Oxfam
Inicio / Historias / Xochi propone carretera ecológica

Xochi propone carretera ecológica

Verónica Rodríguez

Coordinadora del Proyecto de Ciudadanía Activa contra la desigualdad

15 de agosto de 2017.- El pueblo originario Ñhato – Otomie de San Francisco Xochicuautla lleva 10 años defendiendo su territorio de la construcción de la carretera Toluca - Naucalpan del Grupo Higa, que pone en riesgo la relación de la comunidad con el Gran Bosque Otomí, una de las principales fuentes de oxígeno y agua en la zona metropolitana del Valle de México y Toluca.

Xochicuautla, pueblo ubicado en el Municipio de Lerma en el Estado de México, define su identidad en la vida comunitaria y los vínculos con el bosque, transitando por las veredas de las 15 peregrinaciones anuales hacia los centros ceremoniales en la cima de los cerros para curarse, ofrendar, bendecir la cosecha o agradecer la lluvia, desde hace siglos.

Las afectaciones por la carretera

La comunidad cuenta con manantiales que abastecen la entidad y un pozo que llega al sistema Cutzamala que suministra a la Ciudad de México. La carretera reducirá la producción de agua en 2 millones de litros por año, lo que agotará con el tiempo los mantos acuíferos y pondrá en riesgo la relación cultural de la comunidad con la naturaleza.

La Comisión Nacional para el Conocimiento y uso de la Biodiversidad (CONABIO) diagnosticó que el proyecto afectará 296 especies de flora y fauna, muchas con protección especial o en peligro de extinción. El daño ecológico a las áreas naturales protegidas de la zona afectará entre 600 y 900 mil metros cuadrados.

La defensa de Xochi

La resistencia comunitaria comenzó en 2007 al descubrir en sus tierras, ingenieros y materiales de construcción. Un año después, el gobierno del Estado de México otorgó registro agrario y la facultad de asistir a asambleas a un grupo de comuneros, entrando en controversia con el Decreto Presidencial de 1951 que otorgaba la propiedad comunal de la tierra. Ante el descontento, Xochicuautla se reunió por usos y costumbres en asambleas que desestimaron el proyecto.

La construcción de la carretera ha estado marcada por violaciones a los derechos de la comunidad; comenzando con el incumplimiento del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que obliga a realizar una consulta libre, previa e informada a las comunidades indígenas sobre los proyectos que les afecten.

La comunidad de Xochi ha sufrido agresiones, criminalización e intimidación. Por ejemplo, en 2013 y 2014 fueron detenidas 22 personas por tratar de impedir la entrada de maquinaria a sus terrenos y en abril de 2016, entraron tractores a San Francisco Xochicuautla sin aviso y destruyeron la vivienda de un líder comunitario, parte del bosque y el campamento,  poniendo en riesgo la vida de las personas de la comunidad.

Con el apoyo de un equipo técnico, la comunidad diseñó una propuesta que no implica un cambio de trazo carretero, por lo que no elimina todas las afectaciones, pero sí contempla construir  puentes y túneles ecológicos para el paso de habitantes, fauna y corrientes de agua. Esta propuesta lleva debatiéndose en mesas de diálogo y foros, desde el mes de mayo.

De esta manera Xochicuautla allana el camino al aceptar el paso de la carretera por su comunidad, reconociendo las necesidades del estado, pero exige reducir los efectos adversos al medio ambiente y los daños a la cultura de su pueblo.

La lucha de Xochi recupera valores ancestrales como el diálogo y la no violencia para privilegiar la convivencia pacífica, aunque en este proceso han sido muchos los episodios en los que el estado no ha respetado los derechos de la comunidad es de destacar este talante conciliador.

*Las fotografías son cortesía de Sonia Håkansson

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor o autora y no necesariamente reflejan la postura oficial de Oxfam México


HISTORIAS RELACIONADAS

A mediados de abril emprendimos un viaje. El objetivo era presentarle a uno de nuestros embajadores, Daniel Carbonell (Macaco), una de las comunidades en las que Oxfam trabaja.

El Día Mundial del Agua fue propuesto en 1992 durante una conferencia de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo y se celebró por primera vez el 22 de marzo de 1993.

Caminar por las calles de la zona alta de Tlalpan implica sortear grandes botes metálicos de muchos colores, llenos de agua, vacíos o a la mitad.

El gobierno mexicano debe incrementar la inversión para crear capacidades comunitarias para la prevención y garantizar que la respuesta ante un desastre no genere más riesgos ni reproduzca las condiciones de vulnerabilidad de las personas afectadas.

Estas comunidades zapotecas de los Valles Centrales de Oaxaca tienen una relación con estas tierras que se remonta miles de años antes de que existiera lo que hoy conocemos como México. Sus comunidades son espacios sagrados donde ellxs son parte del cielo, el viento, la tierra y el agua

Estas 235 mil hectáreas de árboles y pastizales, están amenazadas por tres ciudades que no paran de crecer: Cuernavaca, Ciudad de México y Toluca; ¿y por qué esto debe preocuparnos? porque la lluvia que cae en esta área natural se infiltra a los mantos freáticos y posteriormente al acuífero del que extraemos el 70% de nuestro consumo cotidiano

Levanta la voz por esta causa

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <img>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Comentarios

PASA LA VOZ

Facebook
Twitter
Linkedin
Correo