8 razones por las que apoyamos el Paro Internacional de Mujeres del 8 de marzo

paro_8m_900x391

Fecha de publicación: 07/03/2017

En las décadas recientes se han registrado importantes avances en los derechos de las mujeres, entre ellos el aumento de la participación de las mujeres en procesos políticos, la reducción de la mortalidad materna y un mayor acceso a la educación de las niñas. A pesar de estos progresos, las mujeres y las niñas siguen enfrentando sistemáticamente profundas desigualdades de género en cada aspecto de sus vidas.

El 8 de marzo de 2017, Día Internacional de la Mujer, Oxfam prestará su voz a miles de mujeres y organizaciones de mujeres de todo el mundo que se están uniendo para decir basta. Apoyaremos el Paro Internacional de Mujeres que tendrá lugar en más de 40 países del mundo. Éstas son algunas de las razones por las cuales lo hacemos:

1) La violencia contra niñas y mujeres representa una crisis global

Más de mil millones de mujeres en el mundo experimentarán violencia física o sexual en su vida; esto equivale a una de cada tres mujeres. Las más afectadas son aquellas que sufren múltiples formas de discriminación por motivos de etnia, discapacidad, orientación sexual, identidad de género o pobreza.

102021scr

2) La desigualdad económica afecta más a mujeres que a hombres

Las mujeres continúan siendo marginadas en la economía y ocupan la mayor parte de los trabajos peor pagados y más inseguros. Conforme al actual ritmo de progreso, tomará 170 años que se emplee a mujeres y hombres en la misma proporción, que se les paguen el mismo salario por el mismo trabajo, y tengan los mismos niveles de representación en puestos de dirección.

Problemáticas como la evasión y elusión fiscal por parte de personas y corporaciones ricas se traducen una menor capacidad de los Gobiernos para invertir en servicios públicos que requieren las mujeres pobres.

Las mujeres continúan siendo marginadas en la economía y ocupan la mayor parte de los trabajos peor pagados y más inseguros.

3) Las mujeres asumen la mayor parte del trabajo de cuidados no remunerado

En todo el mundo, aún se considera a las mujeres como las principales responsables de las tareas domésticas y el cuidado de niños y personas mayores. Este trabajo representa 10 billones de dólares cada año, equivalente a más de un octavo del PBI mundial y superior al PBI de la India, Japón y Brasil juntos.

La responsabilidad desproporcionada que las mujeres asumen por este tipo de trabajo les impide dedicar tiempo a estudiar, ganarse la vida, descansar y recuperarse.

4) Los derechos sobre la tierra de las mujeres amenazados

Las mujeres, en especial las indígenas, están viendo cómo sus derechos a la tierra se vulneran. Las mujeres asumen la mayor parte de la responsabilidad de alimentar a sus familias y, sin embargo, por cuestiones culturales, sistemas de justicia informales, restricciones legales, o bajos niveles de instrucción, se ven privadas constantemente de acceso a la tierra y a trabajos bien remunerados para poder cultivar o comprar alimentos.

La falta de acceso a la tierra deja a las mujeres en situación de vulnerabilidad, lo que significa que cuando la comida es limitada, las mujeres son las primeras que padecen hambruna. El 60% de personas que padecen hambre en el mundo son mujeres.

Captura de pantalla 2016-12-16 a las 1.52.53 p.m.

5) Mujeres y niñas son las más afectadas por los conflictos

n general, mujeres y niñas tienen acceso a menos recursos para protegerse y auto-sostenerse, además de ser más frecuentemente el blanco de diversos ataques de violencia de género.Los conflictos traen consecuencias devastadoras para todas las personas, pero para las mujeres tienen repercusiones específicas.

En general, mujeres y niñas tienen acceso a menos recursos para protegerse y auto-sostenerse, además de ser más frecuentemente el blanco de diversos ataques de violencia de género. A pesar de haber dirigido y apoyado los procesos de paz y recuperación en diferentes comunidades en todo el mundo, las mujeres continúan siendo ampliamente excluidas de los procesos políticos esenciales para la paz y la seguridad.

6) Las mujeres están sub representadas en cargos de toma de decisión

En 2016, solo el 22% de los representantes parlamentarios eran mujeres, un pequeño incremento desde 1995, cuando representaban el 11,3%. Aún más, las mujeres usualmente trabajan en sectores informales que son más difíciles de organizar y enfrentan restricciones que incluyen una mayor dificultad para que sus voces sean escuchadas en movimientos de trabajadores. Por si esto fuera poco, las mujeres se enfrentan a normas sociales que obstaculizan su participación en política y la vida pública debido a que se consideran roles inadecuados para ellas.

7) Ataques a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres

El incremento de ideas fundamentalistas ha significado la multiplicación de los ataques contra los derechos sexuales y reproductivos, particularmente contra el acceso a un aborto legal y seguro.

Además de las consecuencias económicas y de salud de un embarazo no deseado, la falta de acceso a los servicios de planificación familiar provoca un incremento de las tareas de cuidado en el hogar que no son no remuneradas y una reducción de las oportunidades de encontrar trabajos decentes con buenos salarios, ya que las mujeres asumen una mayor responsabilidad por el cuidado de los hijos.

8) Un futuro diferente es posible

Las mujeres se han unido y han luchado por sus derechos, logrando grandes avances en algunos de los problemas que enfrentan.Las mujeres se han unido y han luchado por sus derechos, logrando grandes avances en algunos de los problemas que enfrentan.

Lamentablemente, a menudo dichos avances son frágiles y las valientes acciones de las mujeres que se salen de los roles tradicionales y desafían las ideas que las sociedades mantienen acerca de ellas han resultado en violencia y la muerte de muchas mujeres valientes y activistas como Berta Cáceres, quien fue brutalmente asesinada el año pasado. En su memoria, y por todas las mujeres y niñas de generaciones presentes y futuras, Oxfam ofrece su solidaridad, apoyo y compromiso de continuar luchando, codo con codo, con las mujeres que defienden un mundo mejor.

El potencial para lograr un cambio duradero reside en las manos de millones de mujeres que actualmente viven sumidas en la pobreza. Por esta razón ponemos los derechos de las mujeres en el centro de todo lo que hacemos.

foto6