Todo bien?

2:02 AM Sí, ya casi llego

2:11 AM Ya estoy en mi casa. Gracias. Descansa

Todas tenemos alguna conversación como ésta en el chat de WhatsApp, porque todas hemos sentido miedo de no llegar a casa luego de una noche de fiesta.

Las mujeres que vivimos en México sabemos que la autoridad es incapaz de garantizarnos seguridad, que si alguien nos violenta, no va a enfrentar ninguna consecuencia porque, aunque haya denuncia, no habrá investigación y además se nos culpará porque nos pusimos un vestido corto, porque íbamos borrachas o porque salimos de fiesta solas.

Las mujeres sabemos que tenemos que cuidarnos entre nosotras. Y eso hacemos.

Luego del feminicidio de Mara Castilla, quien fue violada y asesinada por el conductor de Cabify que debía llevarla a su casa, miles de mujeres salieron a la calle en distintas ciudades para protestar y exigir justicia. Citlali Murillo participó en una de esas protestas en Guadalajara.

“No nos conocíamos pero compartíamos la misma rabia. Fue muy fuerte porque cualquiera de nosotras pudo haber sido Mara. Todas hemos salido a fiestear y todas nos hemos emborrachado, pero para Mara eso significó tortura sexual y asesinato”, me contó Citlali en un encuentro con activistas tapatías, al que acudí con colegas de Oxfam México.

Del miedo de ser la siguiente Mara, surgió la idea de crear un grupo de mujeres en WhatsApp para reportar ubicación y avisar sobre los traslados inseguros, igual que los chats que tenemos con nuestras amigas o nuestras roomies, pero a gran escala.

Citlali me agregó a ese grupo, que se llama “Seguridad mujeres” y tiene 114 participantes.

Las reglas son sencillas: sólo lo usamos para compartir ubicaciones o traslados en tiempo real, o para reportar situaciones en las que nos sentimos inseguras o vulnerables; no juzgamos ni criticamos y nos mantenemos pendientes de que las demás lleguen a salvo.

Ir sentada en el asiento trasero de un UBER en la madrugada, con el celular en la mano para no perder de vista la ruta que debe seguir el conductor, y sentirte acompañada virtualmente por más de una centena de mujeres, se llama sororidad; que es esa actitud de abrazar a la otra -física o virtualmente- y escucharla, creerle, apoyarla...en este caso, cuidarla, porque es mujer como tú.

En el grupo, además, no faltan quienes responden a dudas sobre cómo hacer una ficha para reportar a una persona desaparecida, teléfonos y lugares para presentar una denuncia, o información de organizaciones que brindan asesoría y acompañamiento.

Sí. Las mujeres nos cuidamos entre nosotras y sabemos que estrategias como ésta pueden salvar vidas, pero yo tengo claro que esto no es suficiente. Los mensajes que se comparten en el grupo son apenas una muestra de la tremenda violencia que enfrentamos. La mayoría son sobre ubicaciones o traslados, pero apenas a un mes de haberme integrado al grupo, me enteré de dos jóvenes mujeres y una niña de 9 años desaparecidas, de otras dos mujeres que estaban en riesgo en sus propias casas y de una más que estaba siendo acosada sexualmente por su jefe.

La violencia de género está tan desbordada, que, como dice Citlali, “en México las mujeres tenemos uniforme y toque de queda. Nos autocensuramos para sobrevivir”.

Ideas no nos faltan para cuidarnos y defendernos, sé de mujeres que toman cursos de Krav Maga para enfrentar a quien intente agredirlas, otras que diseñan servilletas para detectar si te pusieron droga en la bebida y otras más como Citlali, que crean grupos en WhatsApp para cuidar de las demás y de sí mismas durante sus traslados.

Lo que nos falta son autoridades que desquiten el sueldo que reciben de nuestros impuestos, policías que nos cuiden en vez de vernos el trasero y chiflarnos cuando vamos caminando por la calle, ministerios públicos que trabajen con perspectiva de género en vez de revictimizarnos, jueces y juezas que se pongan a trabajar, o sea, a hacer justicia.

