Oxfam
Inicio / Historias / La mina que dividió a un pueblo

La mina que dividió a un pueblo

Paloma Villanueva

Coordinadora de Contenidos

Vie, 10/05/2018 - 13:06

En San José del Progreso, Oaxaca, hay dos autoridades, dos mercados, dos agrupaciones de mototaxis. La población está dividida en dos bandos. Quienes están en contra de la mina y quienes están de acuerdo con el proyecto.

La tensión se siente desde que cruzas el arco que da la bienvenida a la comunidad, que es en realidad una especie de puesto de control en el que un elemento de la policía con un arma larga, vigila quién entra y quién sale.

La fractura de la comunidad se originó en 2006, cuando la minera Cuzcatlán, filial de la empresa canadiense Fortuna Silver Mines, suscribió convenios de usufructo con ejidatarios de San José del Progreso, que representaban autorización para el uso de parcelas, y obtuvo permisos de la autoridad municipal para realizar actividades de exploración.

La concesión para la explotación de oro y plata fue otorgada a la empresa minera sin antes consultar a la comunidad de San José del Progreso. Por eso, las personas que se oponían al proyecto minero, conformaron la Coordinadora de Pueblos Unidos del Valle de Ocotlán (COPUVO) para defender el territorio de los Valles Centrales de Oaxaca.

Si te paras en la Avenida Carranza que atraviesa el pueblo, puedes ver de un lado el Palacio Municipal y justo enfrente, las instalaciones de la COPUVO. Dos autoridades, una que en el pasado permitió la entrada de la mina y la otra que surgió precisamente para luchar en contra de la explotación del territorio.

Florencia Dominga, originaria de San José, calcula que alrededor de 600 familias se unieron al movimiento en contra de la mina. Protestaron, reclamaron a la autoridad municipal no haberles consultado y se plantaron en el perímetro para impedir los trabajos.

“Nosotras las mujeres éramos quienes protestábamos porque los maridos, los hijos o los señores se iban a trabajar para traer el sustento de la casa. Así que nosotras aprendimos a luchar, nos dimos valor y agarramos garrotes, piedras, machetes; lo que se podía, porque no quedaba de otra”, recuerda Florencia.

El 6 de mayo de 2009, hubo un operativo para desalojar a las personas que se manifestaban. Mujeres como doña Bertha Sánchez, enfrentaron a elementos de la policía federal y estatal. El suceso quedó marcado en la memoria de las personas defensoras y en las bardas de San José del Progreso como un acto de represión.

“Nos mandaron la fuerza, a mí sí me detuvieron ahí. Al momento que llegaron con perros y con todo, me dijo un policía ‘suelta ese palo que tienes’, y le dije ‘suelte usted su arma’. Se rió y se echó pa atrás, ya no me dijo nada, pero no solté mi palo, pensé, a ver de cómo nos toca pues, porque a mí no me da miedo”, relata doña Bertha.

A Florencia y Bertha no sólo las une más de una década de lucha en contra de la mina. El sobrino de Florencia, Bernardo Vásquez Sánchez y la hija de Bertha, Rosalinda Dionicio; viajaban en el mismo automóvil en 2012 cuando fueron víctimas de un atentado en el que Bernardo fue asesinado y Rosalinda resultó herida.

El asesinato del líder más visible del movimiento y entonces dirigente de la COPUVO, el uso de la fuerza pública para reprimir las protestas y las amenazas hacia las personas defensoras; han debilitado al movimiento de resistencia en contra del proyecto “San José”.

Sin embargo, mujeres como Florencia y Bertha siguen firmes en su exigencia de que la concesión de la mina sea cancelada y se detenga la explotación de metales en su municipio.

“Dicen por ahí ‘tontos los que no agarran nada’ y se refieren a nosotras que seguimos contra la mina, pero yo no voy a agarrar lo que me ofrezcan porque a mí el hambre me puede tumbar pero mi orgullo me levanta, yo no me voy a vender por nada”, asegura Florencia con la frente bien alta.

Las personas defensoras de San José del Progreso no han logrado detener los trabajos de la minera canadiense, pero su lucha ha servido de ejemplo a comunidades vecinas como Monte del Toro y San Martín de los Cansecos, que han declarado sus territorios prohibidos para la minería con la intención de preservar sus bienes comunes y la unión de sus pueblos.

