Las convocatorias de Economías Inclusivas en Puebla. y Oaxaca. se encuentran cerradas. ¡Gracias a todas las personas que participaron! Muy pronto más información.

Oxfam

'Ni oro ni plata, la minería mata'

Comisión de Comunicación del Juicio Popular Comunitario contra el Estado y las Empresas Mineras

Era jueves 11 de octubre de 2018, comunidades afectadas por proyectos mineros llegaron desde diversas regiones de Oaxaca para denunciar los conflictos y afectaciones que las minas han causado por todo el estado. De los Valles Centrales, de la Sierra Sur y la Sierra Norte, del Istmo, de la Cañada y de la Mixteca llegaron al Juicio Popular Comunitario contra el Estado y las Empresas Mineras.

Olor a copal en el aire, yerba buena, albahaca y el sonido de la caracola del llamado, inundaron la Casa de la Iglesia Oaxaqueña y los corazones de las personas asistentes. Corrían las 10:10 am, autoridades y representantes de cada pueblo se agruparon en círculo, rodeando su ofrenda a la madre tierra y con la mano en el corazón agradecieron el encuentro y desearon el éxito del Juicio.

El jurado se conformó con especialistas y personas defensoras de México y otros países. Acudió Blanca Chancosa de Ecuador, Jakeline Romero de Colombia, Daniel Cerqueira de Brasil e Ignacio Henriquez del Salvador.

De México estuvieron Miguel Álvarez, presidente de SERAPAZ; Abel Barrera, director del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan; Beatriz Gutiérrez, defensora comunitaria del Pueblo Ikoots; Carmen Herrera de Abogados y Abogadas por la Justicia de los Derechos Humanos A.C; y Francisco López Bárcenas, abogado mixteco, experto en derechos indígenas.

Con gran experiencia en las afectaciones de los proyectos mineros, analizaron cómo las minas se instalan en las comunidades dejando una estela de afectaciones a su paso, para así emitir un dictamen y hacer visible a nivel nacional e internacional, la violación a los derechos de los pueblos y comunidades indígenas, rurales y campesinas que sucede en Oaxaca por la ejecución de estos proyectos.

“Ni oro ni plata, la minería mata”, “no queremos anillo de oro ver, queremos tlayuda para comer” sonaron las consignas en el recinto para dar paso a la presentación de los casos.

Algunos tan emblemáticos como el de Magdalena Teitipac, lugar donde la minera Plata Real fue expulsada y, como respuesta, fabricó delitos para que los líderes del movimiento en defensa del territorio fueran arrestados. “Se nos acusó de tentativa de homicidio y el juez nos pidió pruebas para comprobar nuestra inocencia; las presentamos y al final se supo que todo era falso” relató una de las autoridades de esa comunidad.

El caso de San José del Progreso también hizo eco, su lucha, sus muertes y su resistencia fueron recordadas y reconocidas. Rosalinda Dionicio, quien sobrevivió a un atentado con arma de fuego en 2012, comentó: “Nos han encarcelado y han asesinado a nuestros compañeros Bernardo Méndez y Bernardo Vázquez. Exigimos la cancelación de la mina Cuzcatlán y castigo a los culpables de los asesinatos”.

Autoridades agrarias de Magdalena Ocotlán llegaron con una botella de plástico llena de agua blancuzca y denunciaron el reciente derrame de sustancias tóxicas en el río El Coyote, como resultado del desbordamiento de la presa de jales del proyecto “San José”, propiedad de la minera Cuzcatlán.

"El domingo en la noche llovió mucho en Magdalena y ahorita la gente está alarmada porque el río El Coyote se pintó de blanco. Del río, a escasos 10 o 20 metros está el pozo de agua que abastece a mi pueblo, a mi gente; y la autoridad municipal ya avisó a la gente que no consuma el agua del pozo, ¡pero dicen los mineros que no contaminan!”, reclamó uno de los representantes de esa comunidad.

Caso tras caso, fueron denunciadas presiones, corrupción, amenazas y desapariciones de personas defensoras, pero también se hizo presente la resistencia y organización comunitaria que ha logrado proteger los territorios para evitar que las mineras se apropien de ellos.

Autoridades de San Martín de los Cansecos y Monte del Toro refrendaron que sus declaratorias de “territorio prohibido para la minería” se mantendrán vigentes y exigieron que se cancelen las concesiones que ya han sido otorgadas.