Es verdad que cuando eres víctima de una agresión o un delito, sólo presentar la denuncia es una pesadilla, pero no podemos aflojar el paso. Tenemos que seguir presentándonos ante la autoridad para exigir justicia, tenemos que seguir saliendo a la calle cada 25 de noviembre y acabarnos la garganta gritando los nombres de las víctimas de feminicidio; y tenemos que marcar en las boletas electorales los nombres de más mujeres, porque al parecer hace falta haber sentido miedo genuino de ser violada y asesinada en un traslado nocturno a tu casa, para tomar acción y garantizar un país en el que, quien violente a una mujer, enfrente muy severas consecuencias por ello.

Imagen miniatura tomada de http://cadenaser.com/ser/2017/02/27/ciencia/1488184683_196565.html el 5 de junio de 2018 a las 16:16 hrs


Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor o autora y no necesariamente reflejan la postura oficial de Oxfam México


HISTORIAS RELACIONADAS

Unidas en el colectivo feminista Ovarian Psycos, mujeres que residen en el este de Los Ángeles se apropian de las calles montadas en sus bicicletas para confrontar y combatir la violencia de género

Una rodada y la proyección del documental “Ovarian Psycos” dieron pie a un debate sobre violencia de género y sobre las alternativas para atajarla

Tradicionalmente, las tareas de cuidado del hogar, niñxs, ancianxs y enfermxs se atribuyen a las mujeres y no son valoradas ni por su importancia para la sociedad ni por su aporte a la economía.

Es difícil quizás entender lo que significa el término “piso pegajoso” cuando no has vivido en uno. Las mujeres, en las ciudades y en el campo, universitarias y con educación primaria, todas vivimos en ese piso pegajoso provocado por dobles y triples jornadas de trabajo.

Pensemos en una ingeniera que coordina la construcción de un puente; pues bien, pese a que ella hace exactamente lo mismo que un hombre en las mismas horas de trabajo, es común que gane un 15% menos.

Sembrando la tierra para hacer florecer a la comunidad.

A pesar de que la desigualdad ha disminuido en la mayoría de los países, hasta el día de hoy, América Latina es la región más desigual del mundo. En ella, 29.4% de la población vive en condiciones de pobreza, mostrando así las brechas estructurales de desigualdad en la región.

¿Pueden las redes sociales contribuir con la eliminación de las violencias contra las mujeres y niñas?

¿Cuál es el papel de los hombres agresores en el combate a la violencia contra las mujeres y las niñas?, ¿vale la pena realizar intervenciones con ellos?, ¿cambiar las conductas violentas es posible?.

“Para cambiar las actitudes violentas contra las mujeres, tenemos que trabajar con los hombres. Punto. Si no trabajamos en transformar las masculinidades no vamos a lograr erradicar la violencia contra las mujeres”

La obra de Kahlo ha sido tremendamente prolífera e influida por episodios muy diversos de su vida, como un accidente que la dejaría postrada en una cama durante largo tiempo. Pero si pensamos en quién fue esta artista, sin duda nos viene a la cabeza su aspecto físico. ¿Nos equivocamos?

Los foros y congresos en los que se discuten políticas públicas y normatividad en torno al agua están dominados por hombres. Es hora de cambiar las reglas #AllMalePanel

El concepto de ‘ideología de género’, utilizado como eufemismo, advierte indiscriminadamente de toda suerte de nociones como diversidad, inclusividad y hasta feminismo por ser tabúes.

Por qué las herramientas del amo nunca derribarán la casa del amo

Tengo la impresión de que se piensa que el feminismo es algo concreto e inamovible y se nos olvida que eso es justo lo que no es, que cada una de nosotras es libre de pensar, sentir y actuar el feminismo en su propia configuración, en su propio contexto, en su propio entendimiento. Se nos olvida que es precisamente la diversidad en nosotras, más allá de nuestra trinchera, lo que le da fuerza al movimiento.

No hace mucho tiempo, en un espacio compartido por muchas y diferentes personas, se destapó una discusión importante, urgente, y sobre todo necesaria – una discusión sobre feminismo.