*Con información de EDUCA Oaxaca

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor o autora y no necesariamente reflejan la postura oficial de Oxfam México


HISTORIAS RELACIONADAS

"Hay muchas compañeras que siguen calladas, pero hay que romper con eso porque si desde el rincón nos seguimos quejando, así no vamos a poder hacer nada"

"Las leyes del gobierno nos limitan, ponen barreras para el desarrollo del campesino"

El nuevo informe sobre desigualdad de Oxfam, que encontró que sólo ocho hombres poseen la misma riqueza que la mitad de la población mundial, está acaparando los titulares alrededor del mundo.

Las y los Sembradores de Agua son personas campesinas e indígenas zapotecas que desde hace diez años defienden su derecho al agua a través de prácticas comunitarias para su cuidado y aprovechamiento.

“Podemos comer lo que nosotros mismos sembramos”

Una hilera de niñxs y jóvenes, baja de un camión que los ha llevado hasta el poblado de Ayutla, en la sierra de Oaxaca. Todos cargan consigo diferentes instrumentos que protegen con mantas o pedazos de tela; son clarinetes, trompetas, percusiones y hasta una tuba que se ve mucho más grande en las manos de un niño tan pequeño.

Misheyla es una de las jóvenes que participó en el Laboratorio de Activismo Digital 2017, organizado por Oxfam México. Ésta es la historia de cómo se volvió activista.

“Nuestros abuelos y abuelas nos heredaron la lengua, la tierra, las tradiciones y las narraciones; la responsabilidad de perderlas o conservarlas está en nuestras manos"

Esperanza Alonso trabaja en el campo sembrando rábanos, cebollas, hierbas de olor y flores. Cada mes obtiene un ingreso de 2 mil pesos para mantener a su familia de cinco integrantes y está luchando para poder aprovechar libremente el agua que necesita para sembrar y subsistir.

'La gente dice que el agua y la tierra son recursos, pero no son recursos. Yo creo que todo lo que existe sobre esta Tierra tiene vida y eso se debe respetar'

Hoy 9 de agosto, día dedicado a los Derechos de los Pueblos Indígenas, es fundamental recordar que, a pesar de que México ha ratificado el Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales de la Organización Internacional deI Trabajo (OIT), dichos derechos siguen siendo vulnerados.

¿Quieres contribuir a que más personas tengan acceso al #agua en México? Checa la Convocatoria y súmate al Laboratorio de activismo digital: promoviendo el acceso equitativo al agua en México. #LAD2017 #NuestroDerecho

Oxfam México y organizaciones aliadas convocan a un foro sobre el derecho a la consulta

Las dependencias de gobierno apuestan por que las y los campesinos zapotecas se queden sin energía

Es realmente difícil argumentar que, por ejemplo, una mina pueda ser para el “beneficio colectivo” cuando es, casi por definición, uno de los sectores que genera más concentración de la riqueza en manos de unas pocas personas.

Se otorgan concesiones de grandes volúmenes de agua al sector privado como la industria alimenticia, minera, de transformación y generación eléctrica, dejando sin agua a comunidades que la utilizan para cultivar como modo de sustento.

Sin agua no hay trabajo digno para las mujeres en Latinoamérica.

Con el proyecto que cerramos en mayo, fortalecimos a los pueblos y comunidades indígenas que luchan por sus derechos territoriales en Oaxaca

Aunque venimos de lugares distintos, aunque venimos de posiciones distintas, cuando trabajamos juntos podemos desafiar al poder

La desigualdad de ingreso en nuestro país se traduce en desigualdad de acceso a un suministro constante y de buena calidad al agua.

Desigualdad económica y el racismo que no queremos ver.

Desigualdad económica y el racismo que no queremos ver.

Oxfam México se suma a las luchas de los Pueblos Indígenas y hoy celebramos la respuesta de los pueblos, de las comunidades y de nuestras organizaciones aliadas en los estados donde operamos, como es el caso de Oaxaca

“Tenemos un acta de territorio prohibido para la minería que se firmó en 2015 y significa que nadie va a entrar a nuestro territorio sin permiso, sin la firma del comisariado o de la autoridad municipal nadie puede vender terrenos"

Caso tras caso, fueron denunciadas presiones, corrupción, amenazas y desapariciones de personas defensoras, pero también se hizo presente la resistencia y organización comunitaria que ha logrado proteger los territorios para evitar que las mineras se apropien de ellos

Lo que podemos sacar del #MegaCorteDeAgua es el golpe con la realidad que nos deja quedarnos sin agua por algunos días. Esto lo podemos tomar como un simulacro de lo que sucedería si nos quedamos sin el 25% de abasto de agua que nos brinda el Cutzamala

Anteriores

Levanta la voz por esta causa

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <img>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Comentarios

PASA LA VOZ

Facebook
Twitter
Linkedin
Correo