Oxfam
Inicio / Historias / ‘Aquí la mina no entra’

‘Aquí la mina no entra’

Paloma Villanueva

Coordinadora de Contenidos

Vie, 10/05/2018 - 13:20

Primitiva Julieta Vázquez es la primera mujer en presidir el comisariado ejidal de Monte del Toro, una de las comunidades de Oaxaca que se han organizado para declarar su territorio prohibido para la minería.

Tres personas fueron propuestas y ella resultó electa por mayoría de votos. La legitimidad de su cargo se palpa cuando la ves hablando con el grupo de hombres que conforman el comisariado ejidal. La escuchan, apoyan sus propuestas, confían en ella.

“Yo me siento muy a gusto con mi cargo porque fue en elección, los ejidatarios se reunieron mediante convocatoria y me eligieron a mí. Conocen mi trabajo porque antes he desempeñado cargos de tesorera, de secretaria del consejo de vigilancia y siempre me gusta asegurarme que las cosas se hagan bien, no agarrar lo que no es de una y que no se corrompa la gente”, dice Julieta.

Entre sus funciones como presidenta de comisariado ejidal, Julieta es responsable de emitir permisos y supervisar los trabajos en las zonas parceladas donde se cultiva; las zonas de agostadero, en las que crecen pastos para alimentar a los animales, y las zonas de uso común en el ejido.

Una de sus responsabilidades más grandes es cuidar que no se vendan terrenos a personas ajenas a la comunidad y así evitar que la minera Cuzcatlán, que ya está instalada en la comunidad de vecina de San José del Progreso, extienda la explotación de oro y plata a Monte del Toro.

“Tenemos un acta de territorio prohibido para la minería que se firmó en 2015 y significa que nadie va a entrar a nuestro territorio sin permiso, sin la firma del comisariado o de la autoridad municipal nadie puede vender terrenos. Aquí la mina no entra”, asegura.

Además de este trabajo voluntario, Julieta tiene un segundo trabajo remunerado y un tercer trabajo que consiste en cuidar de su madre de 97 años. Así es como describe lo que hace en un día normal.

“Tengo mi ganado, voy a fertilizar, voy a darle vueltas a mis terrenos. También hago mis tortillas, hago la comida y el almuerzo; y tengo que cuidar de mi madre que ya está de avanzada edad, tengo que llevarla al baño, asearla, darle sus medicamentos. Yo ando en todo”.

Muchas personas como Julieta están trabajando para defender su territorio de la minería. Reforestan, hacen obras de retención de agua, desarrollan actividades productivas como invernaderos de jitomate y se organizan para tejer un comunidad fuerte que no pueda ser fracturada por intereses económicos.

“El pueblo no se vende, no debemos pensar en nosotros, no debemos ser egoístas. Hay que hacer todo lo que tengamos que hacer para cuidar la tierra. Yo no tengo hijos, pero no voy a dejar de luchar porque la tierra es nuestra y hay que cuidarla para los que vienen”.

Monte del Toro es una de las comunidades que presentan su caso en el Juicio popular comunitario contra el estado y las empresas mineras, para denunciar la violación de derechos de pueblos y comunidades indígenas como resultado de los proyectos mineros.

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor o autora y no necesariamente reflejan la postura oficial de Oxfam México


HISTORIAS RELACIONADAS

"Hay muchas compañeras que siguen calladas, pero hay que romper con eso porque si desde el rincón nos seguimos quejando, así no vamos a poder hacer nada"

"Las leyes del gobierno nos limitan, ponen barreras para el desarrollo del campesino"

El nuevo informe sobre desigualdad de Oxfam, que encontró que sólo ocho hombres poseen la misma riqueza que la mitad de la población mundial, está acaparando los titulares alrededor del mundo.

Las y los Sembradores de Agua son personas campesinas e indígenas zapotecas que desde hace diez años defienden su derecho al agua a través de prácticas comunitarias para su cuidado y aprovechamiento.