La historia real de una trabajadora del hogar

Aunque el trabajo de cuidados y del hogar requiere habilidades e implica esfuerzo como cualquier oficio, persiste la idea de que no se trata de un trabajo en el sentido estricto y que cualquier persona es capaz de hacerlo

Foro consulta indígena

La iniciativa aprobada por nuestros representantes excusa a los profesionales de la salud de la provisión de la Interrupción Legal del Embarazo cuando contravenga su libertad de conciencia. Una crucifixión de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

La cineasta mexicana Lucía Gajá habla sobre sus razones para filmar un documental sobre violencia doméstica

Con las violaciones a los derechos de Yndira Sandoval, quienes buscan mantener el sistema de violencia e impunidad, quisieron hacernos llegar a las defensoras de los derechos de las mujeres un terrible y amenazante mensaje

La figura de la dispensa vulnera a las y los menores al disminuir la edad fijada para contraer matrimonio y al ser otorgada de manera discrecional sin analizar las afectaciones a la vida de las y los jóvenes caso por caso.

¿Que los concursos de belleza están construidos desde el machismo? Sí, pero ¿se puede dialogar con el machismo? El machismo no tiene argumentos. El feminismo sí. Como feministas tenemos que hablarle a aquello que nos incomoda.

La solidaridad y la hermandad que inundaron la ciudad en los días posteriores al 19 de septiembre, no nos alcanzaron a las mujeres

Para terminar con la desigualdad de género se necesitan acciones globales que nos involucren a todxs

Llega de nuevo el 25 de noviembre, día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer, y seguimos de pie en la arena. De antemano reconocemos la labor de las miles de defensoras y pensadoras, de activistas y lideresas, de enseñantes y cuidadoras, de artistas y trabajadoras que nos han dado razón y espíritu de lucha. Tomamos inspiración de su entrega para reafirmar nuestra calidad de movimiento comprometido con la justicia de género.

A lo largo de toda su vida, en todos los ámbitos en los que se desenvuelven, las mujeres son víctimas de un tipo de violencia distinta a la que experimentan los hombres.

#MeToo presenta revelaciones y plantea importantes cuestionamientos, pero más reveladoras son las respuestas que les estamos dando

Nuestro sector no es ajeno ni indiferente al abuso de poder, pero tampoco está condenado a seguir dándole lugar. Si en algo podemos ser categóricas, es que esto no puede continuar con, ni sin nosotras.

De manera cotidiana violentamos de distintas maneras a mujeres cercanas a nosotros, particularmente nuestras parejas íntimas, sea en términos verbales, emocionales, económicos, físicos y/o sexuales. Desafortunadamente, muchos hombres siguen perpetrando estas violencias día tras día sin cuestionárselo

Quisiera aquí compartir la experiencia sobre una dimensión del Primer Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan que ocurrió casi en silencio… pero fue evidente para quienes quisimos escuchar

En el actual contexto electoral, no hay propuesta mágica. Necesitamos una transformación verdadera, total y feminista de la economía nacional

Primero está mi familia, en segundo lugar mi trabajo y en tercer lugar yo (una siempre piensa en cuidar a los demás antes de cuidarse a sí misma)

La realidad es que ahora, cada que escucho que alguien utiliza el término “madre” en sentido peyorativo, lo noto, se queda en mi cabeza rebotando unos segundos y creo que poco a poco he logrado hacerme consciente de mis palabras y su poder.

¿Cuántas veces hemos escuchado decir que “lo personal es político”?, ¿cuántas veces hemos pensado en el reto que invita esta frase?

No es necesario buscar mucho para encontrar programas de revista donde se ridiculiza al género femenino con chistes sexistas, apariciones frívolas, tontas y poco empoderadas

¿Qué nos detiene?, ¿por qué somos tan buenas para hablar por todas y cuando se trata de interiorizar el discurso, se vuelve tan difícil? He empezado por preguntarme cuáles son los momentos en los que he vivido violencia, porque antes de marchar y pronunciarme por las demás, debo reconocer y modificar el contexto que vivo y dejar de normalizar las actitudes que no son normales.

Yo que soy una mujer cisgénero heterosexual, no tuve que salir del clóset. Y sólo eso ya me vuelve privilegiada

El cuidado del hogar y la familia es un acto de amor, pero sobre todo es tiempo y esfuerzo, es trabajo.

Existen formas de cuidar diferentes a las que conocemos, en las que el componente emocional tiene una presencia más sana en la relación que se establece entre quien cuida y quien recibe los cuidados. Formas en las que se reconoce y se incentiva la labor que se presta.

