Oxfam
Inicio / Historias / Gente que sólo vivía de flores

Gente que sólo vivía de flores

Gerardo Talavera

Oficial de Acción Humanitaria

Mar, 10/17/2017 - 15:45

La sacudida por los sismos recientes nos plantó frente al espejo de nuestros propios miedos. Sentir la vida en riesgo nos recordó el miedo de no tener más tiempo para cumplir los sueños, de perder a la familia y a los seres queridos, de quedarnos en la calle.

En el proceso de respuesta, un gran impulso social desbordó la solidaridad y generó un huracán de voluntades ansiosas por hacer algo por alguien más. Los medios de comunicación, las organizaciones y la población en general, salieron a la calle para darse utilidad y ayudar a alguien que quizá no tuvo nombre ni rostro, pero que necesitaba -y en muchos casos, sigue necesitando- de nosotros.

Tuvimos miedo y pudimos unirnos por los otros y por nosotros.

Hoy hay grandes incertidumbres y responsabilidades que asumir, pero lejos de escribir sobre las obligaciones del gobierno al respecto, quiero hablar de las personas “de a pie”, los que trabajamos día con día, los que intentamos ahorrar y viajamos en el transporte público. Entre nosotros, ¿cuánto va a durar esta solidaridad?

Luego del sismo del 7 de septiembre, me integré al equipo de evaluación de Oxfam México que acudió a Oaxaca a identificar los daños y las necesidades de las personas afectadas. Lo que encontramos es una muestra del gran desafío que tenemos por delante.

-Mírenlas a ellas, esta gente sólo vivía de flores y ahora ¿qué van a hacer?, nos dijo una mujer de unos 25 años que se dedica a vender frutas y verduras en un mercado local del Istmo. Se refería a un par de mujeres que fácilmente rebasaban los 65 años, estaban sentadas en bancos a la sombra de los arcos del mercado, en el suelo cerca de sus pies tenían unas canastas con pedazos magullados de flores púrpuras y amarillas que parecían crestas de gallo y cempasúchil. Con las miradas ausentes y los rostros desencajados, apenas murmuraban “¿quiere flores?” ante los escasos marchantes.

La imagen se quedará en mi memoria, espero, para toda la vida. Hoy no hay flores, la tierra no está dando y lo que había se perdió por los terremotos, pasarán meses para que las crestas de gallo vuelvan a crecer y otros meses más para que la gente vuelva a tener dinero y ánimos para comprarlas. El desastre podría instalarse en la vida de estas mujeres durante mucho tiempo si no actuamos.

Es momento de preguntarnos ¿qué tengo que hacer para ayudar verdaderamente?, ¿soy útil en la emergencia?, ¿qué me une a las otras personas? Hoy hay miles de personas sin casa, millones que no tienen qué comer, ni agua segura para tomar y cientos de mujeres, hombres, niños y niñas perdieron la vida.

Es urgente que cambiemos nuestros viejos modelos de solidaridad, hoy nos necesitamos desde un enfoque humanitario integral, que contribuya a trabajar en un proceso resiliente y que involucre a las personas afectadas y sus necesidades. El apoyo que todos brindamos ayuda, ayuda mucho, pero podemos ayudar desde un enfoque de responsabilidad, diría yo “algo más humano”. Tenemos la posibilidad de reconstruir desde la dignidad y trabajar para que en la siguiente emergencia no seamos tan vulnerables.

Ha estado lloviendo en el Istmo, quizá este año se pueda volver a sembrar y cosechar cempasúchil y cresta de gallo para que las calles y los templos de nuestras comunidades en el Istmo se vuelvan a pintar de amarillo y púrpura. Quizá podemos cambiar las cosas.

Crédito de las imágenes: Gerardo Talavera

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor o autora y no necesariamente reflejan la postura oficial de Oxfam México


HISTORIAS RELACIONADAS

El matrimonio infantil, permitido por usos y costumbres en la mayoría de las comunidades indígenas, representa una grave violación a los Derechos Humanos (DH) de las menores de edad, a lo que se suma la criminalización y persecución contra las adolescentes y niñas que rechazan esta práctica.

