Oxfam
Inicio / Historias / 37 años trabajando en casa ajena

37 años trabajando en casa ajena

Paloma Villanueva

Coordinadora de Contenidos

Mar, 10/03/2017 - 00:00

Me llamo Rosa, tengo 51 años y durante 37 he sido trabajadora del hogar.

A trabajar aprendí desde muy niña. Nací en Puebla en una familia de 13 hermanos y hermanas en la que siempre hacían falta manos para trabajar en el campo y atender a los más chiquitos.

Desde los 6 años me levantaba a las tres o cuatro de la mañana para cortar la pastura para los animales, luego me iba corriendo a la escuela y en la tarde ayudaba a desgranar el maíz para el nixtamal, iba al molino, limpiaba la casa, lavaba la ropa, hacía las tortillas y le daba de comer a mis hermanos. El trabajo no se acababa nunca.

A veces prendíamos la tele un ratito pero si nos pasábamos de tiempo mi mamá nos cortaba la luz o simplemente nos golpeaba porque primero era la responsabilidad. Para ver la tele o para jugar no había tiempo.

Sólo completé la primaria porque en mi pueblo el estudio era para los hombres. Las mujeres se casaban pronto y se dedicaban a tener hijos e hijas y a atender a sus esposos; por eso cuando una familia de la Ciudad de México fue por mí para llevarme a trabajar a su casa, lo vi como una oportunidad de escape. Me ilusioné pensando que iba a tener mi propio espacio, que iba a ganar mi propio dinero y que iba a poder hacer lo que yo quisiera con mi vida. Estaba equivocada.

Nada más llegué a su casa y me esclavizaron. Era una esclava de 14 años con una jornada de trabajo de 6 de la mañana a 10 de la noche. Cuidaba a dos niños y una niña, hacía el aseo de la casa, preparaba la comida, lavaba y planchaba la ropa. Estaba disponible para ellos las 24 horas porque vivía en su casa y ni siquiera los domingos salía porque ¿a dónde iría?, ¿con quién? Mejor me quedaba, según yo, a descansar, pero siempre terminaba trabajando porque sentía que tenía que ganarme el derecho de entrar a la cocina y agarrar alimento.

Por las otras mujeres que trabajaban en las casas vecinas, me enteré que mi salario era el más bajo de todos. Todos en la cuadra sabían que mi patrona era una explotadora y por eso las empleadas no le duraban. Pero yo aguanté. No quería regresar a mi pueblo para terminar casada y con un montón de hijos, y además tenía que mandarle dinero a mis papás para ayudar a mantener a mis hermanos y hermanas menores.

En esa casa pasé mi primer embarazo. Trabajé los nueve meses y no fui al doctor ni una vez. Aunque mis patrones eran médicos, a mí no me daban consulta, sólo me decían que no cargara cosas pesadas, pero eso sí, de lavar las alfombras y mover los sillones no me salvaba.

Tenía 18 años cuando renuncié y me fui a mi pueblo sola y sin dinero, a tener a mi hijo. Ya estaba casada, pero mi esposo se quedó en la ciudad y a mí me agarró una depresión horrible porque sentía que no tenía futuro. No me quedó más que regresar.

Entré a trabajar a una casa distinta donde vivía una familia de cinco, pero después llegaron a vivir con ellos los abuelos que eran diabéticos y todos los fines de semana los visitaban los hermanos con sus hijos. Yo me la vivía cocinando para tres familias, les gustaban las comidas gourmet y pedían que les planchara hasta las sábanas y las toallas. Ahí sí me daban vacaciones y aguinaldo pero la jornada era muy pesada y yo no tenía tiempo de cuidar a mis hijos.

Sí, para ese momento yo ya tenía 20 años y ya había nacido mi segunda hija. Mi hijo y mi hija se la pasaban encerrados en el cuarto de servicio que estaba en el segundo piso porque a la familia con la que trabajaba no le gustaba que anduvieran por la casa, sobre todo cuando había reuniones. Yo subía y bajaba escaleras todo el día para echarles un ojo. No me dejaban descansar ni para darle el biberón a mi hija, así que se lo dejaba puesto con algo que lo sostuviera para que ella se lo tomara solita.

Viví momentos de mucha angustia porque mi niño y mi pequeña se enfermaban mucho y el dinero se me iba todo en pañales y leche. Lo que ganaba mi esposo nos lo gastábamos el fin de semana porque yo lo que quería era salirme y no saber nada de esa casa. Cada dos meses, nos íbamos al pueblo a distraernos y ahí se nos iba todo el dinero.