La masculinidad tóxica que la mayoría de niños está condenado a replicar, comprende todas esas pequeñas actitudes que hemos construido socialmente y que dictan que los hombres son violentos, con deseos sexuales incontrolables, proveedores y no emocionales

Oxfam pone en marcha en todo el mundo sistemas de protección más sólidos

De pronto las cosas cambiaron, le llegó de golpe la madurez que trae consigo la responsabilidad. Su madre enfermó y como hijo único, debió encargarse de llevarla dos veces por semana al hospital, a las revisiones de rutina para la cirugía de corazón

Después de 13 años de ser madre, no dejo de sentirme agredida, amenazada y vulnerada en muchos sentidos

Les sirven de comer a sus esposos, hijos e hijas y al último, si sobra, comen ellas, si no, atajan el hambre con tacos de sal, más o menos 10 por día

Esta medida es la puerta de entrada a una serie de acciones, políticas públicas y programas enfocados en redignificar, revalorar y redistribuir el trabajo de cuidados, y que implican un compromiso serio y, por supuesto, presupuestos bien etiquetados y definidos para este fin.

Una mujer sin redes de apoyo es un víctima fácil de la violencia de género, dimensionar que vivimos en riesgo constante de ser violentadas, exige que todas nosotras luchemos y estemos juntas, por eso uno de mis propósitos de año nuevo es practicar la sororidad

Que una legisladora, que además es secretaria de la comisión para la igualdad de género del congreso de Veracruz, haya propuesto un toque de queda como medida contra el feminicidio es inverosímil

Una decisión de política que apunta a los hogares como los responsables del cuidado no implica flexibilidad, al contrario, reproduce estereotipos de género y profundiza desigualdades

El 8 de marzo se ha vuelto un emblema de lucha de las mujeres. Desde 2017 se ha convocado a una huelga feminista internacional donde participan mujeres tanto de las ciudades como de las comunidades rurales en al menos 60 países.

Conocí el trabajo de cuidados en la infancia porque cuando mi madre y padre murieron, me tocó cuidar a mi abuelo

Las mujeres tienen que trabajar 105 días más, para ganar lo mismo que los hombres en todo 2018.

Las mujeres tienen que trabajar 105 días más, para ganar lo mismo que los hombres en todo 2018.

Nos hemos comprometido a trabajar por una economía más humana, que funcione para las mujeres. No nos conformamos con incorporar a más de ellas a estructuras económicas que las discriminan y explotan, queremos apoyarlas para cambiar estas estructuras que perpetúan y exacerban la desigualdad

Ocho de cada 10 “ninis” en México son mujeres y no están ociosas, trabajan pero sin paga

Oxfam agradece el informe final de la Comisión Independiente de Alto Nivel sobre Conductas Sexuales Ilícitas, Rendición de Cuentas y Cambio Cultural.

Pienso en la costumbre de que las mujeres tengan que estar en la casa llenándose de hijos y atendiéndolos porque son hombres. Pero gracias a lo que nos enseñan las organizaciones que llegan a la colonia, sabemos que esta vida no tiene que ser así.

Saqué el montón de camisetas de algodón y las puse sobre la lavadora. Empecé a colgarlas en ganchos para tenderlas y vi que tenían manchitas pequeñas, le pasé el dedo a una y se extendió sobre la tela blanca dejando un rastro café. Era mugre, tal cual.

No queda claro cómo el programa cumplirá con las expectativas, dada la complejidad del tema

Parvada concentra sus esfuerzos en asentamientos informales de Jalisco, donde muchas de las mujeres se dedican a labores de limpieza y cuidados para terceras personas, lo que implica enfrentar injusticias y precarización

Del total de mujeres que vivieron violencia física y sexual, 88% no acudió a ninguna institución o autoridad a denunciar o pedir ayuda, principalmente porque desestimaron la importancia del evento, por miedo a las consecuencias o amenazas y por falta de confianza en las autoridades

Cualquier mujer con un trabajo precarizado, incluyendo a las trabajadoras del hogar, puede dar fe de lo cansado y desgastante que es no contar con tiempo para una misma. Siempre están disponibles para el otro, sea el patrón o la familia.