Las cuerdas de guitarra del compositor Juan García de la comunidad de Guelavía, relajaron el ambiente. “Despierten ya mis paisanos, jamás nos han ganado, España quinientos años, los gringos no son extraños, a caso quieren mil años nomás para ser esclavos” sonó la letra del cantante.

Veintidos denuncias en total. Una pequeña muestra de las consecuencias que han provocado las 322 concesiones mineras que se han otorgado para explotar el territorio oaxaqueño, sin antes consultar a las comunidades y pueblos indígenas que lo habitan.

El segundo día del juicio inició con el ritual de levantamiento de ofrendas, el reloj marcaba las 7:35 am; el ciclo necesitaba cerrarse para dar paso a lo público, es decir, dar a conocer ante los medios de comunicación y la sociedad el pre dictamen de los casos presentados.

Posterior al levantamiento de ofrendas, se volvió a abrir el espacio para la presentación de denuncias, aunque no estuviesen relacionadas con minería. Los abusos y violaciones a derechos estuvieron presentes en todos los casos. Una empresa llega con engaños y se apropia de un cerro para extraer materia prima para la elaboración de cemento. Un pueblo arrebata cuantiosas cantidades de tierra al pueblo vecino iniciando así una lucha de años, fracturas del tejido comunitario y muertes.

Los casos se presentaron, las consignas sonaron y no quedó de lado la música, pero ahora a ritmo de rap a cargo de Gusi R.

“No te daré mis tierras pa tener un poco de eso,
si quieres casa blanca págala sin mis impuestos,
bandido cuello blanco que has vivido de mi sangre
y de la ignorancia del Mexicano cobarde”.

Refiriéndose sin duda al escándalo de la casa blanca, así como a los constantes aumentos a los combustibles y productos de la canasta básica, problema que se ha acentuado durante el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Comunidades, jurado y organizaciones marcharon con pancartas y lonas con dirección al Zócalo de Oaxaca en la “Caminata por la Vida”. El sol era abrasador no fue obstáculo para hacer sonar la voz de las comunidades denunciantes, ni siquiera la presencia de la policía, que estaba ahí quizás para proteger la integridad de los manifestantes, quizás para reprimir si el gobernador lo considerase pertinente.

“Queremos levantar las banderas del Oaxaca profundo, hoy los pueblos están aquí vivos y combativos para defender el territorio como siempre lo han hecho”, sonó en los altavoces cuando el Juicio estuvo instalado en el Zócalo.

Empresas canadienses, norteamericanas y mexicanas fueron enjuiciadas por las comunidades, ante la incapacidad del Estado de garantizar derechos y hacer justicia. Poco podría ocultarse el hecho pues los principales medios de comunicación de Oaxaca cubrieron el evento.

“Tenemos que exigirle al nuevo gobierno que si quiere la Cuarta Transformación tendrá que ser desde la mirada y sacralidad de los pueblos indígenas, nunca más un México sin estos pueblos”.

Los discursos eran fuertes, contenían el sentir que por años han expresado los pueblos afectados por la minería; lo remarcaron con consignas, con gritos de ánimo y por ultimo recurrieron de nueva cuenta a las canciones; con artistas y grupos procedentes de las mismas comunidades demandantes, Mineros de San José el Progreso, Juan García de la comunidad de Guelavía, Gusi R y la muy conocida en los movimientos de resistencia, derechos humanos y feminismo “Mare Advertencia Lírika”.

El cierre del evento se realizó con la presentación de todas las autoridades y representantes de los pueblos demandantes, entrega de reconocimientos a los jueces e intercambio de presentes de cada comunidad.

El Juicio Popular Comunitario contra el Estado y las Empresas Mineras unió la lucha de las comunidades de Oaxaca, creando así un fuerte músculo que sin duda ejercerá la presión necesaria para que cada consigna se materialice y cree las condiciones para que México sea un país mejor.

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor o autora y no necesariamente reflejan la postura oficial de Oxfam México


HISTORIAS RELACIONADAS

"Hay muchas compañeras que siguen calladas, pero hay que romper con eso porque si desde el rincón nos seguimos quejando, así no vamos a poder hacer nada"

"Las leyes del gobierno nos limitan, ponen barreras para el desarrollo del campesino"

El nuevo informe sobre desigualdad de Oxfam, que encontró que sólo ocho hombres poseen la misma riqueza que la mitad de la población mundial, está acaparando los titulares alrededor del mundo.

Las y los Sembradores de Agua son personas campesinas e indígenas zapotecas que desde hace diez años defienden su derecho al agua a través de prácticas comunitarias para su cuidado y aprovechamiento.