Un año después del terremoto de Nepal

Oxfam tiene más de 70 años de experiencia trabajando para lograr sociedades más justas, por medio de cuatro estrategias. Una de ellas es proporcionar atención ante desastres, emergencias y grandes crisis humanitarias a nivel global.

Aunque los daños no fueron tan graves como podrían haber sido, la población total afectada podría alcanzar las 50,000 personas.

La semana pasada tuve la oportunidad de visitar con el equipo de Oxfam la zona de la respuesta humanitaria en Ecuador. A un mes después del terremoto era un momento clave, ya que pasamos de la respuesta inicial a la implementación de la estrategia acordada para los próximos meses.

'Cuando se cayó mi casa tuve que esperar a que pasara el tiempo de lluvias para empezar a arreglarla. Yo le sé a la albañilería, escarbé para sacar la piedra para los cimientos, emparejé, hice el adobe, todo. Empecé a arreglarla en enero y terminé en abril'

Trabajamos para minimizar y aliviar el sufrimiento de las personas afectadas por crisis humanitarias, salvar vidas y aumentar la resiliencia de las comunidades ante desastres futuros.

Crónica de un viaje a Cochoapa El Grande, municipio de Guerrero azotado por el huracán Ingrid y la tormenta Manuel en 2013

Hoy 19 de agosto se conmemora el día mundial de la asistencia humanitaria, fecha relevante para dar pie a la reflexión de la realidad tan compleja que vivimos en el mundo y en el país en estos momentos.

Un líder en RSC es aquel que dona no sólo financiamiento, servicios o productos en especie, sino quien también dona su tiempo, su compromiso, su dedicación y seguimiento; y nos exige realizar proyectos sostenibles en el tiempo. Alguien que nos reta a construir proyectos innovadores y que generen cambios significativos en la vida de las personas, en el medio ambiente y en el país.

Oxfam trabaja en la región del Caribe desde hace más de 30 años y cuenta con equipos de expertos en el suministro de agua potable y en tareas de saneamiento e higiene.

Desde nuestro enfoque de desigualdad, derechos y perspectiva de género las acciones de este equipo se enfocan en reunirse con las agencias gubernamentales y otros actores involucrados en la respuesta para vigilar que se cumplan estándares mínimos de imparcialidad, independencia, humanidad y protección.

Donar dinero y dejar que las expertas en campo -que saben exactamente qué se necesita- se organicen, administren y actúen (y no ver cómo se las arreglan con lo que va llegando).

Desde nuestro privilegio es sencillo canalizar de manera errónea nuestros buenos sentimientos y pensar que aunque creamos reconocer las diferentes necesidades de toda la población afectada por un fenómeno - sin discriminación alguna, incluyendo mujeres, niñas, niños, personas de la tercera edad y personas de origen indígena- la verdad es que no es así. El corazón contento y resguardado tras una camiseta o un chaleco brandeado no basta.

Desde nuestro enfoque de desigualdad, derechos y perspectiva de género las acciones de este equipo se enfocan en reunirse con las agencias gubernamentales y otros actores involucrados en la respuesta para vigilar que se cumplan estándares mínimos de imparcialidad, independencia, humanidad y protección.

Desde nuestro enfoque de desigualdad, derechos y perspectiva de género las acciones de este equipo se enfocan en reunirse con las agencias gubernamentales y otros actores involucrados en la respuesta para vigilar que se cumplan estándares mínimos de imparcialidad, independencia, humanidad y protección.

Levantemos el puño una vez más, ahora con la convicción de que la sociedad civil mexicana deberá vigilar que los esfuerzos de reconstrucción que vienen pongan los derechos de las personas en el centro y exigir cuentas claras y transparentes.

