Oxfam
Inicio / Historias / ¿Cuándo aprenderemos que el oro no se come?

¿Cuándo aprenderemos que el oro no se come?

Roberto Stefani

Coordinador del proyecto Empresas y Derechos Humanos

Jue, 08/09/2018 - 14:42

"Sólo cuando el último árbol esté muerto, el último río envenenado y el último pez atrapado, nos daremos cuenta de que el dinero no se puede comer", Tatanka Iyotanka, Jefe Sioux

Este 9 de agosto, Día Internacional de los Pueblos Indígenas quiero expresar mi agradecimiento personal por los inmensos aprendizajes que he acumulado en 12 años de caminar con los Pueblos Indígenas aquí en México, entre el Sureste y el resto de la República. Es un ejercicio de humildad obligatorio que cada persona debería hacer, frente a estas culturas milenarias que han resistido a la colonización y al “progreso”, protegiendo su cosmovisión y nuestra común madre, la Tierra.

No se trata de idealizar, sino de reconocer que, entre muchos retos y contradicciones siguen allí recordándonos a todxs, así como decía Toro Sentado, que ni el dinero ni el oro se come. Obvio...pero no tan obvio: han pasado más de cien años desde que lo asesinaron por “revoltoso” (dirían algunxs) pero sigue igualita la cadena de muerte y destrucción que imponen quienes siguen buscando el oro, talando árboles, envenenando ríos y pueblos.

Esta semana también se cumplen cuatro años de la tragedia en la cual un depósito de lixiviados de sulfato de cobre acidulado de una mina del Grupo México colapsó y vertió su contenido de metales pesados al arroyo Tinajas y posteriormente a los ríos Bacanuchi y Sonora, contaminando las fuentes hídricas de la zona y afectando por muchos años, directa o indirectamente, a más 250 mil personas en siete municipios situados a orillas del río Sonora: Arizpe, Banámichi, Huepac, Aconchi, San Felipe, Baviácora, Ures y Hermosillo. (1)

Oxfam México se suma a las luchas de los Pueblos Indígenas y hoy celebramos la respuesta de los pueblos, de las comunidades y de nuestras organizaciones aliadas en los estados donde operamos, como es el caso de Oaxaca. El pasado 22 de julio se llevó a cabo el “Encuentro de los Pueblos de los Valles Centrales contra la Minería - Aquí decimos sí a la Vida, no a la Minería”, el primero de muchos pasos rumbo al “Juicio Popular y Comunitario contra el Estado y la Minería en Oaxaca”, que se llevará a cabo en ese estado el 11 y 12 de octubre de este año.

En el evento, que tuvo por anfitriona a la Coordinadora de Pueblos Unidos por el Cuidado y en Defensa de Agua (COPUDA) en San Antonino Castillo Velazco, destacó la presencia de más de 240 personas, en representación de decenas de pueblos y comunidades procedentes de toda la Región de los Valles Centrales, de Etla hasta Tlacolula y de Oaxaca hasta Miahuatlán. El principal resultado fue sin duda la creación de la “Asamblea de los Valles Centrales Frente la Minería”, una articulación regional de comunidades y organizaciones para la defensa del territorio. Había muchas caras conocidas y muchas caras nuevas, de mujeres y hombres que, a nombre de su comunidad, llegaron para hacer contactos y aprender de quienes ya tienen una organización más consolidada. Entre las comunidades “veteranas”, estaba Magdalena Teitipac que en 2013, gracias sobretodo a la organización de las mujeres, logró lo inesperado: sacar a una mina que ya estaba estaba operando en su territorio. (2)

El nuevo ejecutivo federal tomará posesión en diciembre de este año. Nos parece fundamental preguntar: ¿Habrá finalmente un diálogo real con los Pueblos Indígenas de México que les permita ejercer su derecho a la autonomía y a la autodeterminación sobre sus territorios y las actividades que se desarrollan en los mismos? ¿Se reconocerá y remediará a la desigualdad intrínseca y el nefasto ejemplo de captura política que ejerce la actividad minera que la ley reconoce como de “utilidad pública” y preferente “sobre cualquier otro uso” del territorio?¿Se garantizará la seguridad y derechos de periodistas y personas defensoras para que puedan seguir haciendo su trabajo sin miedo a ser asesinadas?

Retomemos las enseñanzas de los Pueblos Indígenas, protejamos la tierra y el territorio y aprendamos por fin, que el oro no se come.

