Oxfam
Inicio / Historias / Parece que quieren que me arrepienta de ser mamá

Parece que quieren que me arrepienta de ser mamá

Verónica Madrid

Asesora en Justicia de Género

Jue, 11/29/2018 - 12:13

Tengo dos hijos y una hija, y en los 13 años que tengo siendo mamá, todo el tiempo me han hecho sentir arrepentida de ser madre y con interminables responsabilidades “únicamente mías”.

Desde los primeros meses de mi primer embarazo me sentía muy vulnerada al tener que informarle a todo mundo sobre mi embarazo. ¿Por qué tenía que saber mi jefe, mis maestros, el personal de RRHH de mi empleo y los médicos del IMSS sobre mi condición de salud? ¿Por qué si son personas en las que no confío? ¿Por qué si me iban a juzgar y estigmatizar? (y lo hicieron)

He pasado por tres embarazos y partos -que en realidad fueron cesáreas obligadas- y por revisiones médicas de trámite y deshumanizadas en las que, cuando tienes 20 años, te dicen que todo está perfecto y, a los 30, te dicen “madre añosa”. Por embarazarte a esa edad te impiden decidir cuántas semanas antes y después del parto te tomarás de incapacidad y el tipo de parto que tendrás, eso lo deciden médicos del IMSS “por que son ellos y ellas las que saben”. Lo que tú sientas, pienses o necesites no les importa porque ”el producto” está en riesgo por embarazarte TAAAN GRANDE. ¿En serio?, ¿a los 30?

Desde el punto de vista profesional, siempre he tenido miedo de perder mi empleo o de no encontrar uno por el simple hecho de ser mamá o estar embarazada ( y no ha pasado, pero sí me han dejado en la banca, como si por ser madre hubiera perdido un chingo de neuronas). Porque aunque se dediquen a temas de Género, las instituciones y las personas que laboran en ellas, pareciera que no tienen conciencia de género y al menos en un par entrevistas me han preguntado -¿Quién va a cuidar a tus hijos? ¿tu trabajo en casa afectará tu desempeño aquí? porque aquí no hay horarios definidos.

Desde el punto de vista de la salud, pareciera que en ninguno de mis embarazos he existido yo y que solo importa “el producto”. Los permisos por maternidad y los periodos de lactancia materna de la Ley Federal del Trabajo y el IMSS no son suficientes porque no contemplan que las mujeres tenemos un empleo, cuidamos, hacemos gestión mental del cuidado (garantizar que haya insumos para cocinar, buscar guardería, acudir a las juntas escolares, estar en casa por si pasa la pipa, hacer pagos) y que pasamos los primeros dos años de nuestros hijos o hijas durmiendo apenas unas horas, comiendo mal y medio cuidando a los otros cuidado-dependientes. Sin permiso de alzar la mano para decir ¡ESTOY AGOTADA!

Después de 13 años de ser madre, no dejo de sentirme agredida, amenazada y vulnerada en muchos sentidos. Con un hijo en secundaria, un hijo en primaria y una bebé en guardería, tengo suficiente experiencia para decir que las guarderías del IMSS y todo el sistema educativo en México están repletos de personas que se han empeñado en hacerme sentir estúpida, irresponsable e insuficiente porque todo el ambiente es absolutamente competitivo, clasista, racista y, por supuesto, misógino.

Y es que he escuchado tantas amenazas en las que los y las niñas son los rehenes, pareciera que son especialistas en alienación parental, que es cuando una niña o niño ha sido manipulado psicológicamente para mostrar miedo injustificado, falta de respeto u hostilidad hacia su padre o madre.

De verdad sorprende la ambigüedad, violencia y agresión en los comentarios de las personas que están al frente de las instituciones de cuidados y educativas. Por ejemplo:

1.- Mamita, no podemos dar medicamentos a los niños en la guardería del IMSS (aunque haya enfermeras)

2.- No llegaste a tiempo, así que tu hijo/a no va a desayunar hoy

3.- Señora mamá de XXX ¿no hiciste la tarea pendiente de tu hijo?

4.- Mamita, nosotras como madres, somos las únicas responsables de tener todo bajo control porque esa es nuestra naturaleza

5.- Señora mamá de XXX ¿por qué no revisan la mochila y los cuadernos de su hijo adolescente?

Criar y cuidar es de por sí una tarea muy complicada; pero es la falta de servicios de cuidado de calidad y la tremenda violencia con que somos tratadas las mujeres en todos los ámbitos de desarrollo, el acceso a la justicia, la educación, el trabajo, los servicios de salud y un largo etcétera; lo que puede convertir la experiencia de ser madre en motivo de arrepentimiento.

