Oxfam
Inicio / Historias / Trabajar con hombres para combatir la violencia contra las mujeres

Trabajar con hombres para combatir la violencia contra las mujeres

Paloma Villanueva

Los esfuerzos para eliminar la violencia contra mujeres y niñas se han centrado sobre todo en la atención y empoderamiento de las víctimas y sobrevivientes de violencia y, en menor medida, en la criminalización de los agresores.

El trabajo con hombres para transformar los patrones nocivos de masculinidad, se ha dejado de lado. ¿Cómo las intervenciones con hombres pueden contribuir a eliminar la violencia contra las mujeres y las niñas?, ¿cuáles son las lecciones aprendidas?, ¿qué podemos hacer para terminar con las relaciones de poder desiguales respaldadas por los estereotipos de género?.

Para responder a estas preguntas Oxfam México, la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres y la Secretaría de Relaciones Exteriores organizaron el seminario “Las intervenciones con hombres adultos y jóvenes como estrategia para el combate a la violencia de género contra las mujeres y las niñas”.

Ana Pecova, directora de la asociación civil EQUIS Justicia para Mujeres y Fernando Mederos, investigador de Simmons College Graduate School of Social Work de Boston, se unieron a la conversación en la que participaron miembros de la academia, organizaciones de la sociedad civil, dependencias de gobierno y grupos feministas.

En cuanto al origen de la violencia contra las mujeres, ambos destacaron los estereotipos de género profundamente arraigados en nuestra sociedad: “mientras los hombres son los dominantes, los fuertes y los que mandan; las mujeres son las dominadas, las débiles y las que obedecen”.

Mederos además mencionó que un niño que vive violencia doméstica puede convertirse en un adulto abusivo y maltratador. Para muestra, presentó los resultados de un estudio exploratorio realizado con 38 hombres miembros de Grupos de Paternidad Responsable.

Entre los hallazgos refirió que la mayoría de los participantes había presenciado violencia doméstica en la infancia e incluso el 20 por ciento llegó a hacer planes para matar al agresor (padre, padrastro o novio de la madre).

Basado en su experiencia como facilitador con grupos de padres que han ejercido violencia doméstica, aseguró que es posible transformar las conductas violentas.

A través del diálogo, sin juzgar, sin tildar al tipo de malo y tratándolo con respeto, se le ayuda a reflexionar sobre los efectos que sus conductas violentas tienen no sólo en sus parejas, sino también en sus hijos e hijas. Se les hace ver que están enseñando a sus hijas que el papel de las mujeres es soportar golpes y ser dominadas, y el 90 por ciento dice que no quiere eso para sus hijas así que entran en conflicto, empiezan a verse como el agente que perjudica y empiezan a hacerse responsables de su propio proceso de cambio”, señaló Mederos.

Pecova, por otro lado, reconoció el valor de las intervenciones con hombres agresores pero consideró que llegan demasiado tarde, cuando el acto de violencia ya fue efectuado.

“Para mí el acento debe estar en la prevención, tenemos que preguntarnos qué podemos cambiar todos y todas como sociedad para que no se dé esta violencia. Para nada creo que nos convenga decir que todas las mujeres son víctimas y todos los hombres son agresores, tenemos que ir rompiendo esos mitos y por eso digo que todos y todas tenemos que ser parte de la reeducación para ir eliminando los estereotipos de género, apuntó.

Como representante de una organización que trabaja por el acceso a la justicia, Pecova también resaltó que la impunidad y la falta de seguimiento a los casos de violencia contra las mujeres es otro factor que contribuye a perpetuar las agresiones.

Además, consideró que en México no contamos con suficientes datos para comprender a profundidad y enfrentar la violencia contra las mujeres.

“Desde el movimiento feminista hemos ido repitiendo que siete mujeres mueren diario, pero no tenemos información sobre quiénes eran estas mujeres, dónde murieron, en qué condiciones. Pero donde tenemos un vacío total es en los datos sobre los agresores, no sabemos cómo actúan, por qué actúan así, quiénes son, qué sucedió en sus historias de vida que los llevó a ese punto”, cuestionó.

Y mientras tanto, ¿podemos hacer algo, hombres y mujeres, desde nuestra trinchera individual?, Mederos y Pecova coinciden en que cada paso que nos acerca a la equidad de género, nos aleja de la violencia.

Entonces cuestionemos ¿por qué las niñas deben usar falda y los niños pantalón para ir a la escuela?, ¿por qué la licencia de maternidad es más larga que la licencia de paternidad?, ¿por qué las mujeres deben cuidar a sus hermanos menores?, ¿por qué los hombres deben ser los proveedores?.

Cuestionemos CÓMO NUESTRA ESFERA DOMÉSTICA REPLICA DESIGUALDADES DE PODER Y DE CAPACIDAD, ABUSOS DE PODER E INCLUSO VIOLENCIA e impulsemos el cambio.


HISTORIAS RELACIONADAS

Unidas en el colectivo feminista Ovarian Psycos, mujeres que residen en el este de Los Ángeles se apropian de las calles montadas en sus bicicletas para confrontar y combatir la violencia de género

Una rodada y la proyección del documental “Ovarian Psycos” dieron pie a un debate sobre violencia de género y sobre las alternativas para atajarla

Tradicionalmente, las tareas de cuidado del hogar, niñxs, ancianxs y enfermxs se atribuyen a las mujeres y no son valoradas ni por su importancia para la sociedad ni por su aporte a la economía.

Es difícil quizás entender lo que significa el término “piso pegajoso” cuando no has vivido en uno. Las mujeres, en las ciudades y en el campo, universitarias y con educación primaria, todas vivimos en ese piso pegajoso provocado por dobles y triples jornadas de trabajo.

Pensemos en una ingeniera que coordina la construcción de un puente; pues bien, pese a que ella hace exactamente lo mismo que un hombre en las mismas horas de trabajo, es común que gane un 15% menos.

Sembrando la tierra para hacer florecer a la comunidad.

A pesar de que la desigualdad ha disminuido en la mayoría de los países, hasta el día de hoy, América Latina es la región más desigual del mundo. En ella, 29.4% de la población vive en condiciones de pobreza, mostrando así las brechas estructurales de desigualdad en la región.

¿Pueden las redes sociales contribuir con la eliminación de las violencias contra las mujeres y niñas?

“Para cambiar las actitudes violentas contra las mujeres, tenemos que trabajar con los hombres. Punto. Si no trabajamos en transformar las masculinidades no vamos a lograr erradicar la violencia contra las mujeres”

La obra de Kahlo ha sido tremendamente prolífera e influida por episodios muy diversos de su vida, como un accidente que la dejaría postrada en una cama durante largo tiempo. Pero si pensamos en quién fue esta artista, sin duda nos viene a la cabeza su aspecto físico. ¿Nos equivocamos?

Los foros y congresos en los que se discuten políticas públicas y normatividad en torno al agua están dominados por hombres. Es hora de cambiar las reglas #AllMalePanel

Anteriores

Levanta la voz por esta causa

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Comentarios

PASA LA VOZ

Facebook
Twitter
Linkedin
Correo