Hemos sido testigos desde hace décadas de una tendencia mundial en la redistribución, en la que una élite escandalosamente rica obtiene su fortuna de las personas más pobres, que a su vez son quienes se encargan del trabajo de cuidados en el mundo

Reconozco los privilegios de los que gozo y lassituaciones que me ponen en una posición de ventaja frente a otras personas, entre ellas, otras mujeres que probablemente no podrán participar en el paro de este lunes.

Siguientes

PASA LA VOZ

Facebook
Twitter
Linkedin
Correo

Hablar derecho(s), sin rodeos

Kim Piaget

Asesora de Justicia de Género

Jue, 05/31/2018 - 00:00

¿Cuántas veces hemos escuchado decir que “lo personal es político”?, ¿cuántas veces hemos pensado en el reto que invita esta frase?

Hay diferentes formas de capturar el concepto de que, como personas, no vivimos aisladas unxs de otrxs. Para muchas feministas, ‘lo personal es polìtico’ ha sido un mantra que conecta la experiencia personal con la común, y que hace sentido de la estructura que la define. La frase frecuentemente reta la despolitización de problemáticas cuando éstas se califican como las fallas individuales de grupos marginados y lejanas preocupaciones del electorado más privilegiado.

La lejanía de candidatxs aspirantes ha sido evidente en la falta y debilidad de posicionamientos ante temas clave de la agenda de derechos: un candidato se refugia en la retórica diciendo que sus valores son los propios, que éstos se viven y no se politizan, otro dice que hay una sola visión y el resto son ‘zonzadas’. También está quien declara derechos como modas y peligros para la vida pública, y quien evade enteramente la pregunta diciendo que no se puede tomar una decisión vertical, a favor o en contra, para no ofender a nadie.

El problema de estos rodeos es que al abstraer nuestra conducta y sus valores rectores de un espacio común o civil, particularmente cuando buscamos o tenemos una responsabilidad hacia otros, estamos a gritos diciendo que nos excusamos de rendir cuentas por acciones ocurridas en, o ligadas a ‘lo privado’. Excepto que esto es una indiscutible postura política: una que culpabiliza a las personas por las circunstancias en las que se encuentran, una que predica que cada quien se las arregla como pueda (quien pueda), que el cambio está en unx, que todo se puede relativizar (y meter a consulta o referéndum), y que los males que nos aquejan son culturalmente irremediables.

Y si bien estos mensajes para muchxs suenan a neo-integridad moral, a liderazgo personal o a meme inspiracional, nos están diciendo que los acuerdos mínimos que establecemos para nuestro avance conjunto en la esfera pública son menos claros o consecuentes en la esfera privada. Cuando hablamos de justicia de género, esto tiene consecuencias gravísimas. Por ejemplo, justifica que entre parejas se ejerza violencia, porque ‘es un asunto entre dos y no sabemos qué hicieron para merecerla’. Justifica también que las mujeres sigan haciendo más trabajo no remunerado, total ‘depende de cada familia cómo se las arreglan’. Justifica la frecuente expresión de LGBT-fobia que pide que cada quien viva su verdad en privado, ‘nomás que no lo anden mostrando en público’.

Ha sido fácil para partidos, aspirantes y candidatxs hablar del matrimonio igualitario y el aborto en estos términos. Sin embargo, cuando se les pregunta sobre otras problemáticas de derechos nadie responde diciendo ‘yo no quiero libertad de expresión, pero yo vivo mis valores y no los politizo’, o que la corrupción es acorde a su religión, un concepto entre un ladrón y otro ladrón, o que no se puede decidir sobre la discriminación laboral para no ofender a nadie.

Entonces, si aceptáramos que en lo privado solo imperara la conciencia y moral personal, ¿qué tipo de valores y conductas estarían exentas de rendir cuentas?, ¿qué derechos estamos dispuestas a ceder? Por alguna razón, somos discrecionales con las violencias y la intolerancia que ejercemos hacia la dignidad de las personas, particularmente si son mujeres, niñas o población LGBT+.

En lo que resta del periodo electoral 2018, recuperemos y dirijamos la frase hacia quienes insisten en evadir la responsabilidad que conlleva ser un actor democrático y velar por una ciudadanía entera y diversa:

  • Lo personal, es que somos sujetos de derechos que conocen las dinámicas y estructuras de poder injustas que impactan nuestras experiencias individuales.
  • Lo político, es que nuestros derechos son inalienables y no se pueden someter a consulta popular, no son moda ni derechos privados, y definitivamente no están abiertos a interpretación moral.

