Oxfam

Río Tula: la historia que desconocemos sobre los desechos del Valle de México

Isla Urbana

16 de diciembre de 2019.- En esta ocasión presentamos una más de las Historias de Agua realizadas en colaboración con Oxfam México. Queremos centrarnos en algo que muchas veces no se ve -o no se quiere ver- y por lo tanto no se habla ni se señala: nuestros desechos.

Cuando comenzamos con la investigación de esta pieza, partimos de un hecho ampliamente conocido: las aguas residuales que generamos en la ciudad están contaminando el Río Tula en el estado de Hidalgo, cuerpo de agua con el que se riegan grandes campos de cultivo donde se siembran los alimentos que más tarde consumimos en la CDMX, debido a este proceso de manejo de aguas, al río Tula se le conoce como “El Río de la Venganza” porque, como dice la gente de la zona, “ustedes nos mandan su caca y nosotros les regresamos verduras”.

Sin embargo, después de realizar el recorrido por los distintos puntos que se observan en el video y platicar con la experta en el tema, la Dra. Cristina Siebe del Instituto de Geología, quien tiene más de 30 años estudiando el fenómeno, nos queda claro que no es una situación sencilla. Por el contrario, es un caso sumamente complejo, donde -como en muchas situaciones-, lo económico y el resto de los intereses, se contraponen; una situación donde es difícil hablar de buenos y malos, es más bien el resultado de una serie de acciones y omisiones durante siglos y que ahora toca dar solución a gobiernos, sociedad e instancias correspondientes actuales.

Como sabemos, la Ciudad de México y el Área Metropolitana consume una cantidad enorme de agua y el foco de atención se centra justamente en el abasto de agua potable, pero poco reparamos en que toda el agua que ingresa a la red de distribución de agua potable del Valle se utiliza en los millones de hogares, se ensucia y se va por sus coladeras y escusados. Tampoco pensamos mucho en lo que le sucede al agua de lluvia que cae en las calles, se ensucia en el pavimento e ingresa al drenaje.

Una vez que el agua sucia desparece de nuestra vista, nos olvidamos de ella, no tenemos idea de su destino ni de sus implicaciones. Realizamos esta investigación para entender ¿qué pasa con el agua contaminada que generamos en la ciudad y el área metropolitana?, ¿a dónde se va?, ¿quién la recibe?, ¿qué le sucede? Para aumentar la complejidad, imaginemos la cantidad de desechos y aguas negras que producimos más de 22 millones de personas todos los días. Cuesta trabajo dimensionar.

Para la elaboración de esta pieza realizamos un recorrido por cinco puntos clave para entender a dónde van nuestros desechos. El recorrido comenzó en el Valle de México donde habitamos más de 22 millones de personas: resulta complicado imaginar la cantidad de desechos que generamos, pero toda esa materia existe y se produce todos los días.

El siguiente punto fue la Planta de Tratamiento de Atotonilco (PTA) la cual aún no se encuentra operando al cien por ciento y donde ingresarán las aguas residuales que son expulsadas del Valle a través del Túnel Emisor Central, y en próximas fechas también recibirá el agua del Túnel Emisor Oriente, una mega obra cuya pertinencia aún es dudable y que ha generado polémica por los millones de pesos invertidos y los largos años de retraso. Aún no se sabe cuáles serán las capacidades reales de tratamiento de la PTA pero existe el temor de que no tenga la capacidad de tratar toda el agua proveniente del Valle, además de que no se sabe qué pasará con los lodos y biosólidos que se generen, los cuales potencialmente podrían ser materia fértil para sembrar. Aún no se sabe si se venderán u otorgarán a campesinado, bajo qué criterios y cuáles serán los costos de transportación. Una enorme incógnita de millones de pesos.

Más adelante llegamos a la ciudad de Tula, una urbe con poco más de cien mil habitantes la cual es atravesada por uno de los ríos más sucios del mundo: su Río Tula. Esta pequeña ciudad cuenta también con una alta concentración de refinerías y fabricas, todos estos factores abonaron para que en 2006 la ONU la declarara la ciudad más contaminada del mundo. Un título que le pesa a sus habitantes, a quienes los abuelos y abuelas les contaron cómo pasaron de tener un río y cuerpos de agua en los que había flora y fauna; a ser un ente natural moribundo donde se alojan los desechos de habitantes de la Ciudad de México.

