Oxfam
Inicio / Historias / El desastre tardío

El desastre tardío

María Romero Viveros

Consultora de promoción de la salud pública en Oxfam México

La noche del 7 de septiembre de 2017 estaba en Xalapa, Veracruz, lugar donde se sintió el temblor pero no tuvo consecuencias mayores. Vi las noticias y supe que la mayor afectación fue en Oaxaca, sin embargo, viví meses alejada de la destrucción ocurrida en el Istmo de Tehuantepec.

Cuando inicié mi trabajo en la emergencia, sabía un poco del Istmo de Tehuantepec por mis clases en la escuela y por la cercanía con el estado de Veracruz, de donde soy originaria; conocía algunos nombres de municipios como Juchitán, Salina Cruz y Tehuantepec, pero honestamente, no tenía ni idea de las dimensiones de la región y mucho menos de que fuera tan calurosa. Así que llegué, me instalé en Salina Cruz y empecé a conocerla.

Fue hasta ese momento cuando el desastre llegó a mi vida; habían pasado 6 meses y las calles seguían llenas de escombro, la gente continuaba preguntando sobre la respuesta del gobierno para la reconstrucción. En las escuelas, que es donde realizo la mayor parte de mi trabajo, no se había hecho nada; niños y niñas asistían a clases en aulas improvisadas con palma y plástico, en carpas instaladas dentro del terreno de la escuela o en algún espacio prestado o rentado, y en otros casos, no se sabía a dónde acudían a clases.

Mi trabajo inició en ocho escuelas distribuidas en seis municipios: Santa María Huamelula, Santiago Astata, Salina Cruz, San Mateo, San Pedro Comitancillo y Santiago Niltepec, todas completamente diferentes, algunas en la costa, otras cercanas a la refinería, algunas otras cercanas a la región de “La Ventosa”.

El regreso a clases fue promovido por los comités de padres y madres de familia, quienes a través del tequio (trabajo colectivo que realizan habitantes en beneficio de su comunidad) construyeron las aulas temporales o adecuaron los espacios para que las carpas se instalaran. Sin embargo, en la mayoría de los casos estos lugares no son los adecuados para que niñas y niños tomen clases, son espacios muy reducidos, sin ventilación e iluminación adecuada y lo más crítico son las temperaturas que se alcanzan dentro las mismas, más de 35°. Por tal motivo, en algunas escuelas los horarios escolares se modificaron y la hora de entrada y salida se recorrieron para evitar la exposición a altas temperaturas.

El idioma fue una barrera a la que nos enfrentamos; en San Mateo del mar se habla huave, y aunque hay quienes entienden y hablan español, las reuniones importantes se llevan a cabo en su idioma, por lo que siempre es necesario contar con alguien que haga la traducción.

El cambio al horario de verano descontroló al equipo, pues en la mayoría de las comunidades el horario no cambia; es “el horario de la resistencia”, como nos dijo alguna vez una vez el maestro Héctor de la primaria de Santiago Astata. Esto provocó que varias veces llegáramos una hora antes porque no nos quedaba claro cuándo llegar a trabajar. Ahora ya sabes que eso es algo que siempre se debe preguntar.

Esto es sólo un poco de las diversas situaciones a las que nos hemos enfrentado quienes estamos en el Istmo, y a 1 año del terremoto el avance en la reconstrucción no se nota, es difícil decirlo, pero casi todo sigue igual. Sin embargo, la actitud y la fortaleza de la gente en Oaxaca no ha permitido que el desastre se normalice, pues se siguen buscando apoyos para que escuelas y viviendas se reconstruyan. Aún queda mucho trabajo por hacer y mientras estas personas continúen tratando de levantar a sus comunidades, reitero que debo estar a su altura y seguir trabajando para que esos esfuerzos se vean reflejados en sus localidades.

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor o autora y no necesariamente reflejan la postura oficial de Oxfam México


HISTORIAS RELACIONADAS

El matrimonio infantil, permitido por usos y costumbres en la mayoría de las comunidades indígenas, representa una grave violación a los Derechos Humanos (DH) de las menores de edad, a lo que se suma la criminalización y persecución contra las adolescentes y niñas que rechazan esta práctica.

Un año después del terremoto de Nepal

Oxfam tiene más de 70 años de experiencia trabajando para lograr sociedades más justas, por medio de cuatro estrategias. Una de ellas es proporcionar atención ante desastres, emergencias y grandes crisis humanitarias a nivel global.

Aunque los daños no fueron tan graves como podrían haber sido, la población total afectada podría alcanzar las 50,000 personas.

La semana pasada tuve la oportunidad de visitar con el equipo de Oxfam la zona de la respuesta humanitaria en Ecuador. A un mes después del terremoto era un momento clave, ya que pasamos de la respuesta inicial a la implementación de la estrategia acordada para los próximos meses.

'Cuando se cayó mi casa tuve que esperar a que pasara el tiempo de lluvias para empezar a arreglarla. Yo le sé a la albañilería, escarbé para sacar la piedra para los cimientos, emparejé, hice el adobe, todo. Empecé a arreglarla en enero y terminé en abril'

Trabajamos para minimizar y aliviar el sufrimiento de las personas afectadas por crisis humanitarias, salvar vidas y aumentar la resiliencia de las comunidades ante desastres futuros.

Crónica de un viaje a Cochoapa El Grande, municipio de Guerrero azotado por el huracán Ingrid y la tormenta Manuel en 2013

Hoy 19 de agosto se conmemora el día mundial de la asistencia humanitaria, fecha relevante para dar pie a la reflexión de la realidad tan compleja que vivimos en el mundo y en el país en estos momentos.