Me molesta la falta de sensibilidad y empatía, y la estigmatización que ejercen las personas que trabajan en el sistema educativo, pero no dejo de preguntarme qué pasa cuando las mujeres ni siquiera tienen acceso a un empleo que garantice un espacio para que sus hijos o hijas puedan ser cuidadas, cuando en su trabajo verdaderamente las despiden o les pagan menos por ser mujeres, cuando les descuentan el día que tuvieron que ausentarse porque se enfermó el hijo, la abuela o la pareja; cuando hacen uso de los permisos y sus compañeros de trabajo las etiquetan como flojas, desinteresadas y poco competitivas.

En los últimos 12 meses, 21.9% de las mujeres han sido discriminadas en su espacio de trabajo, de acuerdo con la ENDIREH 2016. Pareciera que también el sistema laboral quiere que nos arrepintamos de ser madres, ¿o será que tenemos tan arraigada la estigmatización, la violencia emocional, la denostación por miedo a lo distinto; que por más políticas y leyes que tengamos, la cultura de discriminación y violencia hacia las mujeres nos gana?

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor o autora y no necesariamente reflejan la postura oficial de Oxfam México


HISTORIAS RELACIONADAS

Unidas en el colectivo feminista Ovarian Psycos, mujeres que residen en el este de Los Ángeles se apropian de las calles montadas en sus bicicletas para confrontar y combatir la violencia de género

Una rodada y la proyección del documental “Ovarian Psycos” dieron pie a un debate sobre violencia de género y sobre las alternativas para atajarla

Tradicionalmente, las tareas de cuidado del hogar, niñxs, ancianxs y enfermxs se atribuyen a las mujeres y no son valoradas ni por su importancia para la sociedad ni por su aporte a la economía.

Es difícil quizás entender lo que significa el término “piso pegajoso” cuando no has vivido en uno. Las mujeres, en las ciudades y en el campo, universitarias y con educación primaria, todas vivimos en ese piso pegajoso provocado por dobles y triples jornadas de trabajo.

Pensemos en una ingeniera que coordina la construcción de un puente; pues bien, pese a que ella hace exactamente lo mismo que un hombre en las mismas horas de trabajo, es común que gane un 15% menos.

Sembrando la tierra para hacer florecer a la comunidad.

A pesar de que la desigualdad ha disminuido en la mayoría de los países, hasta el día de hoy, América Latina es la región más desigual del mundo. En ella, 29.4% de la población vive en condiciones de pobreza, mostrando así las brechas estructurales de desigualdad en la región.

¿Pueden las redes sociales contribuir con la eliminación de las violencias contra las mujeres y niñas?

¿Cuál es el papel de los hombres agresores en el combate a la violencia contra las mujeres y las niñas?, ¿vale la pena realizar intervenciones con ellos?, ¿cambiar las conductas violentas es posible?.

“Para cambiar las actitudes violentas contra las mujeres, tenemos que trabajar con los hombres. Punto. Si no trabajamos en transformar las masculinidades no vamos a lograr erradicar la violencia contra las mujeres”

La obra de Kahlo ha sido tremendamente prolífera e influida por episodios muy diversos de su vida, como un accidente que la dejaría postrada en una cama durante largo tiempo. Pero si pensamos en quién fue esta artista, sin duda nos viene a la cabeza su aspecto físico. ¿Nos equivocamos?

Los foros y congresos en los que se discuten políticas públicas y normatividad en torno al agua están dominados por hombres. Es hora de cambiar las reglas #AllMalePanel

El concepto de ‘ideología de género’, utilizado como eufemismo, advierte indiscriminadamente de toda suerte de nociones como diversidad, inclusividad y hasta feminismo por ser tabúes.

Por qué las herramientas del amo nunca derribarán la casa del amo

Tengo la impresión de que se piensa que el feminismo es algo concreto e inamovible y se nos olvida que eso es justo lo que no es, que cada una de nosotras es libre de pensar, sentir y actuar el feminismo en su propia configuración, en su propio contexto, en su propio entendimiento. Se nos olvida que es precisamente la diversidad en nosotras, más allá de nuestra trinchera, lo que le da fuerza al movimiento.

No hace mucho tiempo, en un espacio compartido por muchas y diferentes personas, se destapó una discusión importante, urgente, y sobre todo necesaria – una discusión sobre feminismo.

La historia real de una trabajadora del hogar

Aunque el trabajo de cuidados y del hogar requiere habilidades e implica esfuerzo como cualquier oficio, persiste la idea de que no se trata de un trabajo en el sentido estricto y que cualquier persona es capaz de hacerlo

Foro consulta indígena

La iniciativa aprobada por nuestros representantes excusa a los profesionales de la salud de la provisión de la Interrupción Legal del Embarazo cuando contravenga su libertad de conciencia. Una crucifixión de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

La cineasta mexicana Lucía Gajá habla sobre sus razones para filmar un documental sobre violencia doméstica

Con las violaciones a los derechos de Yndira Sandoval, quienes buscan mantener el sistema de violencia e impunidad, quisieron hacernos llegar a las defensoras de los derechos de las mujeres un terrible y amenazante mensaje

La figura de la dispensa vulnera a las y los menores al disminuir la edad fijada para contraer matrimonio y al ser otorgada de manera discrecional sin analizar las afectaciones a la vida de las y los jóvenes caso por caso.