Después arribamos a la Presa Endhó, también llamada de manera coloquial "la fosa séptica a cielo abierto más grande del mundo". Esta presa, a donde llegan todas las aguas negras de la CDMX, se ha convertido en un inmenso tanque de sedimentación de agua saturada de residuos orgánicos, residuos químicos, metales pesados y un sin fin de elementos y compuestos que han llevado a las autoridades a declarar la presa en estado de emergencia de salud, por parte de la COFEPRIS desde 2016, y emergencia medioambiental, por parte de la SEMARNAT este 2019. Cabe señalar para el anecdotario que fue precisamente el día que acudimos a grabar el material para esta entrega, cuando se realizó esta segunda declaratoria, lo que nos ayudó a reforzar la pertinencia de la creación de estos materiales.

Por último fuimos al Valle del Mezquital, donde concluye el recorrido de las aguas residuales de la CDMX y sus alrededores. Es ahí donde toda la materia orgánica vertida en el agua, encuentra un sentido útil: regar los inmensos campos donde se siembran miles de toneladas de alimento que después llegará a la Central de Abasto, el principal punto de distribución del país. El punto más controvertido de todo lo relacionado con el Río Tula y en el que profundizamos en el video.

Esperamos con esto abonar a una conversación en la que deben estar involucradas las personas afectadas, quienes estudian el tema y las autoridades responsables. La duración de este material audiovisual es más extenso que del resto de las entregas, y aún así dejamos fuera una gran cantidad de información. Una de las reflexiones con la que nos quedamos en el equipo de Isla Urbana, es que el tema del Río Tula y nuestros desechos que ahí se vierten, dan lo suficiente como para generar un largometraje documental sin problema alguno. 

#HistoriasDeAgua #CaptaLaLluvia

 

Crédito de las fotografías y el video: Isla Urbana

Contenido publicado originalmente en Chilango.com

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor o autora y no necesariamente reflejan la postura oficial de Oxfam México


HISTORIAS RELACIONADAS

A mediados de abril emprendimos un viaje. El objetivo era presentarle a uno de nuestros embajadores, Daniel Carbonell (Macaco), una de las comunidades en las que Oxfam trabaja.

El Día Mundial del Agua fue propuesto en 1992 durante una conferencia de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo y se celebró por primera vez el 22 de marzo de 1993.

Caminar por las calles de la zona alta de Tlalpan implica sortear grandes botes metálicos de muchos colores, llenos de agua, vacíos o a la mitad.

La lucha de Xochi recupera valores ancestrales como el diálogo y la no violencia para privilegiar la convivencia pacífica. Aunque en este proceso han sido muchos los episodios en los que el Estado no ha respetado los derechos de la comunidad, es de destacar este talante conciliador.

El gobierno mexicano debe incrementar la inversión para crear capacidades comunitarias para la prevención y garantizar que la respuesta ante un desastre no genere más riesgos ni reproduzca las condiciones de vulnerabilidad de las personas afectadas.

Estas comunidades zapotecas de los Valles Centrales de Oaxaca tienen una relación con estas tierras que se remonta miles de años antes de que existiera lo que hoy conocemos como México. Sus comunidades son espacios sagrados donde ellxs son parte del cielo, el viento, la tierra y el agua

Estas 235 mil hectáreas de árboles y pastizales, están amenazadas por tres ciudades que no paran de crecer: Cuernavaca, Ciudad de México y Toluca; ¿y por qué esto debe preocuparnos? porque la lluvia que cae en esta área natural se infiltra a los mantos freáticos y posteriormente al acuífero del que extraemos el 70% de nuestro consumo cotidiano

La agroecología es una propuesta que retoma los conocimientos de la agricultura campesina e indígena, junto con la interdisciplinariedad científica para crear sistemas alimentarios diversos, justos y sostenibles que garanticen la soberanía alimentaria.

Levanta la voz por esta causa

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <img>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Comentarios

PASA LA VOZ

Facebook
Twitter
Linkedin
Correo

User Alert

Inicio / Historias / Río Tula: la historia que desconocemos sobre los desechos del Valle de México