Un líder en RSC es aquel que dona no sólo financiamiento, servicios o productos en especie, sino quien también dona su tiempo, su compromiso, su dedicación y seguimiento; y nos exige realizar proyectos sostenibles en el tiempo. Alguien que nos reta a construir proyectos innovadores y que generen cambios significativos en la vida de las personas, en el medio ambiente y en el país.

Oxfam trabaja en la región del Caribe desde hace más de 30 años y cuenta con equipos de expertos en el suministro de agua potable y en tareas de saneamiento e higiene.

Desde nuestro enfoque de desigualdad, derechos y perspectiva de género las acciones de este equipo se enfocan en reunirse con las agencias gubernamentales y otros actores involucrados en la respuesta para vigilar que se cumplan estándares mínimos de imparcialidad, independencia, humanidad y protección.

Desde nuestro privilegio es sencillo canalizar de manera errónea nuestros buenos sentimientos y pensar que aunque creamos reconocer las diferentes necesidades de toda la población afectada por un fenómeno - sin discriminación alguna, incluyendo mujeres, niñas, niños, personas de la tercera edad y personas de origen indígena- la verdad es que no es así. El corazón contento y resguardado tras una camiseta o un chaleco brandeado no basta.

Desde nuestro enfoque de desigualdad, derechos y perspectiva de género las acciones de este equipo se enfocan en reunirse con las agencias gubernamentales y otros actores involucrados en la respuesta para vigilar que se cumplan estándares mínimos de imparcialidad, independencia, humanidad y protección.

Desde nuestro enfoque de desigualdad, derechos y perspectiva de género las acciones de este equipo se enfocan en reunirse con las agencias gubernamentales y otros actores involucrados en la respuesta para vigilar que se cumplan estándares mínimos de imparcialidad, independencia, humanidad y protección.

Levantemos el puño una vez más, ahora con la convicción de que la sociedad civil mexicana deberá vigilar que los esfuerzos de reconstrucción que vienen pongan los derechos de las personas en el centro y exigir cuentas claras y transparentes.

En el contexto político actual, la propuesta de los partidos abre la puerta para que los intereses de personas y empresas con gran poder económico y político dominen todavía más las decisiones que nos afectan a todxs. Esto a su vez propiciaría condiciones para ampliar la enorme desigualdad que ya existe en el país. En teoría ciertas reglas podrían prevenir esto, pero los partidos que tenemos no se caracterizan por saber autoimponerse límites.

Tras los sismos del 7 y 19 de septiembre, enviamos equipos de evaluación a Oaxaca, Morelos y Puebla para identificar los daños, pero sobre todo, para conocer las necesidades de las personas afectadas.

Hoy no hay flores, la tierra no está dando y lo que había se perdió por los terremotos, pasarán meses para que las crestas de gallo vuelvan a crecer y otros meses más para que la gente vuelva a tener dinero y ánimos para comprarlas

Desde por qué hay tantos sismos en México, hasta que la alerta sísmica no suena para todxs. Las lecciones de los sismos de septiembre

Hoy no hay flores, la tierra no está dando y lo que había se perdió por los terremotos, pasarán meses para que las crestas de gallo vuelvan a crecer y otros meses más para que la gente vuelva a tener dinero y ánimos para comprarlas

No es necesario sufrir en silencio, ni hacernos lxs fuertes. Después del 19S se vale sentir temor, pero jamás vergüenza.

El equipo de Oxfam México acudió a San Miguel Tecuanipa para entregar 269 filtros, uno por cada toma de agua, con lo que se benefició a mil 473 personas. 81 filtros más serán entregados en los próximos días.

Me inspiró su determinación para garantizar educación a alumnos y alumnas con problemas de aprendizaje, para apoyar a las y los docentes que quieren titularse y hasta para bajar la tarifa de los taxis colectivos y lograr que se estableciera en 5 pesos para estudiantes. Pero no pude ignorar que la escuela está en condiciones tan precarias que, de lejos, ni siquiera parece escuela.

Rosalva y sus compañeras crearon un espacio de apoyo para las personas afectadas por el sismo, pero hoy ese comedor representa mucho más

Conformarte con recibir un par de cobijas o una despensa presumiblemente hurtada de un cargamento de ayuda humanitaria y que ahora lleva el sello político del ayuntamiento. Y si eres un poco afortunadx, tal vez consigas una casa de campaña para resguardarte del frío y la lluvia en los próximos días, semanas o meses.

Después del 19 de septiembre, Alpanocan apareció en el mapa al ser una de las comunidades con mayores daños tras el sismo que sacudió al centro de México

Pueden pasar semanas enteras sin que el agua llegue a la comunidad, de hecho, los sismos de septiembre de 2017 provocaron derrumbes que dejaron a Alpanocan sin agua potable durante meses

Hay personas que siguen durmiendo en espacios temporales, niñas y niños sin asistir a clases por las condiciones que guardan sus escuelas.

La fuerza de esas palabras radica en evidenciar la deuda histórica que tienen los gobiernos con las comunidades, que por años han permanecido en el olvido y abandono

El grupo que reúne medios y organizaciones que no dejan de investigar los sismos de septiembre

Anteriores

Levanta la voz por esta causa

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <img>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Comentarios

PASA LA VOZ

Facebook
Twitter
Linkedin
Correo