Crédito de la imagen: JACKY NAEGELEN/REUTERS

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor o autora y no necesariamente reflejan la postura oficial de Oxfam México


HISTORIAS RELACIONADAS

Unidas en el colectivo feminista Ovarian Psycos, mujeres que residen en el este de Los Ángeles se apropian de las calles montadas en sus bicicletas para confrontar y combatir la violencia de género

Una rodada y la proyección del documental “Ovarian Psycos” dieron pie a un debate sobre violencia de género y sobre las alternativas para atajarla

Tradicionalmente, las tareas de cuidado del hogar, niñxs, ancianxs y enfermxs se atribuyen a las mujeres y no son valoradas ni por su importancia para la sociedad ni por su aporte a la economía.

Es difícil quizás entender lo que significa el término “piso pegajoso” cuando no has vivido en uno. Las mujeres, en las ciudades y en el campo, universitarias y con educación primaria, todas vivimos en ese piso pegajoso provocado por dobles y triples jornadas de trabajo.

Pensemos en una ingeniera que coordina la construcción de un puente; pues bien, pese a que ella hace exactamente lo mismo que un hombre en las mismas horas de trabajo, es común que gane un 15% menos.

Sembrando la tierra para hacer florecer a la comunidad.

A pesar de que la desigualdad ha disminuido en la mayoría de los países, hasta el día de hoy, América Latina es la región más desigual del mundo. En ella, 29.4% de la población vive en condiciones de pobreza, mostrando así las brechas estructurales de desigualdad en la región.

¿Pueden las redes sociales contribuir con la eliminación de las violencias contra las mujeres y niñas?

¿Cuál es el papel de los hombres agresores en el combate a la violencia contra las mujeres y las niñas?, ¿vale la pena realizar intervenciones con ellos?, ¿cambiar las conductas violentas es posible?.

“Para cambiar las actitudes violentas contra las mujeres, tenemos que trabajar con los hombres. Punto. Si no trabajamos en transformar las masculinidades no vamos a lograr erradicar la violencia contra las mujeres”

La obra de Kahlo ha sido tremendamente prolífera e influida por episodios muy diversos de su vida, como un accidente que la dejaría postrada en una cama durante largo tiempo. Pero si pensamos en quién fue esta artista, sin duda nos viene a la cabeza su aspecto físico. ¿Nos equivocamos?

Los foros y congresos en los que se discuten políticas públicas y normatividad en torno al agua están dominados por hombres. Es hora de cambiar las reglas #AllMalePanel

El concepto de ‘ideología de género’, utilizado como eufemismo, advierte indiscriminadamente de toda suerte de nociones como diversidad, inclusividad y hasta feminismo por ser tabúes.

Por qué las herramientas del amo nunca derribarán la casa del amo

Tengo la impresión de que se piensa que el feminismo es algo concreto e inamovible y se nos olvida que eso es justo lo que no es, que cada una de nosotras es libre de pensar, sentir y actuar el feminismo en su propia configuración, en su propio contexto, en su propio entendimiento. Se nos olvida que es precisamente la diversidad en nosotras, más allá de nuestra trinchera, lo que le da fuerza al movimiento.

No hace mucho tiempo, en un espacio compartido por muchas y diferentes personas, se destapó una discusión importante, urgente, y sobre todo necesaria – una discusión sobre feminismo.

La historia real de una trabajadora del hogar

Aunque el trabajo de cuidados y del hogar requiere habilidades e implica esfuerzo como cualquier oficio, persiste la idea de que no se trata de un trabajo en el sentido estricto y que cualquier persona es capaz de hacerlo

Foro consulta indígena

La iniciativa aprobada por nuestros representantes excusa a los profesionales de la salud de la provisión de la Interrupción Legal del Embarazo cuando contravenga su libertad de conciencia. Una crucifixión de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

La cineasta mexicana Lucía Gajá habla sobre sus razones para filmar un documental sobre violencia doméstica

Con las violaciones a los derechos de Yndira Sandoval, quienes buscan mantener el sistema de violencia e impunidad, quisieron hacernos llegar a las defensoras de los derechos de las mujeres un terrible y amenazante mensaje

La figura de la dispensa vulnera a las y los menores al disminuir la edad fijada para contraer matrimonio y al ser otorgada de manera discrecional sin analizar las afectaciones a la vida de las y los jóvenes caso por caso.

