Oxfam
Inicio / Historias / El Bosque de Agua: ¿qué es y por qué te importa?

El Bosque de Agua: ¿qué es y por qué te importa?

Nabani Vera
Director de comunicación de Isla Urbana

Cuando las personas que vivimos en la CDMX pensamos en “bosque”, nuestra mente se transporta a alguna zona fuera de la urbe. Y cuando pensamos en agua potable, la imagen que viene a la mente suele ser un garrafón de plástico, la llave del lavabo o una botella de PET. Pero estos tres elementos tan aparentemente disímiles -el bosque, la CDMX y el agua- están más relacionados de lo que solemos imaginar.

Sabemos que la capital del país era antes un inmenso valle con muchos lagos que en algún momento se volvieron ríos y más tarde aguas negras entubadas. También sabemos que las más de 22 millones de personas que actualmente habitamos este espacio, tenemos uno de los consumos per cápita de agua más alto a nivel mundial: 300 litros por día. Resulta muy difícil imaginar la cantidad de agua que se necesita para abastecer a tal cantidad de gente.

Del 100% del agua que se utiliza en la ciudad, el 70% se extrae del acuífero del Valle de México y el 30% se bombea a través del Sistema Lerma-Cutzamala. Y una vez en la red de distribución de agua potable, perdemos el 40% en fugas, una verdadera locura y despilfarro de bienes naturales y recursos económicos.

Por cada dos litros que extraemos del acuífero, únicamente reingresa un litro. Una relación nada sostenible, pero ¿qué pasaría si, en lugar de ingresar un litro al acuífero, ingresaran cero litros? Es aquí donde debemos hablar del Bosque de Agua, que es imprescindible para nuestra subsistencia.

El Bosque de Agua, como ha sido bautizado de manera acertada, es una de las zonas boscosas con mayor diversidad en flora y fauna del país. Se extiende desde el Tepozteco, la Sierra del Chichinautzin y las Lagunas de Zempoala; hasta el Ajusco, el Desierto de los Leones y la Sierra de las Cruces. Estas 235 mil hectáreas de árboles y pastizales, están amenazadas por tres ciudades que no paran de crecer: Cuernavaca, Ciudad de México y Toluca.

¿Y por qué esto debe preocuparnos? porque la lluvia que cae en esta área natural se infiltra a los mantos freáticos y posteriormente al acuífero del que extraemos el 70% de nuestro consumo cotidiano.

Imaginemos que el agua de la ciudad se almacena en una cisterna, que es el acuífero. Y esta cisterna se llena a través de una fuente externa que es la lluvia. El problema es que a ese contenedor le hemos ido construyendo poco a poco una tapa impermeable que impide que el agua de lluvia se infiltre y recargue el acuífero.

El Bosque de Agua ha visto reducida su extensión en 40% en los últimos 30 años. Todos esos kilómetros de nuevas viviendas y pavimento están reduciendo la superficie de infiltración de agua de lluvia. Y a menos infiltración, menos disponibilidad de agua que extraer del acuífero para llevar a la ciudad.

Además tenemos que considerar la deforestación y el uso de agroquímicos en la zona del Bosque de Agua como parte de la autocondena del día cero en el que nos quedaremos sin agua.

El video que presentamos en esta entrega de Historias de Agua “El Bosque de Agua. ¿Qué es y por qué te importa?” habla de la gran importancia que tiene el bosque para nuestra vida diaria. Un espacio vital y hermoso del que poco sabemos y que mucho menos visitamos. Tenemos que cambiar eso, darlo a conocer, presentárselo a la ciudadanía para que valore lo que tiene, y de paso propiciar que nos demos una vuelta para respirar aire fresco y estar en contacto con la naturaleza que tanta falta nos hace.

*Este texto forma parte de una serie de contenidos sobre el agua en la Ciudad de México, los cuales son realizados por Isla Urbana con el apoyo de Oxfam México.

**El video incluido en esta entrada fue publicado originalmente por Chilango

***Crédito de las fotografías: Isla Urbana

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor o autora y no necesariamente reflejan la postura oficial de Oxfam México


HISTORIAS RELACIONADAS

A mediados de abril emprendimos un viaje. El objetivo era presentarle a uno de nuestros embajadores, Daniel Carbonell (Macaco), una de las comunidades en las que Oxfam trabaja.

El Día Mundial del Agua fue propuesto en 1992 durante una conferencia de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo y se celebró por primera vez el 22 de marzo de 1993.

Caminar por las calles de la zona alta de Tlalpan implica sortear grandes botes metálicos de muchos colores, llenos de agua, vacíos o a la mitad.

La lucha de Xochi recupera valores ancestrales como el diálogo y la no violencia para privilegiar la convivencia pacífica. Aunque en este proceso han sido muchos los episodios en los que el Estado no ha respetado los derechos de la comunidad, es de destacar este talante conciliador.

El gobierno mexicano debe incrementar la inversión para crear capacidades comunitarias para la prevención y garantizar que la respuesta ante un desastre no genere más riesgos ni reproduzca las condiciones de vulnerabilidad de las personas afectadas.

Estas comunidades zapotecas de los Valles Centrales de Oaxaca tienen una relación con estas tierras que se remonta miles de años antes de que existiera lo que hoy conocemos como México. Sus comunidades son espacios sagrados donde ellxs son parte del cielo, el viento, la tierra y el agua

Levanta la voz por esta causa

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <img>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Comentarios

PASA LA VOZ

Facebook
Twitter
Linkedin
Correo