Fueron décadas de jornadas extenuantes, de bajos salarios, de soportar groserías de los patrones y hasta de acosos sexuales. Cómo me hubiera gustado que al llegar a la ciudad alguien me dijera que el trabajo en el hogar es un trabajo digno y que las mujeres que nos dedicamos a esto tenemos derecho a un contrato escrito, a un salario decente, a tomar días de descanso y vacaciones, pero sobre todo, a que nuestro trabajo sea respetado y valorado de manera justa.

Yo aprendí todo esto en el Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH) y además aprendí que puedo negociar, no sólo en el trabajo, sino en todo. Que si mis hijos me piden apoyo para cuidar a mis nietos, yo puedo decidir si tengo tiempo para hacerlo. Que puedo repartirme los quehaceres de la casa con mi marido y que si mi hija necesita un espacio para vivir en mi casa, yo puedo pedirle que colabore con los gastos.

Ha sido difícil y en muchas ocasiones sigo sintiendo temor e inseguridades. Pero me llegó el momento de elegir. Ahora me toca a mí.

*Este relato está basado en la historia real de una trabajadora del hogar, cuyo nombre fue cambiado para proteger su identidad.

Crédito de las imágenes: OMX-CIIDIS

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor o autora y no necesariamente reflejan la postura oficial de Oxfam México


HISTORIAS RELACIONADAS

Unidas en el colectivo feminista Ovarian Psycos, mujeres que residen en el este de Los Ángeles se apropian de las calles montadas en sus bicicletas para confrontar y combatir la violencia de género

Una rodada y la proyección del documental “Ovarian Psycos” dieron pie a un debate sobre violencia de género y sobre las alternativas para atajarla

Tradicionalmente, las tareas de cuidado del hogar, niñxs, ancianxs y enfermxs se atribuyen a las mujeres y no son valoradas ni por su importancia para la sociedad ni por su aporte a la economía.

Es difícil quizás entender lo que significa el término “piso pegajoso” cuando no has vivido en uno. Las mujeres, en las ciudades y en el campo, universitarias y con educación primaria, todas vivimos en ese piso pegajoso provocado por dobles y triples jornadas de trabajo.

Pensemos en una ingeniera que coordina la construcción de un puente; pues bien, pese a que ella hace exactamente lo mismo que un hombre en las mismas horas de trabajo, es común que gane un 15% menos.

Sembrando la tierra para hacer florecer a la comunidad.

A pesar de que la desigualdad ha disminuido en la mayoría de los países, hasta el día de hoy, América Latina es la región más desigual del mundo. En ella, 29.4% de la población vive en condiciones de pobreza, mostrando así las brechas estructurales de desigualdad en la región.

¿Pueden las redes sociales contribuir con la eliminación de las violencias contra las mujeres y niñas?

¿Cuál es el papel de los hombres agresores en el combate a la violencia contra las mujeres y las niñas?, ¿vale la pena realizar intervenciones con ellos?, ¿cambiar las conductas violentas es posible?.

“Para cambiar las actitudes violentas contra las mujeres, tenemos que trabajar con los hombres. Punto. Si no trabajamos en transformar las masculinidades no vamos a lograr erradicar la violencia contra las mujeres”

La obra de Kahlo ha sido tremendamente prolífera e influida por episodios muy diversos de su vida, como un accidente que la dejaría postrada en una cama durante largo tiempo. Pero si pensamos en quién fue esta artista, sin duda nos viene a la cabeza su aspecto físico. ¿Nos equivocamos?

Los foros y congresos en los que se discuten políticas públicas y normatividad en torno al agua están dominados por hombres. Es hora de cambiar las reglas #AllMalePanel

El concepto de ‘ideología de género’, utilizado como eufemismo, advierte indiscriminadamente de toda suerte de nociones como diversidad, inclusividad y hasta feminismo por ser tabúes.

Por qué las herramientas del amo nunca derribarán la casa del amo

Tengo la impresión de que se piensa que el feminismo es algo concreto e inamovible y se nos olvida que eso es justo lo que no es, que cada una de nosotras es libre de pensar, sentir y actuar el feminismo en su propia configuración, en su propio contexto, en su propio entendimiento. Se nos olvida que es precisamente la diversidad en nosotras, más allá de nuestra trinchera, lo que le da fuerza al movimiento.

No hace mucho tiempo, en un espacio compartido por muchas y diferentes personas, se destapó una discusión importante, urgente, y sobre todo necesaria – una discusión sobre feminismo.

Aunque el trabajo de cuidados y del hogar requiere habilidades e implica esfuerzo como cualquier oficio, persiste la idea de que no se trata de un trabajo en el sentido estricto y que cualquier persona es capaz de hacerlo

Foro consulta indígena

La iniciativa aprobada por nuestros representantes excusa a los profesionales de la salud de la provisión de la Interrupción Legal del Embarazo cuando contravenga su libertad de conciencia. Una crucifixión de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

La cineasta mexicana Lucía Gajá habla sobre sus razones para filmar un documental sobre violencia doméstica

Con las violaciones a los derechos de Yndira Sandoval, quienes buscan mantener el sistema de violencia e impunidad, quisieron hacernos llegar a las defensoras de los derechos de las mujeres un terrible y amenazante mensaje

La figura de la dispensa vulnera a las y los menores al disminuir la edad fijada para contraer matrimonio y al ser otorgada de manera discrecional sin analizar las afectaciones a la vida de las y los jóvenes caso por caso.

