Oxfam
Inicio / Historias / La lucha de Nélida

La lucha de Nélida

Paloma Villanueva

Mama Yaku. Así es como Nélida Ayay Chilón nombra a las lagunas de Porcón, su comunidad en Perú. Para defender a Mama Yaku, la “Madre Agua”, Nélida se enfrenta a Yanacocha, la compañía que posee la mina de oro más grande de Latinoamérica.

La indígena quechua de 33 años que protagoniza el documental Hija de la Laguna (Ernesto Cabellos, Perú, 2015), visitó la Ciudad de México en junio para participar en el foro “Experiencias latinoamericanas en defensa de la tierra y el territorio” y compartir su historia al lado de otras activistas de Colombia, El Salvador, Guatemala y México.

La compañía Yanacocha, que ya tiene una mina en Cajamarca, Perú desde 1992, planea extender los trabajos de extracción de oro con el Proyecto Conga, que implica desecar dos lagunas y utilizar una tercera como vertedero de desechos tóxicos en la comunidad de Porcón, donde vive Nélida.

Los principales inversionistas de la minera son Newmont Mining Corporation de Estados Unidos, Compañía de Minas Buenaventura de Perú y Corporación Financiera Internacional. La inversión para el Proyecto Conga asciende a 4 mil 800 millones de dólares.

De origen humilde, con su voz queda y sus menos de 150 centímetros de estatura, Nélida ha organizado a su comunidad para protestar, ha impedido desalojos por parte de la policía peruana y decidió estudiar Derecho “para defender el agua con leyes y no con palos y piedras”, según sus propias palabras.

“Mi comunidad está cerca de la mina Yanacocha y nos está secando el agua, hay mucha contaminación ambiental, los terrenos ya no producen como antes. Ahora quieren expandirse con otro proyecto minero que es Conga, pero nosotros no lo vamos a permitir, la gente está resistiendo porque ahí nacimos, crecimos y ahí queremos vivir”, dice en entrevista.

En febrero de 2012, Nélida participó en la Marcha del Agua junto con centenares de personas campesinas que avanzaron desde Cajamarca hasta Lima durante nueve días para exigir la cancelación del proyecto Conga. 

Nélida fue una de las oradoras en la concentración final de la marcha. Ese discurso despertó el interés de Ernesto Cabellos Damián, director del documental.

La joven quechua suele “hablar” con las lagunas de su comunidad y constantemente le pide a Mama Yaku que le dé fuerza para continuar con su lucha en contra de la minera.

“La gente dice que el agua y la tierra son recursos, pero no son recursos. Yo creo que todo lo que existe sobre esta Tierra tiene vida y eso se debe respetar. Pero hay muchos depredadores que no son conscientes, los extranjeros vienen como abejas a Latinoamérica y creen que pueden apropiarse de nuestras tierras”, reclama Nélida

El levantamiento en contra del proyecto Conga ha tenido altos costos. En julio de 2012, cinco personas murieron en un enfrentamiento entre opositores a la minera y agentes antimotines de la policía peruana, de acuerdo con la prensa local

Nélida no se ha salvado de la intimidación y las amenazas.

“Aún no me han atacado físicamente pero sí moralmente. Me han provocado problemas con mi familia, mi padre trabajaba como obrero para esta empresa y lo sacaron del trabajo porque yo estaba liderando los paros”, comparte.

La lucha de las personas de Cajamarca no ha sido en vano. El proyecto Conga está detenido y el presidente de la Compañía de Minas Buenaventura ha declarado a la prensa local que el proyecto “ya no es viable”. Aún así, Nélida no afloja el paso.

“Tengo que ayudar a hacer conciencia. Si año tras año nos hemos mantenido de la agricultura, ¿para qué queremos oro?, si el oro no se come, no se bebe, ¿para qué lo queremos?”, es el mensaje que esta activista y defensora transmite a dondequiera que va.


HISTORIAS RELACIONADAS

"Hay muchas compañeras que siguen calladas, pero hay que romper con eso porque si desde el rincón nos seguimos quejando, así no vamos a poder hacer nada"

"Las leyes del gobierno nos limitan, ponen barreras para el desarrollo del campesino"

El nuevo informe sobre desigualdad de Oxfam, que encontró que sólo ocho hombres poseen la misma riqueza que la mitad de la población mundial, está acaparando los titulares alrededor del mundo.

Las y los Sembradores de Agua son personas campesinas e indígenas zapotecas que desde hace diez años defienden su derecho al agua a través de prácticas comunitarias para su cuidado y aprovechamiento.

“Podemos comer lo que nosotros mismos sembramos”

Una hilera de niñxs y jóvenes, baja de un camión que los ha llevado hasta el poblado de Ayutla, en la sierra de Oaxaca. Todos cargan consigo diferentes instrumentos que protegen con mantas o pedazos de tela; son clarinetes, trompetas, percusiones y hasta una tuba que se ve mucho más grande en las manos de un niño tan pequeño.

Misheyla es una de las jóvenes que participó en el Laboratorio de Activismo Digital 2017, organizado por Oxfam México. Ésta es la historia de cómo se volvió activista.

“Nuestros abuelos y abuelas nos heredaron la lengua, la tierra, las tradiciones y las narraciones; la responsabilidad de perderlas o conservarlas está en nuestras manos"

Esperanza Alonso trabaja en el campo sembrando rábanos, cebollas, hierbas de olor y flores. Cada mes obtiene un ingreso de 2 mil pesos para mantener a su familia de cinco integrantes y está luchando para poder aprovechar libremente el agua que necesita para sembrar y subsistir.

Levanta la voz por esta causa

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Comentarios

PASA LA VOZ

Facebook
Twitter
Linkedin
Correo