“Podemos comer lo que nosotros mismos sembramos”

Una hilera de niñxs y jóvenes, baja de un camión que los ha llevado hasta el poblado de Ayutla, en la sierra de Oaxaca. Todos cargan consigo diferentes instrumentos que protegen con mantas o pedazos de tela; son clarinetes, trompetas, percusiones y hasta una tuba que se ve mucho más grande en las manos de un niño tan pequeño.

Misheyla es una de las jóvenes que participó en el Laboratorio de Activismo Digital 2017, organizado por Oxfam México. Ésta es la historia de cómo se volvió activista.

“Nuestros abuelos y abuelas nos heredaron la lengua, la tierra, las tradiciones y las narraciones; la responsabilidad de perderlas o conservarlas está en nuestras manos"

Esperanza Alonso trabaja en el campo sembrando rábanos, cebollas, hierbas de olor y flores. Cada mes obtiene un ingreso de 2 mil pesos para mantener a su familia de cinco integrantes y está luchando para poder aprovechar libremente el agua que necesita para sembrar y subsistir.

'La gente dice que el agua y la tierra son recursos, pero no son recursos. Yo creo que todo lo que existe sobre esta Tierra tiene vida y eso se debe respetar'

Hoy 9 de agosto, día dedicado a los Derechos de los Pueblos Indígenas, es fundamental recordar que, a pesar de que México ha ratificado el Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales de la Organización Internacional deI Trabajo (OIT), dichos derechos siguen siendo vulnerados.

¿Quieres contribuir a que más personas tengan acceso al #agua en México? Checa la Convocatoria y súmate al Laboratorio de activismo digital: promoviendo el acceso equitativo al agua en México. #LAD2017 #NuestroDerecho

Oxfam México y organizaciones aliadas convocan a un foro sobre el derecho a la consulta

Las dependencias de gobierno apuestan por que las y los campesinos zapotecas se queden sin energía

Es realmente difícil argumentar que, por ejemplo, una mina pueda ser para el “beneficio colectivo” cuando es, casi por definición, uno de los sectores que genera más concentración de la riqueza en manos de unas pocas personas.

Se otorgan concesiones de grandes volúmenes de agua al sector privado como la industria alimenticia, minera, de transformación y generación eléctrica, dejando sin agua a comunidades que la utilizan para cultivar como modo de sustento.

Sin agua no hay trabajo digno para las mujeres en Latinoamérica.

Con el proyecto que cerramos en mayo, fortalecimos a los pueblos y comunidades indígenas que luchan por sus derechos territoriales en Oaxaca

Aunque venimos de lugares distintos, aunque venimos de posiciones distintas, cuando trabajamos juntos podemos desafiar al poder

La desigualdad de ingreso en nuestro país se traduce en desigualdad de acceso a un suministro constante y de buena calidad al agua.

Desigualdad económica y el racismo que no queremos ver.

Desigualdad económica y el racismo que no queremos ver.

Oxfam México se suma a las luchas de los Pueblos Indígenas y hoy celebramos la respuesta de los pueblos, de las comunidades y de nuestras organizaciones aliadas en los estados donde operamos, como es el caso de Oaxaca

Si te paras en la Avenida Carranza que atraviesa el pueblo, puedes ver de un lado el Palacio Municipal y justo enfrente, las instalaciones de la COPUVO. Dos autoridades, una que en el pasado permitió la entrada de la mina y la otra que surgió precisamente para luchar en contra de la explotación del territorio.

Caso tras caso, fueron denunciadas presiones, corrupción, amenazas y desapariciones de personas defensoras, pero también se hizo presente la resistencia y organización comunitaria que ha logrado proteger los territorios para evitar que las mineras se apropien de ellos

Anteriores

Levanta la voz por esta causa

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <img>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Comentarios

PASA LA VOZ

Facebook
Twitter
Linkedin
Correo