¿Que los concursos de belleza están construidos desde el machismo? Sí, pero ¿se puede dialogar con el machismo? El machismo no tiene argumentos. El feminismo sí. Como feministas tenemos que hablarle a aquello que nos incomoda.

La solidaridad y la hermandad que inundaron la ciudad en los días posteriores al 19 de septiembre, no nos alcanzaron a las mujeres

Para terminar con la desigualdad de género se necesitan acciones globales que nos involucren a todxs

Llega de nuevo el 25 de noviembre, día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer, y seguimos de pie en la arena. De antemano reconocemos la labor de las miles de defensoras y pensadoras, de activistas y lideresas, de enseñantes y cuidadoras, de artistas y trabajadoras que nos han dado razón y espíritu de lucha. Tomamos inspiración de su entrega para reafirmar nuestra calidad de movimiento comprometido con la justicia de género.

A lo largo de toda su vida, en todos los ámbitos en los que se desenvuelven, las mujeres son víctimas de un tipo de violencia distinta a la que experimentan los hombres.

#MeToo presenta revelaciones y plantea importantes cuestionamientos, pero más reveladoras son las respuestas que les estamos dando

Tenemos por delante el gran desafío de reconstruir la confianza a nivel global. Desde México, vamos a demostrar, con nuestro trabajo, que Oxfam México somos parte de miles de personas en el mundo que trabajan por defender y proteger los derechos de las personas, que hemos aprendido de este doloroso episodio y que nos exigiremos más para ser una mejor organización.

Nuestro sector no es ajeno ni indiferente al abuso de poder, pero tampoco está condenado a seguir dándole lugar. Si en algo podemos ser categóricas, es que esto no puede continuar con, ni sin nosotras.

De manera cotidiana violentamos de distintas maneras a mujeres cercanas a nosotros, particularmente nuestras parejas íntimas, sea en términos verbales, emocionales, económicos, físicos y/o sexuales. Desafortunadamente, muchos hombres siguen perpetrando estas violencias día tras día sin cuestionárselo

Quisiera aquí compartir la experiencia sobre una dimensión del Primer Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan que ocurrió casi en silencio… pero fue evidente para quienes quisimos escuchar

En el actual contexto electoral, no hay propuesta mágica. Necesitamos una transformación verdadera, total y feminista de la economía nacional

Primero está mi familia, en segundo lugar mi trabajo y en tercer lugar yo (una siempre piensa en cuidar a los demás antes de cuidarse a sí misma)

La realidad es que ahora, cada que escucho que alguien utiliza el término “madre” en sentido peyorativo, lo noto, se queda en mi cabeza rebotando unos segundos y creo que poco a poco he logrado hacerme consciente de mis palabras y su poder.

¿Cuántas veces hemos escuchado decir que “lo personal es político”?, ¿cuántas veces hemos pensado en el reto que invita esta frase?

Del miedo de ser la siguiente Mara Castilla, surgió la idea de crear un grupo de mujeres en WhatsApp para reportar ubicación y avisar sobre los traslados inseguros, igual que los chats que tenemos con nuestras amigas o nuestras roomies, pero a gran escala.

No es necesario buscar mucho para encontrar programas de revista donde se ridiculiza al género femenino con chistes sexistas, apariciones frívolas, tontas y poco empoderadas

¿Qué nos detiene?, ¿por qué somos tan buenas para hablar por todas y cuando se trata de interiorizar el discurso, se vuelve tan difícil? He empezado por preguntarme cuáles son los momentos en los que he vivido violencia, porque antes de marchar y pronunciarme por las demás, debo reconocer y modificar el contexto que vivo y dejar de normalizar las actitudes que no son normales.

Yo que soy una mujer cisgénero heterosexual, no tuve que salir del clóset. Y sólo eso ya me vuelve privilegiada

El cuidado del hogar y la familia es un acto de amor, pero sobre todo es tiempo y esfuerzo, es trabajo.

Existen formas de cuidar diferentes a las que conocemos, en las que el componente emocional tiene una presencia más sana en la relación que se establece entre quien cuida y quien recibe los cuidados. Formas en las que se reconoce y se incentiva la labor que se presta.

Anteriores

Levanta la voz por esta causa

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <img>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Comentarios

PASA LA VOZ

Facebook
Twitter
Linkedin
Correo