“Podemos comer lo que nosotros mismos sembramos”

Una hilera de niñxs y jóvenes, baja de un camión que los ha llevado hasta el poblado de Ayutla, en la sierra de Oaxaca. Todos cargan consigo diferentes instrumentos que protegen con mantas o pedazos de tela; son clarinetes, trompetas, percusiones y hasta una tuba que se ve mucho más grande en las manos de un niño tan pequeño.

Misheyla es una de las jóvenes que participó en el Laboratorio de Activismo Digital 2017, organizado por Oxfam México. Ésta es la historia de cómo se volvió activista.

“Nuestros abuelos y abuelas nos heredaron la lengua, la tierra, las tradiciones y las narraciones; la responsabilidad de perderlas o conservarlas está en nuestras manos"

Esperanza Alonso trabaja en el campo sembrando rábanos, cebollas, hierbas de olor y flores. Cada mes obtiene un ingreso de 2 mil pesos para mantener a su familia de cinco integrantes y está luchando para poder aprovechar libremente el agua que necesita para sembrar y subsistir.

'La gente dice que el agua y la tierra son recursos, pero no son recursos. Yo creo que todo lo que existe sobre esta Tierra tiene vida y eso se debe respetar'

Hoy 9 de agosto, día dedicado a los Derechos de los Pueblos Indígenas, es fundamental recordar que, a pesar de que México ha ratificado el Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales de la Organización Internacional deI Trabajo (OIT), dichos derechos siguen siendo vulnerados.

¿Quieres contribuir a que más personas tengan acceso al #agua en México? Checa la Convocatoria y súmate al Laboratorio de activismo digital: promoviendo el acceso equitativo al agua en México. #LAD2017 #NuestroDerecho

Oxfam México y organizaciones aliadas convocan a un foro sobre el derecho a la consulta

Las dependencias de gobierno apuestan por que las y los campesinos zapotecas se queden sin energía

Es realmente difícil argumentar que, por ejemplo, una mina pueda ser para el “beneficio colectivo” cuando es, casi por definición, uno de los sectores que genera más concentración de la riqueza en manos de unas pocas personas.

Se otorgan concesiones de grandes volúmenes de agua al sector privado como la industria alimenticia, minera, de transformación y generación eléctrica, dejando sin agua a comunidades que la utilizan para cultivar como modo de sustento.

Sin agua no hay trabajo digno para las mujeres en Latinoamérica.

Con el proyecto que cerramos en mayo, fortalecimos a los pueblos y comunidades indígenas que luchan por sus derechos territoriales en Oaxaca

Aunque venimos de lugares distintos, aunque venimos de posiciones distintas, cuando trabajamos juntos podemos desafiar al poder

La desigualdad de ingreso en nuestro país se traduce en desigualdad de acceso a un suministro constante y de buena calidad al agua.

Desigualdad económica y el racismo que no queremos ver.

Desigualdad económica y el racismo que no queremos ver.

Oxfam México se suma a las luchas de los Pueblos Indígenas y hoy celebramos la respuesta de los pueblos, de las comunidades y de nuestras organizaciones aliadas en los estados donde operamos, como es el caso de Oaxaca

Si te paras en la Avenida Carranza que atraviesa el pueblo, puedes ver de un lado el Palacio Municipal y justo enfrente, las instalaciones de la COPUVO. Dos autoridades, una que en el pasado permitió la entrada de la mina y la otra que surgió precisamente para luchar en contra de la explotación del territorio.

“Tenemos un acta de territorio prohibido para la minería que se firmó en 2015 y significa que nadie va a entrar a nuestro territorio sin permiso, sin la firma del comisariado o de la autoridad municipal nadie puede vender terrenos"

Lo que podemos sacar del #MegaCorteDeAgua es el golpe con la realidad que nos deja quedarnos sin agua por algunos días. Esto lo podemos tomar como un simulacro de lo que sucedería si nos quedamos sin el 25% de abasto de agua que nos brinda el Cutzamala

Con el aumento de la población y el mal manejo de los desechos, los cuerpos de agua se convirtieron en fuentes de suciedad y peste al recibir todas estas descargas, por lo cual fueron entubados como una medida sanitaria urbana

Anteriores

Levanta la voz por esta causa

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <img>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Comentarios

PASA LA VOZ

Facebook
Twitter
Linkedin
Correo

User Alert

Inicio / Historias / 'Ni oro ni plata, la minería mata'