-----

(1) Río Sonora sigue contaminado, a 3 años del derrame: pobladores”, https://www.eleconomista.com.mx/politica/Rio-Sonora-sigue-contaminado-a-3-anos-del-derrame-pobladores-20170801-0168.html (última visita: 07/08/18)

(2) Para saber más sobre este caso, véase el vídeo: “Magdalena Teitipac expulsa a la minera Plata Real”, https://youtu.be/8P12H2AQcco (última visita: 07/08/18)

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor o autora y no necesariamente reflejan la postura oficial de Oxfam México


HISTORIAS RELACIONADAS

"Hay muchas compañeras que siguen calladas, pero hay que romper con eso porque si desde el rincón nos seguimos quejando, así no vamos a poder hacer nada"

"Las leyes del gobierno nos limitan, ponen barreras para el desarrollo del campesino"

El nuevo informe sobre desigualdad de Oxfam, que encontró que sólo ocho hombres poseen la misma riqueza que la mitad de la población mundial, está acaparando los titulares alrededor del mundo.

Las y los Sembradores de Agua son personas campesinas e indígenas zapotecas que desde hace diez años defienden su derecho al agua a través de prácticas comunitarias para su cuidado y aprovechamiento.

“Podemos comer lo que nosotros mismos sembramos”

Una hilera de niñxs y jóvenes, baja de un camión que los ha llevado hasta el poblado de Ayutla, en la sierra de Oaxaca. Todos cargan consigo diferentes instrumentos que protegen con mantas o pedazos de tela; son clarinetes, trompetas, percusiones y hasta una tuba que se ve mucho más grande en las manos de un niño tan pequeño.

Misheyla es una de las jóvenes que participó en el Laboratorio de Activismo Digital 2017, organizado por Oxfam México. Ésta es la historia de cómo se volvió activista.

“Nuestros abuelos y abuelas nos heredaron la lengua, la tierra, las tradiciones y las narraciones; la responsabilidad de perderlas o conservarlas está en nuestras manos"

Esperanza Alonso trabaja en el campo sembrando rábanos, cebollas, hierbas de olor y flores. Cada mes obtiene un ingreso de 2 mil pesos para mantener a su familia de cinco integrantes y está luchando para poder aprovechar libremente el agua que necesita para sembrar y subsistir.

'La gente dice que el agua y la tierra son recursos, pero no son recursos. Yo creo que todo lo que existe sobre esta Tierra tiene vida y eso se debe respetar'

Hoy 9 de agosto, día dedicado a los Derechos de los Pueblos Indígenas, es fundamental recordar que, a pesar de que México ha ratificado el Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales de la Organización Internacional deI Trabajo (OIT), dichos derechos siguen siendo vulnerados.

¿Quieres contribuir a que más personas tengan acceso al #agua en México? Checa la Convocatoria y súmate al Laboratorio de activismo digital: promoviendo el acceso equitativo al agua en México. #LAD2017 #NuestroDerecho

Oxfam México y organizaciones aliadas convocan a un foro sobre el derecho a la consulta

Las dependencias de gobierno apuestan por que las y los campesinos zapotecas se queden sin energía

Es realmente difícil argumentar que, por ejemplo, una mina pueda ser para el “beneficio colectivo” cuando es, casi por definición, uno de los sectores que genera más concentración de la riqueza en manos de unas pocas personas.

Se otorgan concesiones de grandes volúmenes de agua al sector privado como la industria alimenticia, minera, de transformación y generación eléctrica, dejando sin agua a comunidades que la utilizan para cultivar como modo de sustento.

Sin agua no hay trabajo digno para las mujeres en Latinoamérica.

Con el proyecto que cerramos en mayo, fortalecimos a los pueblos y comunidades indígenas que luchan por sus derechos territoriales en Oaxaca

Aunque venimos de lugares distintos, aunque venimos de posiciones distintas, cuando trabajamos juntos podemos desafiar al poder

La desigualdad de ingreso en nuestro país se traduce en desigualdad de acceso a un suministro constante y de buena calidad al agua.

Desigualdad económica y el racismo que no queremos ver.

Desigualdad económica y el racismo que no queremos ver.

Si te paras en la Avenida Carranza que atraviesa el pueblo, puedes ver de un lado el Palacio Municipal y justo enfrente, las instalaciones de la COPUVO. Dos autoridades, una que en el pasado permitió la entrada de la mina y la otra que surgió precisamente para luchar en contra de la explotación del territorio.

“Tenemos un acta de territorio prohibido para la minería que se firmó en 2015 y significa que nadie va a entrar a nuestro territorio sin permiso, sin la firma del comisariado o de la autoridad municipal nadie puede vender terrenos"

Caso tras caso, fueron denunciadas presiones, corrupción, amenazas y desapariciones de personas defensoras, pero también se hizo presente la resistencia y organización comunitaria que ha logrado proteger los territorios para evitar que las mineras se apropien de ellos

Anteriores

Levanta la voz por esta causa

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <img>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Comentarios

PASA LA VOZ

Facebook
Twitter
Linkedin
Correo