Oxfam
Inicio / Historias / ¡Vayamos en banda!

¡Vayamos en banda!

Paloma Villanueva

Los desafíos que enfrentan las organizaciones de la sociedad civil para realizar su labor exigen repensar la manera de trabajar. Restar protagonismo y sumar alianzas, podría ser la fórmula para incidir en el ámbito nacional e internacional, e impulsar cambios de fondo.

Oxfam México convocó al foro “Plataformas Ciudadanas en América Latina: desafíos, experiencias y visiones hacia el futuro”, un espacio de intercambio y aprendizaje entre observatorios y redes ciudadanas impulsadas desde la sociedad civil y la academia.

Al encuentro asistieron una treintena de redes, observatorios y organizaciones de Uruguay, El Salvador, Nicaragua, Honduras, Colombia, Guatemala, Chile, Bolivia y México.

Una de las principales coincidencias fue la necesidad de articular redes y alianzas entre organizaciones de la sociedad civil para sumar esfuerzos, talentos, conocimientos y experiencia en torno a un objetivo común: enfrentar las desigualdades estructurales que dificultan la articulación de movimientos ciudadanos.

En palabras de Rocío Stevens, directora de Public Engagement de Oxfam México: “Si queremos ir rápido, vayamos solos. Si queremos ir lejos, vayamos en banda”.

Para, Mónica Novillo, Secretaria Ejecutiva de la Coordinadora de la Mujer (red de ONGs que promueven los derechos de las mujeres en Bolivia), quien participó como ponente en el encuentro, la articulación en torno a agendas políticas claras es fundamental.

Como organizaciones tenemos que desprendernos del interés de ser protagonistas y trabajar en conjunto para diseñar mejores estrategias de incidencia. Ceder el espacio de tu logotipo para colocar el distintivo del colectivo o la red, sin duda te fortalece y mejora tus posibilidades para enfrentar el ámbito público”, consideró en entrevista.

Generar alianzas entre diversos actores de la sociedad civil, agrega Novillo, también fortalece la capacidad para proteger a lxs defensorxs de derechos humanos, activistas y periodistas; que denuncian y enfrentan el atropello de derechos por parte de sectores privados como la industria extractiva, hidroeléctrica, etcétera.

George Gray, economista de la oficina regional para América Latina y el Caribe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), quien también participó como ponente en el foro, criticó que la política social genere incentivos para modificar el comportamiento de las personas en vez transformar al sistema y llamó a la sociedad civil a cambiar las reglas.

“Yo creo que estamos ya en un momento maduro en el que podemos ir pensando de manera más sistémica. Los temas de informalidad, de violencia, de pobreza extrema; no hay que trabajarlos cambiando el comportamiento de una o diez personas, hay que cambiar el sistema de incentivos, de oportunidades, de capacidades y de agencia de las organizaciones y las personas para que puedan tomar decisiones libres”, consideró en entrevista.

Para Gray, este cambio de paradigma exige que la sociedad civil idee nuevas maneras de atención y resolución de los problemas, desnude las injusticias y desigualdades del sistema e integre a la mayor cantidad de actores posible.

“Los sectores más privilegiados también pueden y deben ser parte de la solución, ¿cómo?, retándolos y preguntándoles -¿ustedes creen que todos gozamos de los mismos derechos?, si la respuesta es -no, entonces vamos cambiando el sistema; si la respuesta es -sí, entonces la labor sería denunciar -usted es un racista, es un homofóbico, es un sexista, eso hay que señalarlo”, opinó Gray.

Además de la articulación de redes y alianzas, en el foro se propuso aprovechar al máximo la evidencia generada por los observatorios ciudadanos, explorar estrategias como el litigio estratégico y monitorear la actuación y rendición de cuentas de los poderes del Estado.

También se indagó en los desafíos estructurales ligados a la desigualdad extrema y la captura política por parte de las élites, tales como la violencia contra las personas defensoras de derechos humanos y periodistas, que representan un llamado urgente al fortalecimiento de nuestras alianzas para encontrar respuestas con mayor cohesión y así impulsar soluciones a los problemas que aquejan a nuestras sociedades.


HISTORIAS RELACIONADAS

Ayotzinapa fue el punto de partida para una nueva ciudadanía que nunca se había atrevido a demostrar su indignación

Conocemos el nombre y apellido de los más ricos de México, pero ¿quiénes son las personas que enfrentan las peores consecuencias de la desigualdad?

En América Latina y el Caribe el 1% más rico de la población posee el 41% de la riqueza. Si se mantiene esta tendencia, en sólo 8 años este 1% acaparará más riqueza que el 99% restante, contribuyendo a un aumento exponencial del número de personas pobres en la región y echando por la borda los avances en la reducción de pobreza monetaria de los últimos 10 años.

¿Protestas de cientos de activistas, marchas multitudinarias, tanques en las calles, policías usando cañones de agua y gas pimienta mientras lxs líderes de las economías más grandes se reúnen para hablar sobre las prioridades del mundo? No, este no es un fin de semana normal en la ciudad de Hamburgo.

Levanta la voz por esta causa

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Comentarios

PASA LA VOZ

Facebook
Twitter
Linkedin
Correo