¿Que los concursos de belleza están construidos desde el machismo? Sí, pero ¿se puede dialogar con el machismo? El machismo no tiene argumentos. El feminismo sí. Como feministas tenemos que hablarle a aquello que nos incomoda.

La solidaridad y la hermandad que inundaron la ciudad en los días posteriores al 19 de septiembre, no nos alcanzaron a las mujeres

Para terminar con la desigualdad de género se necesitan acciones globales que nos involucren a todxs

Llega de nuevo el 25 de noviembre, día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer, y seguimos de pie en la arena. De antemano reconocemos la labor de las miles de defensoras y pensadoras, de activistas y lideresas, de enseñantes y cuidadoras, de artistas y trabajadoras que nos han dado razón y espíritu de lucha. Tomamos inspiración de su entrega para reafirmar nuestra calidad de movimiento comprometido con la justicia de género.

A lo largo de toda su vida, en todos los ámbitos en los que se desenvuelven, las mujeres son víctimas de un tipo de violencia distinta a la que experimentan los hombres.

#MeToo presenta revelaciones y plantea importantes cuestionamientos, pero más reveladoras son las respuestas que les estamos dando

Nuestro sector no es ajeno ni indiferente al abuso de poder, pero tampoco está condenado a seguir dándole lugar. Si en algo podemos ser categóricas, es que esto no puede continuar con, ni sin nosotras.

De manera cotidiana violentamos de distintas maneras a mujeres cercanas a nosotros, particularmente nuestras parejas íntimas, sea en términos verbales, emocionales, económicos, físicos y/o sexuales. Desafortunadamente, muchos hombres siguen perpetrando estas violencias día tras día sin cuestionárselo

Quisiera aquí compartir la experiencia sobre una dimensión del Primer Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan que ocurrió casi en silencio… pero fue evidente para quienes quisimos escuchar

En el actual contexto electoral, no hay propuesta mágica. Necesitamos una transformación verdadera, total y feminista de la economía nacional

Primero está mi familia, en segundo lugar mi trabajo y en tercer lugar yo (una siempre piensa en cuidar a los demás antes de cuidarse a sí misma)

La realidad es que ahora, cada que escucho que alguien utiliza el término “madre” en sentido peyorativo, lo noto, se queda en mi cabeza rebotando unos segundos y creo que poco a poco he logrado hacerme consciente de mis palabras y su poder.

Del miedo de ser la siguiente Mara Castilla, surgió la idea de crear un grupo de mujeres en WhatsApp para reportar ubicación y avisar sobre los traslados inseguros, igual que los chats que tenemos con nuestras amigas o nuestras roomies, pero a gran escala.

No es necesario buscar mucho para encontrar programas de revista donde se ridiculiza al género femenino con chistes sexistas, apariciones frívolas, tontas y poco empoderadas

¿Qué nos detiene?, ¿por qué somos tan buenas para hablar por todas y cuando se trata de interiorizar el discurso, se vuelve tan difícil? He empezado por preguntarme cuáles son los momentos en los que he vivido violencia, porque antes de marchar y pronunciarme por las demás, debo reconocer y modificar el contexto que vivo y dejar de normalizar las actitudes que no son normales.

Yo que soy una mujer cisgénero heterosexual, no tuve que salir del clóset. Y sólo eso ya me vuelve privilegiada

El cuidado del hogar y la familia es un acto de amor, pero sobre todo es tiempo y esfuerzo, es trabajo.

Existen formas de cuidar diferentes a las que conocemos, en las que el componente emocional tiene una presencia más sana en la relación que se establece entre quien cuida y quien recibe los cuidados. Formas en las que se reconoce y se incentiva la labor que se presta.