¿Que los concursos de belleza están construidos desde el machismo? Sí, pero ¿se puede dialogar con el machismo? El machismo no tiene argumentos. El feminismo sí. Como feministas tenemos que hablarle a aquello que nos incomoda.

La solidaridad y la hermandad que inundaron la ciudad en los días posteriores al 19 de septiembre, no nos alcanzaron a las mujeres

Para terminar con la desigualdad de género se necesitan acciones globales que nos involucren a todxs

Llega de nuevo el 25 de noviembre, día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer, y seguimos de pie en la arena. De antemano reconocemos la labor de las miles de defensoras y pensadoras, de activistas y lideresas, de enseñantes y cuidadoras, de artistas y trabajadoras que nos han dado razón y espíritu de lucha. Tomamos inspiración de su entrega para reafirmar nuestra calidad de movimiento comprometido con la justicia de género.

A lo largo de toda su vida, en todos los ámbitos en los que se desenvuelven, las mujeres son víctimas de un tipo de violencia distinta a la que experimentan los hombres.

#MeToo presenta revelaciones y plantea importantes cuestionamientos, pero más reveladoras son las respuestas que les estamos dando

Nuestro sector no es ajeno ni indiferente al abuso de poder, pero tampoco está condenado a seguir dándole lugar. Si en algo podemos ser categóricas, es que esto no puede continuar con, ni sin nosotras.

De manera cotidiana violentamos de distintas maneras a mujeres cercanas a nosotros, particularmente nuestras parejas íntimas, sea en términos verbales, emocionales, económicos, físicos y/o sexuales. Desafortunadamente, muchos hombres siguen perpetrando estas violencias día tras día sin cuestionárselo

Quisiera aquí compartir la experiencia sobre una dimensión del Primer Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan que ocurrió casi en silencio… pero fue evidente para quienes quisimos escuchar

En el actual contexto electoral, no hay propuesta mágica. Necesitamos una transformación verdadera, total y feminista de la economía nacional

Primero está mi familia, en segundo lugar mi trabajo y en tercer lugar yo (una siempre piensa en cuidar a los demás antes de cuidarse a sí misma)

La realidad es que ahora, cada que escucho que alguien utiliza el término “madre” en sentido peyorativo, lo noto, se queda en mi cabeza rebotando unos segundos y creo que poco a poco he logrado hacerme consciente de mis palabras y su poder.

¿Cuántas veces hemos escuchado decir que “lo personal es político”?, ¿cuántas veces hemos pensado en el reto que invita esta frase?

Del miedo de ser la siguiente Mara Castilla, surgió la idea de crear un grupo de mujeres en WhatsApp para reportar ubicación y avisar sobre los traslados inseguros, igual que los chats que tenemos con nuestras amigas o nuestras roomies, pero a gran escala.

No es necesario buscar mucho para encontrar programas de revista donde se ridiculiza al género femenino con chistes sexistas, apariciones frívolas, tontas y poco empoderadas

¿Qué nos detiene?, ¿por qué somos tan buenas para hablar por todas y cuando se trata de interiorizar el discurso, se vuelve tan difícil? He empezado por preguntarme cuáles son los momentos en los que he vivido violencia, porque antes de marchar y pronunciarme por las demás, debo reconocer y modificar el contexto que vivo y dejar de normalizar las actitudes que no son normales.

Yo que soy una mujer cisgénero heterosexual, no tuve que salir del clóset. Y sólo eso ya me vuelve privilegiada

El cuidado del hogar y la familia es un acto de amor, pero sobre todo es tiempo y esfuerzo, es trabajo.

Existen formas de cuidar diferentes a las que conocemos, en las que el componente emocional tiene una presencia más sana en la relación que se establece entre quien cuida y quien recibe los cuidados. Formas en las que se reconoce y se incentiva la labor que se presta.

La masculinidad tóxica que la mayoría de niños está condenado a replicar, comprende todas esas pequeñas actitudes que hemos construido socialmente y que dictan que los hombres son violentos, con deseos sexuales incontrolables, proveedores y no emocionales

Oxfam pone en marcha en todo el mundo sistemas de protección más sólidos

De pronto las cosas cambiaron, le llegó de golpe la madurez que trae consigo la responsabilidad. Su madre enfermó y como hijo único, debió encargarse de llevarla dos veces por semana al hospital, a las revisiones de rutina para la cirugía de corazón

Les sirven de comer a sus esposos, hijos e hijas y al último, si sobra, comen ellas, si no, atajan el hambre con tacos de sal, más o menos 10 por día

Anteriores

Levanta la voz por esta causa

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <img>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Comentarios

PASA LA VOZ

Facebook
Twitter
Linkedin
Correo