En el contexto político actual, la propuesta de los partidos abre la puerta para que los intereses de personas y empresas con gran poder económico y político dominen todavía más las decisiones que nos afectan a todxs. Esto a su vez propiciaría condiciones para ampliar la enorme desigualdad que ya existe en el país. En teoría ciertas reglas podrían prevenir esto, pero los partidos que tenemos no se caracterizan por saber autoimponerse límites.

Tras los sismos del 7 y 19 de septiembre, enviamos equipos de evaluación a Oaxaca, Morelos y Puebla para identificar los daños, pero sobre todo, para conocer las necesidades de las personas afectadas.

Desde por qué hay tantos sismos en México, hasta que la alerta sísmica no suena para todxs. Las lecciones de los sismos de septiembre

Hoy no hay flores, la tierra no está dando y lo que había se perdió por los terremotos, pasarán meses para que las crestas de gallo vuelvan a crecer y otros meses más para que la gente vuelva a tener dinero y ánimos para comprarlas

No es necesario sufrir en silencio, ni hacernos lxs fuertes. Después del 19S se vale sentir temor, pero jamás vergüenza.

El equipo de Oxfam México acudió a San Miguel Tecuanipa para entregar 269 filtros, uno por cada toma de agua, con lo que se benefició a mil 473 personas. 81 filtros más serán entregados en los próximos días.

Me inspiró su determinación para garantizar educación a alumnos y alumnas con problemas de aprendizaje, para apoyar a las y los docentes que quieren titularse y hasta para bajar la tarifa de los taxis colectivos y lograr que se estableciera en 5 pesos para estudiantes. Pero no pude ignorar que la escuela está en condiciones tan precarias que, de lejos, ni siquiera parece escuela.

Rosalva y sus compañeras crearon un espacio de apoyo para las personas afectadas por el sismo, pero hoy ese comedor representa mucho más

Conformarte con recibir un par de cobijas o una despensa presumiblemente hurtada de un cargamento de ayuda humanitaria y que ahora lleva el sello político del ayuntamiento. Y si eres un poco afortunadx, tal vez consigas una casa de campaña para resguardarte del frío y la lluvia en los próximos días, semanas o meses.

Después del 19 de septiembre, Alpanocan apareció en el mapa al ser una de las comunidades con mayores daños tras el sismo que sacudió al centro de México

Pueden pasar semanas enteras sin que el agua llegue a la comunidad, de hecho, los sismos de septiembre de 2017 provocaron derrumbes que dejaron a Alpanocan sin agua potable durante meses

A 1 año del terremoto, el avance en la reconstrucción no se nota, es difícil decirlo, pero casi todo sigue igual

Hay personas que siguen durmiendo en espacios temporales, niñas y niños sin asistir a clases por las condiciones que guardan sus escuelas.

La fuerza de esas palabras radica en evidenciar la deuda histórica que tienen los gobiernos con las comunidades, que por años han permanecido en el olvido y abandono

El grupo que reúne medios y organizaciones que no dejan de investigar los sismos de septiembre

Crecí escuchando historias de cómo Aguilar, un vecino, desapareció durante días, pues se quedó a desenterrar gente en los derrumbes cerca de su oficina del Eje Central, de cómo estaban apilados los cuerpos en lo que ahora es Parque Delta, de cómo un primo que en aquel entonces tenía 16 años caminó desde La Salle de Benjamín Franklin hasta casa de una hermana de mi abuela en la Colonia Roma entre fugas de gas y fierros torcidos, y pensó que toda la ciudad estaba igual a lo que vio en su funesto recorrido.

La desigualdad en los costos y los apoyos. Los desastres ocurren cada vez más frecuentemente, son más intensos y están pasando en zonas de México y el mundo en las que no solían ocurrir; además no afectan a todxs por igual.

Al visitar las escuelas, pudimos observar que la mayoría de alumnos y alumnas no se lavaban las manos adecuadamente porque no tenían jabón, además de que no lo hacían correctamente, pues sólo remojaban las manos en los tambos que estaban cerca de los baños

Anteriores

Levanta la voz por esta causa

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <img>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Comentarios

PASA LA VOZ

Facebook
Twitter
Linkedin
Correo