La masculinidad tóxica que la mayoría de niños está condenado a replicar, comprende todas esas pequeñas actitudes que hemos construido socialmente y que dictan que los hombres son violentos, con deseos sexuales incontrolables, proveedores y no emocionales

Oxfam pone en marcha en todo el mundo sistemas de protección más sólidos

De pronto las cosas cambiaron, le llegó de golpe la madurez que trae consigo la responsabilidad. Su madre enfermó y como hijo único, debió encargarse de llevarla dos veces por semana al hospital, a las revisiones de rutina para la cirugía de corazón

Después de 13 años de ser madre, no dejo de sentirme agredida, amenazada y vulnerada en muchos sentidos

Les sirven de comer a sus esposos, hijos e hijas y al último, si sobra, comen ellas, si no, atajan el hambre con tacos de sal, más o menos 10 por día

Esta medida es la puerta de entrada a una serie de acciones, políticas públicas y programas enfocados en redignificar, revalorar y redistribuir el trabajo de cuidados, y que implican un compromiso serio y, por supuesto, presupuestos bien etiquetados y definidos para este fin.

Una mujer sin redes de apoyo es un víctima fácil de la violencia de género, dimensionar que vivimos en riesgo constante de ser violentadas, exige que todas nosotras luchemos y estemos juntas, por eso uno de mis propósitos de año nuevo es practicar la sororidad

Que una legisladora, que además es secretaria de la comisión para la igualdad de género del congreso de Veracruz, haya propuesto un toque de queda como medida contra el feminicidio es inverosímil

Una decisión de política que apunta a los hogares como los responsables del cuidado no implica flexibilidad, al contrario, reproduce estereotipos de género y profundiza desigualdades

El 8 de marzo se ha vuelto un emblema de lucha de las mujeres. Desde 2017 se ha convocado a una huelga feminista internacional donde participan mujeres tanto de las ciudades como de las comunidades rurales en al menos 60 países.

Conocí el trabajo de cuidados en la infancia porque cuando mi madre y padre murieron, me tocó cuidar a mi abuelo

Las mujeres tienen que trabajar 105 días más, para ganar lo mismo que los hombres en todo 2018.

Las mujeres tienen que trabajar 105 días más, para ganar lo mismo que los hombres en todo 2018.

Nos hemos comprometido a trabajar por una economía más humana, que funcione para las mujeres. No nos conformamos con incorporar a más de ellas a estructuras económicas que las discriminan y explotan, queremos apoyarlas para cambiar estas estructuras que perpetúan y exacerban la desigualdad

Ocho de cada 10 “ninis” en México son mujeres y no están ociosas, trabajan pero sin paga

Oxfam agradece el informe final de la Comisión Independiente de Alto Nivel sobre Conductas Sexuales Ilícitas, Rendición de Cuentas y Cambio Cultural.

Pienso en la costumbre de que las mujeres tengan que estar en la casa llenándose de hijos y atendiéndolos porque son hombres. Pero gracias a lo que nos enseñan las organizaciones que llegan a la colonia, sabemos que esta vida no tiene que ser así.

Saqué el montón de camisetas de algodón y las puse sobre la lavadora. Empecé a colgarlas en ganchos para tenderlas y vi que tenían manchitas pequeñas, le pasé el dedo a una y se extendió sobre la tela blanca dejando un rastro café. Era mugre, tal cual.

No queda claro cómo el programa cumplirá con las expectativas, dada la complejidad del tema

Parvada concentra sus esfuerzos en asentamientos informales de Jalisco, donde muchas de las mujeres se dedican a labores de limpieza y cuidados para terceras personas, lo que implica enfrentar injusticias y precarización

Del total de mujeres que vivieron violencia física y sexual, 88% no acudió a ninguna institución o autoridad a denunciar o pedir ayuda, principalmente porque desestimaron la importancia del evento, por miedo a las consecuencias o amenazas y por falta de confianza en las autoridades

Cualquier mujer con un trabajo precarizado, incluyendo a las trabajadoras del hogar, puede dar fe de lo cansado y desgastante que es no contar con tiempo para una misma. Siempre están disponibles para el otro, sea el patrón o la familia.

Hemos sido testigos desde hace décadas de una tendencia mundial en la redistribución, en la que una élite escandalosamente rica obtiene su fortuna de las personas más pobres, que a su vez son quienes se encargan del trabajo de cuidados en el mundo

Reconozco los privilegios de los que gozo y lassituaciones que me ponen en una posición de ventaja frente a otras personas, entre ellas, otras mujeres que probablemente no podrán participar en el paro de este lunes.

Siguientes

PASA LA VOZ

Facebook
Twitter
Linkedin
Correo

Páginas

User Alert

Inicio / Justicia de género